RECURSO DE APELACIÓN

EXPEDIENTE: SUP-RAP-020/2002

CONVERGENCIA POR LA DEMOCRACIA, PARTIDO POLÍTICO NACIONAL

AUTORIDAD RESPONSABLE: DIRECCIÓN EJECUTIVA DE PRERROGATIVAS Y PARTIDOS POLÍTICOS DEL INSTITUTO FEDERAL ELECTORAL

TERCERO INTERESADO: PARTIDO LIBERAL PROGRESISTA

MAGISTRADO PONENTE: JOSÉ DE JESÚS OROZCO HENRÍQUEZ

SECRETARIO: GABRIEL MENDOZA ELVIRA

México, Distrito Federal, a veinte de septiembre de dos mil dos. VISTOS para resolver los autos del expediente SUP-RAP-020/2002, formado con motivo del recurso de apelación interpuesto por Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, en contra del oficio número DEPPP/DPPF/2604/2002, de dos de agosto de dos mil dos, suscrito por el Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral, y

R E S U L T A N D O

I. El tres de julio de dos mil dos, el Consejo General del Instituto Federal Electoral, en sesión ordinaria, aprobó el registro como partido político nacional de la asociación denominada "Frente Liberal Mexicano Siglo XXI, A. C.", ahora Partido Liberal Progresista.

II. El quince de julio de dos mil dos, el ciudadano José Guillermo Herrera Mendoza, representante propietario de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, ante el Consejo General del Instituto Federal Electoral, presentó escrito número RCG-IFE-089/2002, dirigido al Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral, solicitando copia certificada de la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista.

III. El dos de agosto del presente año, en respuesta a la solicitud referida en el resultando precedente, el Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral, mediante oficio número DEPPP/DPPF/2604/2002, notificado a Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, el día cinco del mismo mes y año, expidió copia certificada de la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista. El oficio de referencia dice lo siguiente:

DIRECCIÓN EJECUTIVA DE PRERROGATIVAS

Y PARTIDOS POLÍTICOS

DIRECCIÓN DE PARTIDOS POLÍTICOS

Y FINANCIAMIENTO

OFICIO No.: DEPPP/DPPF/2604/2002

México, D. F., 02 de agosto de 2002

SEN. JOSE GUILLERMO HERRERA MENDOZA

REPRESENTANTE PROPIETARIO DE CONVENGENCIA

POR LA DEMOCRACIA ANTE EL CONSEJO GENERAL

DEL INSTITUTO FEDERAL ELECTORAL

P R E S E N T E

Me refiero a su oficio No. RCG-IFE-089/2002, de fecha 15 de julio del año en curso, mediante el cual solicita una copia certificada de la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista.

Al respecto, envío la certificación solicitada.

Sin otro particular, reciba un atento saludo.

A T E N T A M E N T E

[Rúbrica]

ARTURO SANCHEZ GUTIERREZ

DIRECTOR EJECUTIVO DE PRERROGATIVAS

Y PARTIDOS POLITICOS

IV. El nueve de agosto de dos mil dos, inconforme con la documentación expedida con el oficio referido en el resultando anterior, Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, por conducto del ciudadano Dante Delgado Rannauro, Presidente de su Comité Directivo Nacional, interpuso recurso de apelación en el que expresa los siguientes hechos y agravios:

HECHOS

1.- Convergencia por la Democracia partido político nacional, obtuvo su registro como partido político nacional el 30 de junio de 1999, una vez que cumplió con los requisitos previstos por la ley electoral, entre los que destacan principalmente los estatutos de dicho partido, en los cuales se establece el emblema y el color o colores que lo caracterizan y diferencian de otros partidos políticos, en cumplimiento al artículo 27 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, el cual, al hacer referencia a los estatutos de los partidos políticos señala en lo conducente lo siguiente:

"1.- Los estatutos establecerán:

a) La denominación del propio partido, el emblema y el color o colores que lo caractericen y diferencien de otros partidos políticos. La denominación o emblema estarán exentos de alusiones religiosas o raciales..."

En apego a esta disposición, resulta necesario mencionar lo que al respecto establecen en lo conducente, los estatutos de Convergencia por la Democracia, en su artículo 2, numeral 2 referente al emblema:

"Artículo 2.- emblema..."

"2. ...El emblema del partido es representado por una águila en posición de ascenso,..."

2.- Convergencia por la Democracia Partido Político Nacional, desde la obtención de su registro ante el Instituto Federal Electoral, ha venido participando en todos los procesos electorales federales y locales, teniendo como signo distintivo de su publicidad y propaganda, así como del material electoral que los Institutos Estatales Electorales han elaborado para dichos procesos, el del águila.

Como mencionamos anteriormente, participamos en los procesos siguientes: En el año 2000, en el Distrito Federal (candidatura Común), Veracruz y Jalisco; año 2001, en los Estados de Yucatán, Durango, Zacatecas, Chihuahua, Baja California, Aguascalientes, Oaxaca, Chiapas, Tamaulipas, Sinaloa, Tlaxcala, Puebla y Tabasco; en el año 2002, en los Estados de Baja California Sur, Hidalgo, Nayarit y Quintana Roo; así como en las próximas elecciones de Coahuila y Guerrero. Es decir en la mayoría de las Entidades Federativas hemos tenido el Águila como signo distintivo de nuestra propaganda electoral.

3.- El Partido Liberal Progresista, obtiene su registro como partido político nacional, en la sesión ordinaria del Consejo General del Instituto Federal Electoral celebrada el día 3 de julio del año en curso; es decir con posterioridad a convergencia.

4.- Mi representado, al igual que los demás partidos políticos, nunca tuvo conocimiento de la representación gráfica del emblema del recién registrado Partido Liberal Progresista, en virtud de que al otorgarse tal registro correspondiente, de manera alguna se plasmó en el dictamen, la representación gráfica del emblema en cuestión, dejándonos en total estado de indefensión.

5.- Desconociendo, la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista, solicitamos al Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral, mediante oficio número RCG-IFE-089/2002 de fecha 15 de julio último, nos otorgara copia certificada de la representación gráfica del emblema del citado Instituto Político.

6.- Mediante oficio número DEPPP/DPPF/2604/2002 de fecha 2 de agosto de 2002, suscrito por el Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral, el cual fue notificado el día 5 del mismo mes y año se hace de nuestro conocimiento, por primera vez, la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista. Resultando que de la apreciación visual del mismo, se desprende que existe el mismo elemento de identidad con el emblema del partido al que represento que es el águila, lo que no propicia la diferenciación de los partidos en el electorado, sino por el contrario, lo pueden llevar a confundir un partido con otro.

En razón de tales hechos, me veo en la necesidad de recurrir ante este órgano colegiado de justicia para interponer el presente medio impugnativo.

Ad cautelam, expreso las siguientes consideraciones sobre la idoneidad de la presente vía, y la necesidad de un estudio de fondo del asunto por parte de esta honorable autoridad jurisdiccional.

Sobre la procedencia del Recurso de Apelación, en el artículo 40, párrafo 1, inciso b) de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral se establece:

Artículo 40 ... (se transcribe)

No obstante lo anterior, si este tribunal determinase que ésta no es la vía idónea para dirimir la controversia planteada, ad cautelam, y solo en ese caso, solicitamos aplique el criterio establecido en la jurisprudencia que a continuación cito:

MEDIOS DE IMPUGNACIÓN. EL ERROR EN LA ELECCIÓN O DESIGNACIÓN DE LA VÍA NO DETERMINA NECESARIAMENTE SU IMPROCEDENCIA

... (se transcribe)

ARTÍCULOS LEGALES VIOLADOS.- Son violados en mi perjuicio los artículos 14; 16; así como 41, fracciones I, II y III, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Además de los artículos 3, párrafo primero; 27, 29 y 73; del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales.

AGRAVIOS

1.- En esta parte de la demanda, resulta necesario transcribir lo dispuesto por el artículo 27 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, referente al emblema de los Partidos Políticos, el cual establece:

"1.- Los estatutos establecerán:

b) La denominación del propio partido el emblema y el color o colores que lo caractericen y diferencien de otros partidos políticos. La denominación o emblema estarán exentos de alusiones religiosas o raciales..."

