EXPEDIENTE: SUP-JRC-074/97.

 

     ACTOR: PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL.

 

     AUTORIDAD RESPONSABLE: SALA ELECTORAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL ESTADO DE QUERETARO.

 

     MAGISTRADA PONENTE: ALFONSINA BERTA NAVARRO HIDALGO.

 

     SECRETARIA: ESPERANZA GUADALUPE FARIAS FLORES.

 

 

  México, Distrito Federal, a once de septiembre de mil novecientos noventa y siete.

 

 

 VISTOS, para resolver los autos del juicio de revisión constitucional electoral SUP-JRC-074/97, promovido por el Partido Revolucionario Institucional, en contra de la sentencia dictada por la Sala Electoral del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro, el quince de agosto de mil novecientos noventa y siete, dentro del toca electoral 17/97, formado con motivo del recurso de apelación interpuesto, por el Partido Revolucionario Institucional, en la cual se declaran infundados los agravios esgrimidos, y se confirman los resultados del cómputo de la elección de diputado por el principio de mayoría relativa del XI Distrito Electoral del mencionado Estado, así como la expedición de la constancia de mayoría otorgada por el Consejo Electoral Municipal de Ezequiel Montes, Querétaro, en favor de la fórmula del Partido Acción Nacional; y,

 

 R E S U L T A N D O :

 

 I.- El nueve de julio de mil novecientos noventa y siete, el Consejo Municipal Electoral del Municipio de Ezequiel Montes, Querétaro, dictó resolución por medio de la cual declara la validez de la elección de diputado por el principio de mayoría relativa por el XI Distrito Electoral del Estado, y ordenó la expedición de la constancia de mayoría en favor de la fórmula propuesta por el Partido Acción Nacional.

 

 II.-  El día trece de julio de mil novecientos noventa y siete, el Partido Revolucionario Institucional, por conducto de su representante, compareció ante la Sala Electoral del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro a interponer el recurso de apelación en contra de la resolución antes descrita.

 

 III.- El quince de agosto del año en curso, la Sala Electoral del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro, pronunció resolución en el toca electoral 17/97, la cual, en su parte conducente, es del tenor siguiente:

 

 "UNICO.- El apelante Partido Revolucionario Institucional, establece que la sesión llevada a cabo el día nueve de julio de mil novecientos noventa y siete por el Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, le causa perjuicio y establece esencialmente como agravios los siguientes:

 En el primero.- Que al no recibirse los escritos de protesta que presentara al inicio de la sesión que se menciona, en razón de que el presidente y la secretaria técnica del Consejo señalado como órgano electoral responsable, manifestaron que su derecho había precluido, no se analizaron las irregularidades que en los citados escritos se hacían valer violando en su perjuicio el artículo 267 de la Ley Electoral del Estado.

 En el segundo.- Que de haberse recibido los escritos de protesta a que se refiere el recurrente, seguramente se habría determinado que la votación emitida en las casillas 123 básica, 125 básica, 134 básica, 134 extraordinaria y 136 básica debía nulificarse.

 En el tercero.- Que al no admitirse los escritos de protesta no se analizaron las causas de nulidad de la votación y el resultado del cómputo se declaró válido, causando agravio al recurrente por violación a las disposiciones de la Ley Electoral.

 Agravios infundados e inoperantes.- Así se estiman los expresados por el apelante por las razones que a continuación se enuncian:

 Se duele el impugnante de que los actos llevados a cabo por el Consejo Municipal Electoral del Municipio de Ezequiel Montes, resultan irregulares a la luz de lo preceptuado por los artículos 266 y 267 de la Ley Electoral que establecen que, los escritos de protesta por presuntas violaciones ocurridas durante la jornada electoral, se presentarán ante la mesa directiva de casilla al término del escrutinio y cómputo, o bien, ante el Consejo que corresponda antes de dar inicio a la sesión de cómputo; lo que no le fue permitido por el órgano electoral responsable, toda vez que, el presidente y la secretaria técnica del consejo de referencia, se negaron a recibir los escritos de protesta que pretendía presentar con el propósito de hacer constar las irregularidades, que a su juicio se presentaron en la recepción de la votación en diversas casillas. Ha de hacerse notar que el escrito que contiene el recurso de apelación resulta oscuro y confuso, toda vez que como puede constatarse en la hoja número uno segundo párrafo, se presenta "...en contra del cómputo realizado por el Consejo Municipal Electoral del Municipio de Ezequiel Montes, Querétaro, respecto de la elección de diputado por el VII Distrito Electoral del Estado de Querétaro..." y en la parte relativa al cómputo que se impugna, marcada con el número VI de su escrito, el apelante se refiere a una elección totalmente diferente, como puede constatarse en la hoja número dos de su escrito de apelación, en la parte relativa al apartado VI que a continuación se transcribe: "VI.- Cómputo que se impugna.- El cómputo para la elección de ayuntamientos realizada por el órgano electoral señalado como responsable del acto impugnado, y respecto a la nulidad de la votación emitida en las casillas 123 básica, 124, 125 contigua, 134 básica, 134 extraordinaria, 136 básica". Esto aunado al hecho de que ofrece como pruebas los escritos de protesta que manifiesta no le fueron recibidos por la responsable; y que se refieren a las casillas: 122 contigua, 122 básica 123 básica, 124 básica, 124 contigua, 124 extraordinaria, 125 básica, 125 contigua, 126 básica, 126 contigua, 127 básica, 127 contigua, 128 básica, 128 contigua, 130 básica, 130 contigua, 131 básica, 132 básica, 133 básica, 133 contigua, 134 básica, 134 extraordinaria, 136 básica y 137 básica, las que son diferentes a las señaladas líneas arriba; y a que en su informe circunstanciado, la secretaría técnica manifiesta: que la casilla 124 extraordinaria no existió. A mayor abundamiento ha de señalarse que, inicialmente la impugnación se hizo en contra del cómputo realizado por el órgano electoral responsable respecto de la elección de diputado por el VII Distrito Electoral, como puede verse a fojas 8, y con posterioridad el recurrente aclaró ante la responsable que "la apelación interpuesta no es contra de diputado por el VII Distrito sino por el XI que abarca precisamente Ezequiel Montes y Tequisquiapan", con el escrito que obra a fojas 14 del expediente en estudio, aclaración que como puede constatarse en el mismo fue presentada en forma extemporánea.

 Así, si por agravio debe entenderse la relación razonada que debe hacer el recurrente entre el acto desplegado por el órgano electoral responsable y los preceptos legales que estima violados, tendiente a demostrar no sólo la contravención de la ley por dichos actos, sino además que se actualiza alguna de las causales de nulidad legalmente previstas, ante la incongruencia, falta de claridad y precisión en que incurre el recurrente al establecer el motivo de su inconformidad, esta Sala se ve imposibilitada para suplir la deficiencia en el agravio, pues de conformidad con lo establecido por el artículo 191 fracción III de la Ley Electoral del Estado, sus resoluciones deben tener como fundamento el análisis de los puntos en que el actor funda su pretensión, o en su caso, de los agravios expresados; de donde se deduce que la ley no la faculta para suplir las deficiencias en que hubiere incurrido el quejoso al presentar su recurso y en virtud de que de los hechos narrados y de los agravios expresados, no se puede inferir en qué consiste el acto que se reclama, el presente recurso se considera infundado.

 En mérito de lo anteriormente expuesto y fundado, de conformidad con lo establecido en los artículos 191, 192, 193, 252 y 275 de la Ley Electoral del Estado, es de resolverse y se resuelve:

 PRIMERO.- Ante la ausencia de hechos y agravios, se confirma el cómputo parcial de la votación realizado en la sesión del día nueve de julio de mil novecientos noventa y siete, por el Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, Querétaro, y relativo a la elección de diputado por el principio de mayoría relativa, así como la expedición de la constancia de mayoría de la propia elección."

 

 IV.- Mediante escrito presentado ante la autoridad responsable a las veintitrés horas con cuarenta y dos minutos del diecinueve de agosto del año que corre, el Partido Revolucionario Institucional, por conducto de sus representantes, interpuso juicio de revisión constitucional electoral en contra de tal resolución.

 

 V.- Por auto de veintiuno de agosto de mil novecientos noventa y siete, el Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, turnó el presente expediente a la Magistrada Alfonsina Berta Navarro Hidalgo, en cuya ponencia se recibió el veintidós de agosto del presente año; radicándose para su trámite y proyecto de resolución.

 

 VI.- Por escrito presentado el veintidós de agosto del año que transcurre, ante la Sala Electoral del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro, compareció Tito Efraín Silvestre Rangel en su carácter de representante del Partido Acción Nacional, por medio del cual vierte alegaciones como tercero interesado; las mismas se encuentran integradas en autos.