Es el caso que todos los dispositivos legales tienen una razón de ser, y además resultan un mandato para la autoridad o para los particulares, en la especie y dadas las características del proceso electoral, el artículo 27 citado, tiene como fin el que existan diferencias entre los emblemas de los partidos políticos, en la lógica de que en la contienda electoral, en la publicidad, en los actos proselitistas y en general en todas las actividades que realizan los partidos políticos puedan ser asociados a un emblema que será la representación gráfica de los institutos políticos y mediante estos podrán ser reconocidos y diferenciados por los ciudadanos y el electorado.

Congruente con nuestro argumento, el artículo 205 del Código, establece los requisitos que deben contener las boletas electorales, entre los que lógicamente se encuentra la obligación de estampar los emblemas de los partidos contendientes, con las medidas de certeza que se estime pertinente.

Pero no obstante esto la labor de un partido no se circunscribe a un proceso electoral, sino que los partidos políticos desarrollan actividades permanentes, con el objeto de captar militantes y simpatizantes, que comulguen con los principios que enarbolan, que tengan simpatía por los dirigentes del partido, que se identifiquen con los representantes populares que emanen del partido, y en general que mediante las acciones de partido se constituyan en el medio para permitir el acceso de los ciudadanos al poder público.

En el sentido de lo anterior, los emblemas de los partidos como lo establece el dispositivo 27 del código, deben de ser característicos de cada partido, lo que les permita diferenciarse de los demás partidos, siendo esta la intención del legislador y teniendo como finalidad garantizar a plenitud el principio de certeza, de tal manera que en ningún momento y por ningún motivo se confunda el ciudadano al momento de sufragar, así como en todos y cada uno de los actos que realiza cada uno de los Partidos Políticos, el Instituto Federal Electoral y los Institutos Estatales Electorales, durante la elección y previo a ellas; por lo que es pertinente tener en cuenta las siguientes consideraciones.

El emblema de cada Partido Político tiene como principal fin el distinguirlo y particularizarlo de las demás fuerzas nacionales.

Ningún emblema debe ser similar a otro, para evitar confusiones al electorado.

La sinonimia del emblema tiene como resultado el trastocar la participación del pueblo en la vida democrática, obstaculizando la integración de la representación nacional.

Los emblemas de los Partidos Políticos deben ser distintivo y que representen a uno solo de estos Partidos Políticos y no que haya semejanzas entre ellos para no desorientar el fin último de los Partidos Políticos.

El águila, es la representación simbólica de Convergencia por la Democracia, por lo cual no se aceptan equivalencias en el emblema de cualquier otro Partido Político.

Convergencia por la Democracia Partido Político Nacional, desde la obtención de su registro ante el Instituto Federal Electoral, ha venido participando en todos los procesos electorales federales y locales, teniendo como signo distintivo de su publicidad y propaganda, así como del material electoral que los Institutos Electorales han elaborado para dichos procesos, el del águila.

Mi Partido ha elaborado material de capacitación, de concientización, de divulgación ideológica y participación política, destinado a cursos, conferencias, reuniones y actos partidistas en general, en los que se presenta el Águila como emblema y signo distintivo. Sin soslayar la publicidad y gastos en spot de radio y televisión, a través de los cuales también se a dado a conocer el Águila como posicionamiento e imagen del partido; por lo que de existir un emblema similar o parecido de otro Partido Político, se causa agravio a mi representado.

2.- Se puede afirmar que existe similitud o semejanza entre los emblemas de Convergencia y del Partido Liberal Progresista, lo que necesariamente nos conduce a la violación del citado artículo 27 del Código de la materia, al tener los emblemas características similares que desorientan, al no propiciar la diferenciación de los partidos en el electorado, sino por el contrario, lo pueden llevar a confundir un partido con otro lo que genera un agravio a mi representado al violarse el principio de certeza.

3.- Se viola el principio de legalidad previsto en los artículos 69 párrafo 2 y 73 del COFIPE, al despojar a mi representado de un derecho legítimamente adquirido y reconocido al autorizar al Partido Liberal Progresista el uso de un emblema semejante al de Convergencia por la Democracia en abierta violación a lo señalado por el artículo 14 de la constitución que establece "que nadie podrá ser privado... de sus propiedades, posesiones o derechos sino mediante juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos, en el que se cumplan las formalidades esenciales del procedimiento y conforme a las leyes expedidas con anterioridad al hecho".

V. El veintiuno de agosto de dos mil dos, mediante escrito de la misma fecha, compareció en el presente medio de impugnación, como tercero interesado, el Partido Liberal Progresista, a través del ciudadano Salvador Ordaz Montes de Oca, Presidente de su Comité Ejecutivo Nacional, alegando lo que a su derecho convino.

VI. El veintidós de agosto de dos mil dos, en la Oficialía de Partes de este órgano jurisdiccional, se recibió el oficio SCG/577/2002 suscrito por el Secretario del Consejo General del Instituto Federal Electoral, mediante el cual, entre otros, remitió: a) Escrito de demanda del presente recurso de apelación, con sus anexos; b) Documentos relativos a la tramitación del presente medio de impugnación; c) Escrito de comparecencia del partido político tercero interesado, con sus anexos, y d) Informe circunstanciado de ley, rendido por el Instituto Federal Electoral, a través del propio Secretario del Consejo General de dicho organismo electoral.

VII. El veintidós de agosto de dos mil dos, el Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación acordó turnar el expediente de mérito al Magistrado José de Jesús Orozco Henríquez, para los efectos del artículo 19 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral.

VIII. El diecinueve de septiembre de dos mil dos, se recibió en la Oficialía de Partes de este órgano jurisdiccional un escrito de la misma fecha, suscrito por el ciudadano Dante Delgado Rannauro, en su calidad de Presidente del Comité Directivo Nacional de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, mediante el cual ofrece "documentos probatorios supervenientes".

IX. El diecinueve de septiembre de dos mil dos, el Magistrado Electoral encargado de la sustanciación del presente medio de impugnación, acordó admitir a trámite el presente recurso de apelación y, en virtud de que no existía trámite alguno pendiente de realizar, declarar cerrada la instrucción, quedando los autos en estado de dictar sentencia, y

C O N S I D E R A N D O

PRIMERO. Esta Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación es competente para conocer y resolver el presente medio de impugnación, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 99, párrafo cuarto, fracción III, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 186, fracción III, inciso a), y 189, fracción I, inciso c), de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, así como 44, párrafo 1, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, por tratarse de un recurso de apelación interpuesto en contra de un acto de la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos del Consejo General del Instituto Federal Electoral.

SEGUNDO. En virtud de que el estudio de las causas de improcedencia es una cuestión de orden público y, por tanto, de análisis preferente, ya sea que se hagan valer por las partes o se adviertan de oficio, se procede a analizar las opuestas por la autoridad responsable en su informe circunstanciado de ley y por el tercero interesado en su escrito de comparecencia, conforme con lo siguiente:

A. En primer lugar, alega la autoridad responsable, en su informe circunstanciado de ley, que se actualiza la causa de improcedencia prevista en el artículo 10, párrafo 1, inciso b), de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, toda vez que, en su concepto, "la sola emisión del oficio en cuestión no afecta el interés jurídico del accionante, porque sería un contrasentido pretender que dicho interés se viera afectado por el acto mediante el cual la autoridad responsable satisfizo el derecho de petición del promovente al proporcionar la información que solicitó".

La causa de improcedencia en estudio es parcialmente fundada, en razón de lo siguiente:

La autorización del contenido en los aprobados al momento de otorgar dicho instituto político en virtud de que, el interés jurídico consiste en la relación que se presenta entre la situación jurídica irregular que se denuncia y la providencia que se pide para subsanarla mediante la correcta aplicación del derecho, en el entendido de que esa providencia debe ser útil para tal fin.

Lo anterior permite afirmar que únicamente puede iniciarse un procedimiento por quien, al afirmar una lesión en sus derechos, solicita a través del medio de impugnación idóneo, ser restituido en el goce de tales derechos; es decir, tal medio de impugnación debe ser apto para poner fin a la situación irregular denunciada, con independencia de que la demanda se considere fundada o infundada, pues ello constituye el estudio de fondo del asunto. Así, el análisis del interés jurídico se hace únicamente para determinar si procede el dictado de una sentencia de mérito este último no sería susceptible de verse vulnerado, según se dispone en el artículo 8° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

De la lectura del escrito de demanda del presente juicio, se desprende que Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, contrariamente a lo alegado por la autoridad responsable, sí acredita su interés jurídico en el presente medio de impugnación, en tanto aduce que le causa agravio el oficio número DEPPP/DPPF/2604/2002, de dos de agosto de dos mil dos, por el cual el Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral la copia certificada de la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista, "de la apreciación visual del mismo, se desprende que existe el mismo elemento de identidad con (su) emblema... que es el águila, lo que no propicia la diferenciación de los partidos en el electorado, sino por el contrario, lo pueden llevar a confundir un partido con otro", lo que, lleva a considerar que la aprobación del emblema del Partido Liberal Progresista, viola en su perjuicio los artículos 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 27 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, razón por la cual pretende, a través del presente recurso de apelación, se repare la violación legal y constitucional alegada, estimándose el mismo apto para poner fin a la situación denunciada, en el entendido de que analizar si el acto impugnado efectivamente afecta su esfera jurídica es una cuestión que se debe llevar a cabo al estudiar los agravios esgrimidos, toda vez que lo contrario implicaría prejuzgar sobre la cuestión de fondo planteada en el presente juicio.

En este sentido, esta Sala Superior considera que al estar impugnado no sólo el oficio referido como simple contestación a la solicitud del ahora impugnante conforme con su derecho de petición consagrado en el artículo 8 de la Constitución federal, respecto de lo cual se debe sobreseer en el presente recurso, sino también la documentación soporte del mismo, con la cual, en su concepto, "por primera vez", se hace del conocimiento del ahora actor la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista, aprobado por el Consejo General del Instituto Federal Electoral en su sesión de, resulta indubitable que no se surte la causa de improcedencia establecida en el artículo 10, párrafo 1, inciso b), de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, consistente en que el acto o resolución impugnado no afecte el interés jurídico del actor.

B. Por otra parte, alegan la autoridad responsable, en su informe circunstanciado de ley, y el partido político tercero interesado, en su escrito de comparecencia, que el presente medio de impugnación debe desecharse de plano por actualizarse la causa de improcedencia establecida en el artículo 10, párrafo 1, inciso b) in fine, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, consistente en la presentación extemporánea del mismo.

En este sentido, agregan la autoridad responsable y el tercero interesado, al haber conocido el partido político ahora actor, la descripción del emblema del Partido Liberal Progresista el día de la aprobación del mismo, esto es, al momento de otorgarse el registro de dicho instituto político, por haber estado presente su representante en la respectiva sesión ordinaria del Consejo General de Instituto Federal Electoral, la que, a su vez, se encontraba contenida en el antecedente 3, fracción I, inciso D), del dictamen y proyecto de resolución correspondiente que le fue entregado con la debida anticipación, en su concepto, resulta claro que desde ese momento Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, actor en el presente recurso de apelación, tuvo conocimiento de las características del emblema de mérito y, por tanto, concluyen, fue entonces cuando empezó a correr del plazo para la presentación del medio de impugnación respectivo.

Esta Sala Superior considera que la causa de improcedencia referida es inatendible, por las razones, motivos y fundamentos siguientes:

A efecto de analizar la causa de improcedencia hecha valer, es conveniente reiterar que el partido político hoy actor oficio proveniente del Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral, según "por primera vez", pudo establecer que "existe el mismo elemento de identidad con el emblema del partido que represent(a) que es el águila, lo que no propicia la diferenciación de los partidos en el electorado, sino por el contrario, lo pueden llevar a confundir un partido con otro", situación que, a su juicio, viola el artículo 27 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Es necesario establecer si efectivamente, como lo aduce el partido actor, no fue sino hasta el momento en que se le notifica el oficio referido en párrafos precedentes, esto es, el cinco de agosto del presente año, en que tuvo conocimiento fehaciente de las características del emblema del Partido Liberal Progresista y, por ende, pudo haber estado en aptitud de apreciar la supuesta similitud alegada, de tal forma que se encontrara en condiciones de hacer valer los agravios que ahora esgrime.

En este tenor, de las constancias que obran en autos se desprende que el partido político actor, tal y como lo señalan tanto la autoridad responsable como el tercero interesado, estuvo presente en la sesión ordinaria del Consejo General del Instituto Federal Electoral del tres de julio del presente año, en la que, entre otros, se resolvió otorgar el registro del Partido Liberal Progresista, así como aprobar su documentos básicos, entre ellos, los estatutos, dentro de los que se contiene la descripción del emblema de dicho instituto político; sin embargo, no puede considerarse que tuvo conocimiento cabal, fehaciente o pleno de las características del referido emblema y, por tanto, que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 30, párrafo 1, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, se le tuviese por automáticamente notificado para todos los efectos legales, incluido el relativo al inicio del cómputo del plazo para interponer los medios de impugnación procedentes, según se razona a continuación.

Al respecto, resulta aplicable la tesis de jurisprudencia de este órgano jurisdiccional electoral, publicada en el suplemento número 5, año 2002, de Justicia Electoral. Revista del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, página 23, cuyo texto y rubro dicen:

NOTIFICACIÓN AUTOMÁTICA. REQUISITOS PARA SU VALIDEZ. Tanto en la legislación electoral federal como en la mayoría de las legislaciones electorales estatales existe el precepto que establece que, el partido político cuyo representante haya estado presente en la sesión del órgano electoral que actuó o resolvió se entenderá notificado automáticamente del acto o resolución correspondiente, para todos los efectos legales. Sin embargo, si se parte de la base de que notificar implica hacer del conocimiento el acto o resolución, emitidos por una autoridad, a un destinatario, es patente que no basta la sola presencia del representante del partido para que se produzca tal clase de notificación, sino que para que ésta se dé es necesario que, además de la presencia indicada, esté constatado fehacientemente, que durante la sesión se generó el acto o dictó la resolución correspondiente y que, en razón del material adjunto a la convocatoria o al tratarse el asunto en la sesión o por alguna otra causa, dicho representante tuvo a su alcance todos los elementos necesarios para quedar enterado del contenido del acto o de la resolución, así como de los fundamentos y motivos que sirvieron de base para su emisión, pues sólo así el partido político estará en aptitud de decidir libremente, si aprovecha los beneficios que le reporta el acto o resolución notificados, si admite los perjuicios que le causen o, en su caso, si hace valer los medios de impugnación que la ley le confiere para impedir o contrarrestar esos perjuicios, con lo cual queda colmada la finalidad perseguida con la práctica de una notificación.

Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-051/2001.-Partido Alianza Social.-8 de junio de 2001.-Unanimidad de votos.

Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-056/2001.-Partido del Trabajo.-13 de julio de 2001.-Unanimidad de seis votos.

Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-057/2001.-Partido del Trabajo.-13 de julio de 2001.-Unanimidad de seis votos.

De la tesis de jurisprudencia transcrita, se desprende que si se parte de la base de que notificar implica hacer del conocimiento el acto o resolución emitidos por una autoridad a un destinatario, para que se actualice el supuesto normativo contenido en el artículo 30, párrafo 1, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, es patente que no basta la sola presencia del representante del partido, en la sesión de mérito para que se produzca tal clase de notificación, sino que para que ésta se actualice es necesario que, además de la presencia indicada, esté constatado fehacientemente que, durante la sesión respectiva, se generó el acto o dictó la resolución correspondiente y que, en razón del material adjunto a la convocatoria o al tratarse el asunto en la sesión o por alguna otra causa, dicho representante tuvo a su alcance todos los elementos necesarios para quedar enterado del contenido del acto o de la resolución, así como de los fundamentos y motivos que sirvieron de base para su emisión, pues sólo así el partido político estará en aptitud de decidir libremente, si aprovecha los beneficios que le reporta el acto o resolución notificados, si admite los perjuicios que le causen o, en su caso, si hace valer los medios de impugnación que la ley le confiere para impedir o contrarrestar esos perjuicios, con lo cual queda colmada la finalidad perseguida con la práctica de una notificación.