 

 VII.- Concluida que fue la tramitación del juicio y cerrada la instrucción, se formuló el proyecto de sentencia correspondiente; y,

 

 C O N S I D E R A N D O :

 

 PRIMERO.- Esta Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación es competente para conocer y resolver el presente asunto, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 41, fracción IV, y 99, párrafo cuarto, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 186, fracción III, inciso b), y 189, fracción I, inciso e), de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación; así como el artículo 87 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, promovido por un partido político, en contra de una resolución emitida por una autoridad de una entidad federativa que es competente para resolver las controversias que surjan con motivo los comicios electorales locales.

 

 SEGUNDO.- El partido actor hace valer como agravios los siguientes:

 

 "El artículo 41 fracción IV constitucional, establece: "Para garantizar los principios de constitucionalidad y legalidad de los actos y resoluciones electorales, se establecerá un sistema de medios de impugnación en los términos que señalen esta Constitución y la Ley. Dicho sistema dará definitividad a las distintas etapas de los procesos electorales y garantizará la protección de los derechos políticos de los ciudadanos de votar, ser votados y de asociación, en los términos del artículo 99 de esta Constitución".

 En el caso, con la resolución que impugno se vulnera el principio de legalidad y constitucionalidad contenidos en la Constitución Federal, desde el momento en que en la sentencia que se combate se deja de aplicar en forma exacta la ley electoral produciéndose un acto de autoridad carente de la debida fundamentación y motivación como en los párrafos subsecuentes se demostrará.

 Por su parte el numeral 116, fracción IV, inciso b) y d) de la Carta Fundamental, a la letra dicen: "Los poderes de los Estados se organizarán conforme a la Constitución de cada uno de ellos, con sujeción a las siguientes normas: ... IV. Las Constituciones y Leyes de los Estados en materia electoral garantizarán que... b) En el ejercicio de la función electoral a cargo de las autoridades electorales sean principios rectores los de legalidad, imparcialidad, objetividad, certeza e independencia... d) Se establezca un sistema de medios de impugnación para que todos los actos y resoluciones electorales se sujeten invariablemente al principio de legalidad".

 No obstante este imperativo constitucional y a pesar de que efectivamente la ley electoral para el Estado de Querétaro (artículo 5) contemple el principio de legalidad como rector de los actos electorales, no obstante tal principio se ve vulnerado por la sentencia que se reclama en vista de que la misma carece de fundamentación en algunas decisiones, en otras su fundamentación es incorrecta y en la mayoría de los casos su motivación es inadecuada como en los subsecuentes agravios se puntualiza.

 ÚNICO. A foja 2 de su resolución dice la Sala responsable que el recurso de apelación resulta oscuro porque en una parte del recurso sostengo que impugno la elección para la diputación local del Distrito Local VII y en otro apartado refiero otro diverso; sin embargo, tal situación ninguna contradicción debió presentar para la autoridad si tomamos en cuenta que en mi recurso señalé que impugnaba el cómputo realizado por el Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes en lo relativo a la elección de diputado y el único cómputo de este tipo que realizó ese organismo fue el referente a la elección por el Distrito Local Electoral Número XI.

 En otra parte de su resolución dice la responsable que no se puede inferir en qué consiste el acto reclamado en el recurso; sin embargo, el acto reclamado consistió en que el organismo electoral se negó a recibir las protestas que se presentaban y las pruebas que las acreditaban, y que motivaban la nulidad de las casillas que en el propio escrito de agravios cité: el agravio que se hizo consistir en que el Consejo Municipal no analizó las causales de nulidad que mediante mis escritos de protesta hice valer.

 El hecho de que por error me hubiera referido, en el apartado VI de la hoja 2 de mi escrito de apelación, a la elección de ayuntamiento, no era causa suficiente para estimar una confusión y dejar de resolver la controversia porque fui claro al establecer que se impugnaba el cómputo de la elección de diputado hecho por el Consejo Municipal de Ezequiel Montes.

 Al dejar de resolver la controversia, la responsable viola el principio de exhaustividad señalado por el artículo 84 del Código Procesal Civil y, por ende el principio de legalidad.

 Si la responsable estimaba que mi recurso era oscuro o irregular entonces debió dar lugar a la prevención a fin de que hiciera las aclaraciones pertinentes y de no haberlo hecho entonces tener por no interpuesto el recurso, pero no dejar de resolver la controversia bajo el argumento de que era oscura.

 Efectivamente, obvio es que el recurso de apelación que interpuse fue con el objeto de que la Sala entrara al análisis de los argumentos que mencioné en mis escritos de protesta y que incluso referí en el propio recurso, con el objeto de que se nulificara la votación de las casillas que señalé.

 La Sala debió tomar en consideración que en el proceso electoral no existe el reenvío y entonces entrar al estudio de las causales de nulidad que se hicieron valer en los escritos de protesta, porque si se  le hizo saber que el Consejo Municipal se negó a recibir los escritos de protesta, lo menos que podía era analizar los argumentos de esos escritos."

 

 TERCERO.- Ante todo, debe señalarse que en el presente juicio de revisión constitucional electoral se encuentran satisfechos los requisitos esenciales que prevé el artículo 9, párrafo 1, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral; también se reúnen los presupuestos procesales y requisitos de procedencia, establecidos en el artículo 86, fracción I, del ordenamiento legal invocado.

 

 Por otra parte, también cabe precisar que el juicio materia de esta sentencia, está interpuesto por parte legítima, conforme a lo dispuesto en el artículo 88, párrafo 1, de la ley adjetiva antes citada, pues éste solo podrá ser promovido por los partidos políticos, y en el presente caso quien lo hizo es el Partido Revolucionario Institucional, quien además tiene interés jurídico por haberle resultado adversa la resolución que impugna.

 

 Asimismo, el presente juicio está interpuesto por conducto de representante con personería suficiente para hacerlo, tal como lo manifestó la autoridad responsable en su informe circunstanciado.

 

 Igualmente, resulta oportuna la presentación de este medio de impugnación, ya que se promovió dentro del plazo que establece el artículo 8, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, toda vez que la sentencia impugnada se notificó al partido actor, el quince de agosto del año en curso, y el presente juicio de revisión constitucional electoral se presentó el diecinueve de ese mismo mes y año.

 

 Toda vez que en el presente asunto no existe causal de improcedencia hecha valer, ni que de oficio deba ser estudiada, procede entrar al estudio del fondo de la cuestión debatida, no sin antes dejar aclarado que de manera antagónica a lo que aduce el partido político tercero interesado que, con ese carácter compareció al presente juicio de revisión constitucional en materia electoral, el partido político actor en su demanda sí precisó cuales eran los preceptos constitucionales que estimó infringidos por la responsable; pero en el supuesto de que no lo hubiera hecho o de que los hubiera invocado de manera equívoca, esas circunstancias, opuestamente a lo que se pretende, no originan que sus agravios deban estimarse por tal  causa, infundados o inoperantes, ya que la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral no lo contempla así; por el contrario, el párrafo 3 del artículo 23 de dicha ley, previene que: "En todo caso, si se omite señalar los preceptos jurídicos presuntamente violados o se citan de manera equivocada, el órgano competente del Instituto o la Sala del Tribunal Electoral resolverán tomando en consideración los que debieron ser invocados o los que resulten aplicables al caso concreto"

 

 CUARTO.- El estudio de los agravios hechos valer por el partido inconforme permite arribar a las siguientes consideraciones jurídicas:

 