En este tenor, en el presente caso, no existe duda ni controversia en cuanto a que el registro del Partido Liberal Progresista se aprobó en la sesión ordinaria del Consejo General del Instituto Federal Electoral, celebrada el tres de julio de dos mil dos, según se desprende de la versión estenográfica de la misma, cuya copia certificada corre agregada en los autos del expediente en que se actúa de fojas 507 a 799, en especial de las páginas 123 y 142. Asimismo, de la misma se desprende que el licenciado José Guillermo Herrera Mendoza, Representante Propietario de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, ante el Consejo General del Instituto Federal Electoral, estuvo presente en la sesión referida y, en específico, durante el momento de aprobación del registro del Partido Liberal Progresista, incluso hizo uso de la palabra.

Ahora bien, en cuanto al requisito contenido en la tesis jurisprudencial de referencia, consistente en que esté constatado fehacientemente que, en razón del material adjunto a la convocatoria o al tratarse el asunto en la sesión o por alguna otra causa, dicho representante tuvo a su alcance todos los elementos necesarios para quedar enterado del contenido del acto o de la resolución, así como de los fundamentos y motivos que sirvieron de base para su emisión, cabe señalar lo siguiente:

Según se advierte de la copia certificada del oficio número PCG/132/02, del veintiséis de junio de dos mil dos, suscrito por el Consejero Presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral, se convocó con toda oportunidad al partido político ahora actor, para que asistiera, como lo hizo, a la sesión ordinaria de ese órgano electoral a celebrarse el tres de julio del mismo año, adjuntándosele la correspondiente copia del orden del día, en cuyo punto 5.8 se contiene el "dictamen y proyecto de resolución del Consejo General del Instituto Federal Electoral, sobre la solicitud de registro como Partido Político Nacional de la asociación civil denominada <<Frente Liberal Mexicano Siglo XXI, A. C.>>", ahora Partido Liberal Progresista. Dicho oficio fue recibido por el hoy impugnante el mismo veintiséis de junio de dos mil dos, a las diecisiete horas cuarenta y tres minutos, según consta en el sello de recibido de la "Representación de Convergencia por la Democracia ante el Consejo General", que se encuentra estampado en el mismo.

De igual forma, "en alcance a la convocatoria" a que se alude en el párrafo precedente, el veintinueve de junio del mismo año, el Secretario del Consejo General del Instituto Federal Electoral, mediante oficio número SCG/382/02, de la misma fecha, remitió al partido político ahora actor "la documentación relativa", entre otros, al apartado 5.8 del orden del día correspondiente, sin que del contenido del referido oficio, ni de la razón de recepción inscrita en el mismo, se pueda desprender qué documentación en específico fue la que se entregó a dicho instituto político. En todo caso, si el apartado 5.8 del orden del día mencionado se refiere al "dictamen y proyecto de resolución del Consejo General del Instituto Federal Electoral, sobre la solicitud de registro como Partido Político Nacional de la asociación civil denominada Frente Liberal Mexicano Siglo XXI, A. C.", cabe presumir, salvo prueba en contrario, que fue únicamente dicho documento el que se entregó mediante el oficio de referencia.

Ahora bien, en el punto 3, fracción I, inciso D), correspondiente al apartado de Antecedentes, del dictamen y proyecto de resolución a que se alude en el párrafo precedente, el cual quedó plasmado de la misma forma en la Resolución CG126/2002 del Consejo General del Instituto Federal Electoral, sobre la solicitud de Registro como Partido Político Nacional de la asociación civil "Frente Liberal Mexicano Siglo XXI, A. C.", cuya copia certificada corre agregada al expediente en que se actúa, de fojas 35 a 111, se establece lo siguiente:

A N T E C E D E N T E S

[...]

D) ... el emblema del Partido Liberal Progresista está constituido por un marco semicircular en cuya base se ostenta el lema: Paz, Justicia, Democracia y Libertad; en el espacio del semicírculo el nombre del Partido Liberal Progresista; al centro del marco, una pirámide sintetizada de siete estadios, en cuyo centro se encuentra en primer plano la cabeza estilizada de un águila que mira hacia su perfil izquierdo. Tanto el marco semicircular, como la pirámide y el perfil del águila, están impresos en tono naranja (pantone 021 C), detallado con puntos de luz en la base y en la esquina inferior de la cabeza del águila. El fondo del semicírculo desde el cual se destacan las figuras de la pirámide y el águila así como la tipografía realizada en Futura Bold deformada hacia arriba según proporción del semicírculo están impresas en café tabaco (pantone 1545 C). Desde los costados de la cabeza surgen dos haces de mayor o menor, degradados de blanco (0%) a café tabaco a (100%) uniéndose especial énfasis de claridad en la parte más alta de cada uno de los haces descritos, simbolizando que la luz de la parte más alta para iluminar la base de la pirámide.

...

Por otra parte, cabe establecer que el emblema aprobado por el Consejo General del Instituto Federal Electoral es de características diferentes al descrito en la transcripción anterior, según se advierte del artículo 3 de los Estatutos del Partido Liberal Progresista aprobados por dicho órgano electoral, que corre agregado a fojas 54 del expediente en que se actúa, cuyo texto es del tenor siguiente:

ARTÍCULO 3

El emblema del Partido Liberal Progresista se constituye por dos elementos:

I. El símbolo, que es una (sic) águila ubicada en la parte superior, de perfil hacia la derecha con las alas extendidas, figurando emprender el vuelo, trazada en línea o filete color naranja Pantone 1585.

II. El logotipo, conformado por el nombre Partido Liberal Progresista, dividido en tres líneas en mayúsculas y minúsculas, en tipo de letra Impact regular. En la primera línea aparece la palabra Partido, justificada a la derecha, en negro al 100%; en la segunda línea aparece la palabra Liberal, igualmente en negro al 100% y en la tercera línea, la palabra Progresista, calada en blanco sobre una placa color naranja Pantone 1585.

La definición del tamaño de las letras se obtiene de la siguiente manera: se toma como base la palabra Liberal que tiene 89 puntos entre caracteres; la palabra Partido es un 62% (20 puntos) más pequeña que la palabra base, con 130 puntos de separación entre caracteres, y la palabra Progresista que es un 58% (22 puntos) más pequeña que la palabra base, con 72 puntos de separación entre caracteres.

En este orden de ideas, según se desprende de lo anterior, resulta claro que el actor no tuvo conocimiento cabal, pleno y fehaciente de las características y, especialmente, de la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista desde el momento de la aprobación de su registro como Partido Político Nacional, sino hasta que el Instituto Federal Electoral, en respuesta a su solicitud, hizo de su conocimiento la representación gráfica del emblema aprobado del Partido Liberal Progresista, máxime si se toma en consideración que, atendiendo a los razonamientos que en vía de agravios expresa el recurrente, la simple descripción lingüística del mismo no otorga los suficientes elementos como para percibir la probable confusión o identidad con otro emblema existente, porque no es sino hasta que se conocen las representaciones gráficas de los emblemas involucrados cuando se puede visualizar la supuesta confusión o identidad.

En razón de lo expuesto, esta Sala Superior arriba a la conclusión de que resulta igualmente inatendible el alegato bajo análisis, hecho valer por la autoridad responsable y el partido político tercero interesado, toda vez que, tal y como ha quedado demostrado, de las constancias que obran en autos no se desprende que efectivamente el ahora actor haya conocido, con precisión y en forma fehaciente, las características del emblema del Partido Liberal Progresista, desde el momento de su aprobación por parte del Consejo General del Instituto Federal Electoral, pues el emblema cuya descripción textual conoció es distinto al que finalmente se aprobó, además de que, según se expuso y en atención a los agravios expuestos por el recurrente, la simple descripción lingüística del emblema no permite, como sí su representación gráfica, percibir si visualmente existe identidad y/o confusión con otro diverso emblema.

Toda vez que han sido desestimadas las causas de improcedencia hechas valer por la autoridad responsable y el tercero interesado, respecto del Acuerdo del Consejo General del Instituto Federal Electoral por el cual autorizó el emblema del Partido Liberal Progresista, al momento de aprobar los Estatutos del citado partido político y otorgarle el correspondiente registro, así como atendiendo al hecho de que esta Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, de oficio, tampoco advierte que se actualice alguna otra, se procede a realizar el estudio de fondo en el presente recurso de apelación.