 Como en tales agravios se sostiene, la autoridad emisora de la sentencia reclamada, con desapego al principio de legalidad, rector, entre otros, de todos los actos que realicen las autoridades electorales, consagrado por los artículos 41 fracciones III y IV, así como el 116 fracción IV, inciso d), de la Constitución General del País, estimó, indebidamente, obscuro y confuso el recurso de apelación que hizo valer el partido político actor, ya que como éste lo destaca en sus motivos de inconformidad, la lectura del ocurso mediante el cual se interpuso el medio de impugnación de mérito, permite apreciar cuál era el acto que a través de él, tal partido recurría, si se tiene en cuenta que, como se aduce, en el escrito correspondiente señaló que impugnaba el cómputo realizado por el Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, Querétaro, en lo relativo a la elección de diputado y el único cómputo que realizó ese organismo fue el referente a la elección por el Distrito Local Electoral XI; de modo que, aunque el inconforme en otras partes de su demanda haya hecho alusión al "Distrito Local VII", o a la "elección de Ayuntamiento", estas manifestaciones sólo debieron verse por la autoridad responsable, como meros errores o equivocaciones del promovente, sin trascendencia, en virtud de que la lectura íntegra del ocurso relativo revela, sin lugar a dudas, cual fue, en realidad, la intención del partido impugnante, pues tal lectura permite constatar que dicha intención no fue otra que la de impugnar el cómputo de la elección de diputado efectuado por el Consejo Municipal de Ezequiel Montes, Querétaro; tan es así que, la propia responsable, en el resolutivo primero del fallo cuestionado, confirmó, precisamente, ese cómputo, ya que textualmente dicho punto decisorio dice: "PRIMERO.-  Ante la ausencia de hechos y agravios, se confirma el cómputo parcial de la votación realizado en la sesión del día 9 nueve de julio de 1997 mil novecientos noventa y siete, por el Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, Qro. y relativo a la elección de diputado por el principio de mayoría relativa, así como la expedición de la constancia de mayoría de la propia elección"; habida cuenta que no está por demás indicar que el propio Magistrado ponente, con anterioridad a la emisión del fallo impugnado, perfectamente había identificado el acto recurrido, cuando al admitir el recurso, en lo que interesa, proveyó: "Con el oficio número 17497 de fecha 16 dieciséis de julio del año en curso, recibido en Secretaría el día 16 de los corrientes, suscrito por la C. Secretario Técnico del Consejo Municipal de Ezequiel Montes, Qro., y documentos que se acompañan al mismo, fórmese y regístrese el Toca que corresponda al recurso de apelación interpuesto por el Partido Revolucionario Institucional a través del C. David Velázquez Rangel, en su carácter de representante del partido político recurrente ante el órgano electoral responsable. Recurso de apelación que interpone en contra del cómputo realizado por el Consejo Municipal de Ezequiel Montes, respecto de la elección de diputado por el Distrito Electoral XI. Y en virtud de que de la revisión de los presentes autos no se advierte causa de improcedencia o sobreseimiento, en los términos dispuestos por los artículos 255 y 256 de la Ley Electoral, lo procedente es admitir y se admite el citado medio de impugnación, de conformidad con los artículos..." (foja 94 cuaderno accesorio número 1).

 

 De suerte que, como se alega, no había impedimento alguno para que la responsable examinara y decidiera la controversia planteada; habida cuenta que, tratándose de medios de impugnación en materia electoral, el juzgador debe leer detenida y cuidadosamente el ocurso que contenga el que se haga valer, para que, de su correcta comprensión, advierta y atienda preferentemente a lo que se quiso decir y no a lo que aparentemente se dijo, con el objeto de determinar con exactitud la intención del promovente, ya que sólo de esta forma se puede lograr una recta administración de justicia en materia electoral, al no aceptarse la relación obscura, deficiente o equívoca, como la expresión exacta del pensamiento del autor del medio de impugnación relativo, es decir, que el ocurso en que se haga valer el mismo, debe ser analizado en conjunto para que, el juzgador pueda, válidamente, interpretar el sentido de lo que se pretende; sin que esté por demás puntualizar que su comprensión correcta, no implica alteración ni perfeccionamiento alguno, sino sólo la armonización de sus datos para descubrir su verdadero sentido. Así, si en el caso, de manera errónea se señaló que el acto recurrido se relacionaba con la elección de diputado del Distrito Local Electoral VII, a la vez que, en otra parte se aludió a la "elección de Ayuntamiento", tales errores no impedían a la responsable analizar el fondo de la controversia, por cuanto a que, preponderantemente el impugnante dejó establecido que era lo que constituía la materia de impugnación, más aún si se tiene presente que la propia autoridad que en ese entonces figuró como responsable, al rendir su informe circunstanciado, apreció que aquellas manifestaciones constituían un mero error del accionante, cuando dicha autoridad, en lo que importa, expresó lo que enseguida se transcribe: "Asimismo es de hacerse notar que el recurso de apelación que presenta el partido recurrente lo expresa respecto a la elección de diputado por el VII Distrito Electoral del Estado de Querétaro, y como se hace constar este dato es erróneo, toda vez que el distrito correcto es el No. XI, que comprende el Consejo Municipal de Ezequiel Montes y el Consejo Distrital de Tequisquiapan, Querétaro, corrección que el partido recurrente pretendió realizar el día 13 de julio del año en curso, como consta en su escrito, el cual se anexa al presente..."

 

 Congruente con lo anterior, se impone concluir que fue incorrecto el proceder de la Sala responsable, al declarar inoperantes los agravios argüidos por el inconforme bajo el argumento erróneo de que no podía identificar cuál era el acto recurrido, lo que obliga a esta Sala Superior, con fundamento en lo que dispone el artículo 6, párrafo 3, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, a resolver el asunto planteado a la responsable, con plena jurisdicción, examinando el fondo de la controversia que se hubo sometido a su decisión en el recurso de apelación interpuesto por el propio partido político, contra la resolución dictada el nueve de julio del presente año por el Consejo Municipal Electoral del Municipio de Ezequiel Montes, Querétaro, por medio de la cual declaró la validez de la elección de diputado por el principio de mayoría relativa por el XI Distrito Electoral del mismo Estado de Querétaro y ordenó la expedición de la constancia de mayoría en favor de la fórmula propuesta por el Partido Acción Nacional.