TERCERO. De la lectura integral del escrito de demanda del presente medio de impugnación, esta Sala Superior advierte que el actor hace valer como agravios, esencialmente, que se viola lo establecido en los artículos 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como 27, párrafo 1, inciso b); 69, párrafo 2, y 73 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, por lo siguiente:

De la apreciación visual de la representación gráfica del emblema del Partido Liberal Progresista, la que le fue dada a conocer adjunto al oficio precisado en el resultando III de este fallo, aduce el actor, se desprende que existe el mismo elemento de identidad, el águila, con su propio emblema, lo que, en su concepto, no propicia la diferenciación de los partidos en el electorado sino, por el contrario, lo pueden llevar a confundir un partido con otro, así como tampoco garantiza a plenitud el principio de certeza.

Siendo que el emblema de cada partido político tiene como principal fin el distinguirlo y particularizarlo de los demás, Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, desde la obtención de su registro ante el Instituto Federal Electoral, ha venido participando en diversos procesos electorales tanto federales como locales y ha realizado una serie de actos inherentes a sus actividades ordinarias, como son, entre otras, divulgación ideológica y participación política, teniendo siempre como signo distintivo de su publicidad y propaganda, al águila, que, en su concepto, constituye la representación simbólica de ese instituto político, razón por la cual, aduce el propio recurrente, "no se aceptan equivalencias en el emblema de cualquier otro partido político".

Como se advierte, en los razonamientos que formula el partido político recurrente y que se resumen en los incisos precedentes, el recurrente, en síntesis, arguye, por una parte, que el emblema del Partido Liberal Progresista genera confusión con el correspondiente de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, lo cual impide diferenciarlos, y, por otra parte, que este último ha utilizado dicho emblema en todas sus actividades, por lo cual no pueden existir equivalencias con el emblema de cualquier otro partido político, sugiriendo una suerte de exclusividad en cuanto a la figura del águila. En atención a dichos razonamientos, esta Sala Superior considera lógico comenzar por determinar si es que existe un derecho exclusivo, excluyente o preferencial para el recurrente en cuanto a la utilización del águila en la representación gráfica de su emblema, ya que en caso de que esto fuera así, ello haría innecesario determinar si existe la pretendida confusión entre uno y otro emblemas, por el hecho de que en ambos figure un águila.

Por lo que se refiere al agravio resumido en el inciso b) anterior, esta Sala Superior considera que el mismo es infundado, en razón de lo siguiente:

Este órgano jurisdiccional electoral federal encuentra que, tanto en el orden legal como en el jurisprudencial no existe norma o principio alguno de los que se pueda desprender que Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, o cualquier otro partido político tengan, de manera exclusiva, el derecho de utilizar un determinado símbolo, como puede ser "el águila", o bien, ciertos colores en su emblema, así como ciertas palabras como denominación, a efecto de caracterizarlo y diferenciarlo, y que, en consecuencia, esté vedado para los demás partidos políticos el uso de dicho símbolo, colores o palabras, según se sostuvo por esta Sala Superior al resolver los recursos de apelación con números de expediente SUP-RAP-003/2000, SUP-RAP-004/2000 y SUP-RAP-005/2000 acumulados, en sesión de dieciséis de febrero de dos mil, máxime si se trata de un elemento que se encuentra íntimamente vinculado o forma parte de un símbolo patrio, como es el caso del "águila" con relación al Escudo nacional, en conformidad con el artículo 2° de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, forma parte del Escudo Nacional.

En este contexto, por un lado, en la legislación electoral federal no se advierte la existencia de alguna disposición normativa en tal sentido, pero sí, por el contrario, la posibilidad jurídica de que un partido político elija para su emblema el o los símbolos y el color o colores que determine, entre toda la gama y posibilidades que se puedan formar, con la única limitante de no producir confusión en relación con los diversos emblemas de los otros partidos políticos existentes, previamente registrados.

En este mismo tenor, en ninguno de los sesenta artículos de la Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, en vigor a partir del veinticuatro de febrero de mil novecientos ochenta y cuatro, ni en algún otro ordenamiento legal, se contempla alguna previsión por la cual se conceda tal privilegio, ni existen elementos que puedan conducir a esa posición mediante su interpretación jurídica.

Ciertamente, lo señalado encuentra sustento jurídico en el inciso a) del párrafo 1 del artículo 27 Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, cuyo texto es el siguiente:

Artículo 27

1. Los estatutos establecerán:

a) La denominación del propio partido, el emblema y el color o colores que lo caractericen y diferencien de otros partidos políticos. La denominación y el emblema estarán exentos de alusiones religiosas o raciales;

Según se aprecia de la transcripción anterior, en el código electoral federal se establece la posibilidad de elegir su emblema a los partidos políticos, pudiendo determinar la forma, contenido y colores respectivos, de tal manera que lo caractericen y diferencien de los otros partidos políticos, pero en ningún caso, prevé que se deban excluir, de la elección, determinados elementos, símbolos o colores por estar contenidos en los emblemas de los partidos políticos registrados con antelación, así como ciertas palabras, siempre y cuando, se reitera, su utilización sea eficaz para caracterizarlo y diferenciarlo; es decir, que dichos elementos (denominación, emblema o color y colores) no produzcan confusión respecto de la identidad del partido político respectivo.

En efecto, de la disposición legal en cita, se desprende directamente una sola limitación, relacionada con los elementos que contengan la denominación, emblema y color o colores que los partidos políticos elijan para el mismo, consistente en que el empleo que se dé a los mismos, en su conjunto, no produzcan confusión con los acogidos por otros partidos políticos, y esto se deduce del hecho de que el objeto perseguido por el legislador con el conjunto de los tres símbolos referidos, consiste precisamente en que con ellos se caractericen y diferencien de otros partidos políticos, esto es, que se individualicen, de todo lo cual se sigue que en los casos en que su combinación no consiga la caracterización y diferenciación perseguidas e, incluso, provoque confusión con otros institutos políticos de la misma naturaleza, se considere que se apartan del objeto legal destacado.

Como se advierte, la mera elección de uno o varios elementos (palabras que articulen la denominación, símbolos que conformen un emblema y colores), por sí sola, no puede conducir a la convicción de que un determinado partido político contravenga el referido precepto legal, porque los mismos colores, símbolos o elementos, o bien, palabras, conjugados en diversos emblemas y con modalidades o circunstancias particulares en cada uno, pueden lograr la perfecta caracterización y diferenciación de cada uno respecto de los demás e, inclusive, la mera combinación de los referidos elementos también puede tener ese efecto, en atención al orden y lugar en que se empleen, la forma que adopten, su tamaño, etcétera, de forma tal que, sumados y dependiendo de la mencionada combinación, puedan ofrecer a la vista y, en general, a los sentidos, objetos claramente diferentes o unidades completamente distintas entre sí.

En este orden de ideas, cabe afirmar, como quedó evidenciado, que no existe disposición normativa o principio jurídico alguno que pudiera servir de base para sostener que un partido político nacional pueda o deba usar de manera exclusiva uno o varios símbolos y colores dentro de sus emblemas de identidad, sea cualquiera el orden y demás circunstancias de su empleo, sino que, por el contrario, existe plena libertad para registrar los emblemas compuestos con uno o varios símbolos, elementos y colores, aunque otros también los usen en los propios, siempre que la unidad que formen no genere confusión con la de otro partido, para lo cual podría servir como elemento distintivo la combinación que se les da, como es el orden y lugar en que se empleen, el tamaño del espacio que cubran, su adición con otros colores o elementos, etcétera.

Finalmente, cabe destacar que, como se adelantó, tampoco existe tesis jurisprudencial alguna conforme con la cual pudiera determinarse que existe un derecho de uso exclusivo de los símbolos, elementos y colores que registran los partidos políticos, y menos en el sentido específico de que Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, tenga el derecho de uso exclusivo, por lo que hace al águila como símbolo o elemento que forma parte de su emblema de identidad.

Esta Sala Superior considera que el agravio identificado con el inciso a) es infundado, por las razones, motivos y fundamentos que se exponen a continuación.

En primer término, es necesario señalar que de todo acto de autoridad, en principio y por regla general, cabe presumir su constitucionalidad y legalidad, ya que en términos de lo dispuesto en los artículos 16, párrafo primero; 128, y 133 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se impone a toda autoridad el deber de actuar de acuerdo con sus facultades constitucionales o legales, fundando y motivando sus actos, así como en observancia de lo previsto en la Constitución federal y la ley (principios de constitucionalidad y legalidad). A esta misma conclusión se arriba tratándose del Instituto Federal Electoral, porque así se corrobora con lo previsto en los artículos 41, párrafo segundo, fracción III, de la propia Constitución federal, y 69, párrafo 2, del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales. De esta manera, para aquella persona que repute los actos o resoluciones de alguno de los órganos del Instituto Federal Electoral como inconstitucionales o ilegales y pretenda que este órgano jurisdiccional electoral los modifique o revoque, pesa la carga de destruir, en forma indubitable, dicha presunción, formulando los razonamientos adecuados que así lo evidenciaran y ofreciendo los elementos de convicción idóneos (en este último caso, si es que no se tratase en forma exclusiva de un punto de derecho).

En consecuencia de lo anterior, este órgano jurisdiccional electoral ha sostenido en forma reiterada que, en el derecho procesal en general, en principio, el actor o denunciante tiene la carga de la prueba de los hechos que afirma, y si no la produce, no obtendrá el fin perseguido, aunque el demandado no pruebe nada, porque la ley no impone sobre este último la carga de la prueba.

En efecto, de la interpretación sistemática de los artículos 9, párrafo 1, inciso f), y 15 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, se desprende que, respecto de los hechos controvertidos, en principio corresponde al actor o promovente probar, con elementos de convicción que serán valorados conforme con lo previsto en el artículo 16 del ordenamiento en cita, las afirmaciones que sostenga en su escrito de demanda. Esto es, no basta que el recurrente realice una serie de afirmaciones para que, de manera automática, sean acogidas por la autoridad, sino que las mismas deben estar sustentadas en elementos de convicción a efecto de que ésta las tenga por ciertas.

De esta forma, en el caso bajo análisis, el actor, en su escrito de demanda del presente recurso de apelación, afirma que el emblema del Partido Liberal Progresista, aprobado por el Consejo General del Instituto Federal Electoral, y el suyo, se asemejan de forma tal que producen confusión en la ciudadanía y no permiten diferenciar de qué partido político se trata.

Dicha afirmación, de conformidad con los preceptos invocados, para producir convicción en este juzgador, necesariamente debe apoyarse en los elementos probatorios que, al efecto, haya aportado el promovente y sean suficientes para obtener tal fin.

En la especie, esta Sala Superior considera preciso advertir que las únicas probanzas que se ofrecieron por el promovente para evidenciar que entre los emblemas del Partido Liberal Progresista y Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, "existe el mismo elemento de identidad... (consistente en)... el águila, lo que no propicia la diferenciación de los partidos en el electorado, sino por el contrario, lo pueden llevar a confundir un partido con otro", son, por una parte, la copia certificada del emblema del Partido Liberal Progresista que se acompañó al oficio número DEPPP/DPPF/2604/2002 del dos de agosto de dos mil dos, así como la descripción que de dicho emblema se formula en el artículo 3 de los Estatutos de ese mismo instituto político y, por la otra, la copia certificada del emblema de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, y la respectiva descripción que se reproduce en el artículo 2 de los estatutos de esta fuerza política.

Con dichas pruebas, el partido político recurrente pretende demostrar que existe el mismo, equivalente, similar o semejante elemento de identidad con su emblema (según lo razona en el agravio 1 de su recurso), lo que evita diferenciar o distinguir a uno y otro partido político, es decir, particularizarlos, y puede confundir a los ciudadanos y el electorado (agravio 2 del recurso); sin embargo, lo cierto es que, desde la perspectiva de esta Sala Superior, el promovente reduce la valoración de dichas pruebas y su consecuente convicción a una simple cuestión: Dichos partidos políticos tienen un emblema semejante, similar o equivalente porque tienen al águila como mismo elemento de identidad, según deriva de "la apreciación visual" de "la representación gráfica" de los emblemas respectivos.

Como se puede apreciar, el partido político, mediante una simple "apreciación visual", concluye que el emblema es semejante, similar o equivalente porque tienen el mismo elemento de identidad; esto es, limita y agota la correspondiente carga probatoria a ciertas copias certificadas de las representaciones gráficas de los emblemas respectivos y las descripciones que aparecen en los estatutos, de las cuales concluye cierto presupuesto de identidad gráfica en los emblemas. En esta virtud, este órgano jurisdiccional electoral, a partir de la valoración de dichas probanzas, procederá a determinar si existe identidad o semejanza, en grado de confusión, de la representación gráfica y descripción estatutaria del emblema de dichos partidos políticos.

Para proceder a lo anterior, esta Sala Superior debe destacar que el partido político promovente sostiene dicha identidad, similitud, semejanza o equivalencia, en forma simple y llana, sin recapacitar en el hecho de que el águila no es el único elemento que constituye, en cada caso, el emblema de los partidos políticos, lo cual, de acuerdo con lo que se expresó anteriormente, lleva a concluir que no se trata del mismo emblema o que sean semejantes, es más, siquiera parecidos, por lo que no existe posibilidad alguna de confusión. En efecto, el promovente arriba a una conclusión equivocada, porque su razonamiento es deficiente, en tanto que omite destacar o recapacitar en los demás elementos que articulan o constituyen el emblema de cada partido político, como se demuestra más adelante. Ciertamente, el promovente no tiene presente que a fin de determinar si con un emblema se logra o no la finalidad legal de caracterización y diferenciación de un partido político, es necesario atender a las modalidades o circunstancias particulares de cada caso, así como a su combinación, por ejemplo, como sucede con el número de elementos que forman el emblema, el orden en que se reproducen, el lugar en que se representan, su forma, tamaño, color o colores, lemas, etcétera, pero, se insiste, considerando todos los elementos que se incorporen al conjunto que constituye el emblema.

De esta manera, en el caso de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, la representación gráfica de su emblema es la siguiente:

En el caso del Partido Liberal Progresista, la respectiva representación gráfica de su emblema es la que aparece a continuación:

Por su parte, en el artículo 2° de los Estatutos de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, en lo que respecta a la descripción del emblema, se establece lo siguiente:

Artículo 2.

Lema, Emblema, Colores y Bandera

...

2.- El emblema de Convergencia por la Democracia representa la libertad que anhelamos y exigimos, la agudeza que tenemos para observar nuestra realidad, la fuerza y determinación para lograr nuestros objetivos.

3.- El emblema del partido es representado por: Un ave en posición de ascenso con variaciones en tonalidades café, ubicada sobre cuatro círculos concéntricos; dos exteriores en color azul de diferente tonalidad y dos interiores en color beige también en diferente tonalidad. En la parte central se encuentra un listón en movimiento de color rojo con la palabra Convergencia en color blanco con sombra.

4. - Los colores de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, serán: para el ave, el café en distintas tonalidades: (pantone 1405 PMS); para los cuatro círculos concéntricos, de afuera hacia adentro, el primero azul oscuro (Pantone 282 PMS); el segundo, azul (pantone 282 PMS al 65%); el tercero beige (pantone 1405 al 40%) y el cuarto beige (pantone 1405 PMS al 20%). Finalmente, para el listón en movimiento que sobresale del emblema, el rojo (pantone 485 C PMS), con la palabra CONVERGENCIA en blanco con sombra (pantone 1405 PMS al 100%).

...

Mientras que, en el artículo 3° de los Estatutos del Partido Liberal Progresista, por lo que atañe a la descripción del emblema, se prescribe:

ARTÍCULO 3

El emblema del Partido Liberal Progresista se constituye por dos elementos:

I. El símbolo, que es una (sic) águila ubicada en la parte superior, de perfil hacia la derecha con las alas extendidas, figurando emprender el vuelo, trazada en línea o filete color naranja Pantone 1585.

II. El logotipo, conformado por el nombre Partido Liberal Progresista, dividido en tres líneas en mayúsculas y minúsculas, en tipo de letra Impact regular. En la primera línea aparece la palabra Partido, justificada a la derecha, en negro al 100%; en la segunda línea aparece la palabra Liberal, igualmente en negro al 100% y en la tercera línea, la palabra Progresista, calada en blanco sobre una placa color naranja Pantone 1585.

La definición del tamaño de las letras se obtiene de la siguiente manera: se toma como base la palabra Liberal que tiene 89 puntos entre caracteres; la palabra Partido es un 62% (20 puntos) más pequeña que la palabra base, con 130 puntos de separación entre caracteres, y la palabra Progresista que es un 58% (22 puntos) más pequeña que la palabra base, con 72 puntos de separación entre caracteres.

Como se puede concluir de lo anterior, aunque en los dos emblemas se reproduce la figura parcial de un águila, lo cierto es que ésta no es igual o parecida, y tampoco es el único elemento que constituye el emblema de cada partido político. Efectivamente, en el caso de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, el águila está de frente y ubicada sobre cuatro círculos concéntricos (dos exteriores en color azul de diferente tonalidad y dos interiores en color beige también en diferente tonalidad), con la cabeza girada a la derecha y las alas extendidas hacia arriba, con variaciones en tonalidades café (pantone 1405 PMS), todo ello aunado a un elemento más, consistente en un listón en movimiento, en el cual aparece la palabra "CONVERGENCIA", mientras que, en el caso del Partido Liberal Progresista, el águila está de perfil hacia la derecha, en la parte superior de otros elementos completamente distintos a los del partido promovente, con las alas extendidas, figurando emprender el vuelo y trazada en filete de color naranja pantone 1585. Esto es, el emblema está delineado en forma distinta (en uno consiste en una figura de águila no estilizada y en otro sí), los colores que en ella se emplean son diversos y la posición en que se encuentra colocada no es la misma; además de que, como se verá, dichas águilas poseen elementos adicionales que las hacen totalmente distintas, si su propia conformación, posición y colores, no fueran suficientes para estimarlos diversos, lo cual, según se evidenció, no ocurre.

Además, en el caso de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, se incluyen otros elementos que son: a) Dos círculos concéntricos exteriores en color azul de diferente tonalidad (pantone 282 PMS y pantone 282 PMS al 65%, en el primer caso relativo al exterior y, en el segundo, al ubicado al interior), en la parte anterior del águila que son cortados por las alas de dicha figura; b) Dos círculos concéntricos interiores en color beige también en diferente tonalidad (pantone al 1405 al 40% y pantone 1405 PMS al 20%), en la parte anterior del águila que son cortados por las alas de dicha figura; c) En la parte central del águila y de los círculos concéntricos, se ubica un listón en movimiento de color rojo (pantone 485 C PMS), con la palabra "CONVERGENCIA" en color blanco con sombra (pantone 1405 PMS al 100%); en tanto que en el caso del emblema del Partido Liberal Progresista, se adicionan los siguientes elementos: Un logotipo conformado por el nombre del partido político nacional (Partido Liberal), en colores distintos (negro y blanco sobre un placa color naranja pantone 1585), y con caracteres con separación entre los mismos que es distinta. Como se aprecia, en dichos emblemas, se ocupan un número distinto de caracteres, su naturaleza es diversa y sus colores tampoco son los mismos, como igualmente sucede con sus posiciones en el conjunto, de lo que se sigue, junto con la diversa apariencia del águila, que no hay similitud, semejanza o igualdad entre los emblemas que produzca un grado de confusión.

No es obstáculo para arribar a la conclusión señalada, la valoración que se pueda hacer de las probanzas que aporta el partido político actor en su escrito de demanda, las que, sin relacionarlas con hecho alguno en específico, afirma consisten "en diversa publicidad y propaganda, referente a los distintos procesos electorales en que ha participado... teniendo como signo distintivo de las mismas el águila, las cuales consisten entre otros los de que de manera enunciativa se mencionan como son: calendarios, posters, pendones, banderas y todo tipo de impresos y material publicitario de divulgación y campañas, así como un video promocional", mismas que se enuncian a continuación:

Una videocinta formato "VHS" que contiene un promocional alusivo al día de la madre, uno relativo a la "Firma del Acuerdo de Participación en el proceso electoral del 2003" y otro de propaganda electoral en Coahuila;

Dos calendarios de escritorio correspondientes a los años 2001 y 2002;

Dos calcomanías de su emblema;

Nueve calendarios de bolsillo

Fólder de trabajo que contiene información relativa al "Foro Internacional Nueva Socialdemocracia", coorganizado por el partido político actor y la Fundación por la Socialdemocracia de las Américas;

Dos posters intitulados "Nuestra Misión" y "Nuestra Visión del Futuro";

Dos posters propagandísticos, uno en papel y otro plástico;

Una bandera que contiene su emblema;

Cinco folletos de difusión;

Cuatro folletos de propaganda electoral;

Dos folletos que contienen la integración del Comité Directivo Nacional, y

Un póster que contiene su emblema por anverso y reverso.

En este tenor, de la valoración de las probanzas enumeradas, atendiendo a las reglas de la lógica, la sana crítica y la experiencia, de conformidad con el artículo 16 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, este órgano jurisdiccional electoral federal deriva que, en todas ellas, el elemento principal que se utiliza para caracterizar al partido político ahora actor es el emblema al que se ha venido haciendo referencia, es decir, el que se encuentra contenido en el artículo 2 de los estatutos de dicho instituto político, respecto del cual, como ya se estableció, de su "apreciación visual" no se desprende que se asemeje de tal forma con el diverso emblema del Partido Liberal Progresista que produzca confusión o no permita su diferenciación y caracterización, además de que, como quedó demostrado, no existe un derecho exclusivo para la utilización de alguno de los elementos que lo integran.

Asimismo, de algunas de las probanzas enumeradas se desprende que el partido político actor ha utilizado como parte de ciertas campañas electorales y de difusión, la frase "cruza el águila", lo cual, atendiendo a las reglas de valoración de probanzas referidas, constituye sólo parte de una estrategia proselitista que utiliza una parte del emblema (el cual, como se indicó, no se conforma únicamente por el águila) de dicho instituto político, lo que no significa que constituya un lema que distinga al partido político o que, por ello, exista un derecho exclusivo a utilizar ese símbolo o elemento, porque, de conformidad con el artículo 27, párrafo 1, inciso a), del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, lo que permite caracterizar o diferenciar a los diversos partidos políticos son su nombre, emblema y color o colores establecidos en los estatutos, de manera que, atendiendo a los estatutos de Convergencia de la Democracia, Partido Político Nacional, de la lectura de los mismos no se advierte disposición alguna en la que se incluya dicha frase como parte de los elementos caracterizadores de dicho partido, pues, incluso, según el artículo 2° de ese cuerpo normativo partidista, el lema del mismo es "Un Nuevo Rumbo para la Nación", mas no "Cruza el águila"

Además, debe señalarse que, en el caso, el recurrente no aporta probanza idónea, además de las señaladas para sustentar su dicho, como pudiera ser la prueba pericial, la cual, de conformidad con el artículo 14, párrafo 7, puede ser ofrecida y admitida en medios de impugnación no vinculados al proceso electoral y a sus resultados, siempre y cuando su desahogo sea posible en los plazos legalmente establecidos, como es el caso, mediante la cual, un experto en la materia expresara si, en efecto, como lo sostiene el impugnante, los emblemas de mérito se asemejan de tal forma que no permitan la diferenciación de los partidos políticos a los que identifican, si fuera el caso de que de "la apreciación visual" fueran semejantes, lo cual, como ya se demostró, no ocurre.

Aunado a lo anterior, cabe destacar que, como ya se mencionó, en el presente caso, de las constancias que obran en autos, aportadas como pruebas por el partido político apelante y relacionadas con el presente expediente, mismas que adquieren valor probatorio atendiendo a las reglas de la lógica, la sana crítica y la experiencia, en términos de lo dispuesto en el artículo 16 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, no se desprende el grado de confusión que dicho instituto político alega ocurre con respecto del emblema de diverso partido político que ahora se impugna.

Finalmente, cabe señalar que no pasa desapercibido para este órgano jurisdiccional electoral federal que el partido político actor ofreció el diecinueve de septiembre del presente año tres pruebas que pretende calificar como supervenientes, consistentes en: a) copia certificada del título de registro de marca del emblema de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, expedido por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, y b) dos documentos privados que el actor denomina "posible boleta electoral" y "material electoral".

Al respecto, es pertinente mencionar que, en conformidad con el artículo 9°, párrafo 1, inciso f), en relación con el 8°, ambos de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, en principio, el ofrecimiento y aportación de pruebas debe hacerse al momento de la presentación del medio de impugnación respectivo, dentro del plazo previsto para la interposición del mismo, esto es, en el caso particular, dentro de los cuatro días contados a partir del día siguiente a aquel en que se tuvo conocimiento del acto impugnado, o se hubiere notificado de conformidad con la ley aplicable.

Ahora bien, de acuerdo con lo establecido en el artículo 16, párrafo 4, de la ley adjetiva en cita, en ningún caso se tomarán en cuenta para resolver las pruebas ofrecidas o aportadas fuera del los plazos legales, es decir, los señalados en el párrafo precedente. La única excepción a esta regla, prevista en esta disposición, es la de pruebas supervenientes, siempre y cuando se aporten antes del cierre de la instrucción.

En este tenor, debe analizarse si las probanzas aportadas por el recurrente tienen el mencionado carácter de supervenientes para determinar si deben tomarse en cuenta en la presente resolución, Así, según se establece en el precepto citado, tienen tal carácter los medios de convicción surgidos después del plazo legal en que deban aportarse los elementos probatorios, y aquellos existentes desde entonces, pero que el promovente no pudo ofrecer o aportar por desconocerlos o por existir obstáculos que no estaban a su alcance superar.

En este orden de ideas, esta Sala Superior considera que las probanzas de mérito no tienen el carácter de supervenientes que pretende el actor, toda vez que, en el caso de la enunciada en el inciso a), resulta claro que el actor contaba con esa documental pública desde antes de presentar el recurso de apelación que se resuelve, siendo que le fue expedida el diecinueve de julio de dos mil dos, según consta en la certificación que obra en su reverso, y el presente medio de impugnación se interpuso el nueve de agosto de este año, según se aprecia en el sello de recepción estampado por la Secretaría Ejecutiva del Instituto Federal Electoral en la primera foja del escrito de demanda respectivo. Por tal razón, debe considerarse que la probanza que se analiza no surgió después del plazo legal para su aportación ni que, existiendo desde fecha anterior, el actor la haya desconocido o bien tenido impedimento para poseerlo, pues tal situación no es alegada por el mismo y mucho menos probada.

Por lo que se refiere a las documentales privadas referidas en el inciso b) anterior, esta Sala Superior se encuentra igualmente impedida para otorgarles el carácter de supervenientes, toda vez que, siendo las mismas impresiones de una aparente muestra de boleta electoral y de lo que parece ser la imagen de una pantalla de computadora en la que se muestra el contenido de una página electrónica presuntamente del Instituto Electoral del Distrito Federal que se titula "Elección de Jefe de Gobierno, Resultados por Delegación", de las mismas no puede desprenderse su autoría, esto es, quién las expidió, ni la fecha de su elaboración. En consecuencia, al no existir otros elementos en autos ni aportados por el recurrente que, adminiculados a tales pruebas, permitan desprender su autoría y fecha de expedición, es inconcuso que no pueden calificarse con el carácter de supervenientes pretendido por el actor.

En razón de lo expuesto, siendo que, como quedo demostrado, las probanzas que se analizan no tienen el carácter de supervenientes, de conformidad con el artículo 16, párrafo 4, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, esta Sala Superior se encuentra impedida jurídicamente para tomarlas en cuenta en la presente resolución.

A mayor abundamiento, en el supuesto no aceptado de que se les otorgara dicho carácter de supervenientes a los elementos probatorios de mérito y, por ende, se tomarán en cuenta para la resolución del presente recurso de apelación, la valoración de los mismos, en conformidad con los artículos 14 a 16 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, no sería suficiente para modificar el sentido del presente fallo.

En efecto, por lo que se refiere a la copia certificada del título de registro de marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial correspondiente al emblema de Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, el mismo no es apto para sustentar las pretensiones del recurrente, toda vez que, por una parte, dicho título ampara únicamente en materia de "publicidad, gestión de negocios, administración comercial y trabajos de oficina" mas no en materia electoral, y por la otra, la autoridad competente para determinar si el emblema de cierto partido político lo caracteriza y diferencia de otros, en conformidad con los artículos 41, párrafo segundo, fracción III, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y 27 párrafo 1, inciso a); 31; 68, y 82, párrafo 1, incisos h) y k), del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, en principio, es el Instituto Federal Electoral mas no el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Igualmente, por lo que se refiere a las documentales privadas que el partido político denomina "la posible boleta electoral y material electoral con las que se pretende demostrar la confusión que podría darse en el electorado al sufragar su voto", esta Sala Superior advierte, de su apreciación visual, que las mismas contienen los mismos emblemas de Convergencia para la Democracia y del Partido Liberal Progresista que, como se demostró en el presente considerando, no tienen características que lleven a la confusión en el sentido de no diferenciar de qué partido se trata, aún en el supuesto de que los emblemas eventualmente se utilizaran el formatos más reducidos en el diverso material electoral, siendo que, se reitera, en todo caso, la prueba idónea para demostrar tal situación pudo haber sido la pericial.

En razón de todo lo anterior, este órgano jurisdiccional electoral se encuentra imposibilitado jurídicamente para acoger la pretensión del recurrente y tener como cierta su afirmación, toda vez que no cuenta con elemento probatorio alguno que le genere convicción respecto de los hechos objeto del agravio en estudio, el que, en consecuencia, debe declararse infundado.

En razón de lo anterior, toda vez que han resultado infundados los respectivos agravios hechos valer por el partido político actor, esta Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación considera que debe confirmarse el acto impugnado.

Por lo anteriormente expuesto y con fundamento, además, en los artículos 2°; 6°; 14; 16; 19, párrafos 1, inciso f), y 2; 22; 24; 25; 26, párrafo 3; 28; 47, y 48 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, se

R E S U E L V E

PRIMERO. Se sobresee en el recurso de apelación en cuanto al oficio número DEPPP/DPPF/2604/2002, de dos de agosto de dos mil dos, suscrito por el Director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral, por las razones expuestas en el apartado A del considerando segundo de este fallo.

SEGUNDO. Se confirma el acuerdo el Consejo General del Instituto Federal Electoral, de tres de julio de dos mil dos, por el cual autorizó el emblema del Partido Liberal Progresista, al momento de aprobar los Estatutos del citado partido político y otorgarle el correspondiente registro, por las razones expuestas en el considerando tercero de esta sentencia.

Notifíquese personalmente a Convergencia por la Democracia, Partido Político Nacional, en su calidad de actor, en el domicilio ubicado en la calle de Louisiana, número 113, colonia Nápoles, delegación Benito Juárez, en esta ciudad de México, Distrito Federal, así como al Partido Liberal Progresista en su calidad de tercero interesado, en el domicilio ubicado en la calle Rosas Moreno, número 80, colonia San Rafael, delegación Cuauhtémoc, en esta Ciudad de México Distrito Federal; por oficio, a la autoridad responsable, anexando en este último caso copia certificada de la presente sentencia, así como por estrados a los demás interesados.

Hecho lo anterior, devuélvanse las constancias que correspondan y, en su oportunidad, archívese el presente expediente como asunto total y definitivamente concluido.

Así, por unanimidad de votos, lo resolvieron los Magistrados Electorales que integran la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ante el Secretario General de Acuerdos que autoriza y da fe.

MAGISTRADO PRESIDENTE

 

JOSÉ FERNANDO OJESTO MARTÍNEZ PORCAYO

MAGISTRADO

 

LEONEL CASTILLO GONZÁLEZ

MAGISTRADO

 

JOSÉ LUIS DE LA PEZA

MAGISTRADO

 

ELOY FUENTES CERDA

MAGISTRADA

 

ALFONSINA BERTA NAVARRO HIDALGO

MAGISTRADO

 

JOSÉ DE JESÚS OROZCO HENRÍQUEZ

MAGISTRADO

 

MAURO MIGUEL REYES ZAPATA

SECRETARIO GENERAL DE ACUERDOS

 

FLAVIO GALVÁN RIVERA