 

 Al efecto, el partido apelante expresó como agravios los que enseguida se transcriben: "De conformidad con los hechos relacionados en los diversos puntos del apartado VIII anterior, considero que la resolución recurrida causa al Partido Revolucionario Institucional los siguientes agravios:

 Con toda claridad, las fracciones VI y VII del artículo 244 de la Ley Electoral del Estado, establecen las causas por las cuales la votación emitida en una casilla puede ser nulificada.

 El artículo 267 de la citada ley señala que, cuando procede, debe formularse escrito de protesta con los requisitos mencionados en el artículo 266 de la misma ley. El primero de los preceptos señala que el escrito de protesta puede ser presentado al inicio de la sesión del cómputo municipal, tal y como yo lo hice, pero tanto el presidente como la secretaria técnica del Consejo Municipal señalado como órgano electoral responsable no recibieron los escritos con la única razón de que ni derecho había precluido lo que no era verdad.

 Al no haberse recibido los escritos de protesta, no se analizaron dentro de la sesión del cómputo las irregularidades que se hacían valer en dichas protestas y de haberse analizado, seguramente se habría determinado en base a lo que disponen las fracciones VI y VII del artículo 244 que la votación en las casillas 123 básica, 125 básica, 134 básica, 134 extraordinaria, 136 básica la votación emitida en dichas casillas debían nulificarse.

 Pero al no haberse admitido los escritos de protesta formulados por el partido que represento, no se analizaron las causas de nulidad de la votación y por lo mismo el resultado del cómputo se declaró válido, causando agravio contra el Partido Revolucionario Institucional, por violación de los artículos que se señalan en este apartado de agravios y en el apartado correspondiente de este escrito, procede por lo tanto, revocar la resolución dictada por el Consejo Municipal de Ezequiel Montes, Querétaro, en la que se declara válido el cómputo realizado para la elección de diputados por el principio de mayoría"; y en los antecedentes del caso relató los que enseguida se transcriben: "PRIMERO.- El día 9 del presente mes, en el local en que se encuentra el domicilio del órgano electoral señalado como responsable, se realizó la sesión del cómputo de la votación emitida en la jornada electoral del día 6 de julio de 1997, para elegir la fórmula de diputados de mayoría relativa del VII Distrito Electoral del Estado de Querétaro.

 SEGUNDO.- Antes de dar inicio a la sesión y de conformidad con lo que dispone el artículo 267 de la Ley Electoral del Estado, el suscrito en calidad de representante del Partido Revolucionario Institucional, ante el citado Consejo, presenté ante la C. Lic. Evelia Trejo Rendón, secretaria técnica del multicitado Consejo, y en presencia del C. Jorge Almaraz Feregrino, presidente del mismo Consejo un total de 5 cinco escritos que contenían la protesta que el partido que represento formulaba en contra de diversos incidentes ocurridos durante la jornada electoral del día 6 del presente mes de julio.

 TERCERO.- El objeto de presentar los escritos de protesta con toda oportunidad, fue para el efecto de que fueran analizados durante la sesión del cómputo para la elección de ayuntamiento que estaba por iniciarse.

 En forma reiterada, en las casillas respecto de las cuales se formulaba la protesta, se detectó en forma fehaciente, que los militantes del Partido Acción Nacional, realizaron diversos actos que presionaban en forma grave, no solamente a los electores, sino a los integrantes de las mesas directivas de las casillas, para que la votación se realizara precisamente a favor del Partido Acción Nacional, o que, en multitud de casos, se permitiera que votaran personas que no se encontraban en la lista nominal.

 La Lic. Evelia Trejo Rendón, me indicó que ya no era tiempo de presentarlos, que debieron presentarse las protestas ante la mesa directiva de las casillas el día de la elección y al terminar el escrutinio, para que dichas protestas se incluyeran en los paquetes electorales.

 Me indicó que por no haberse presentado, nuestros derechos habían precluido.

 Le hice mención que el artículo 267 de la Ley Electoral del Estado, establecía que los escritos de protesta podían presentarse antes del inicio de la sesión de cómputo, pero volví a recibir la misma contestación, que el derecho de mi partido ya estaba precluido misma contestación que volvió a dar el Dr. Alejandro Olvera Rosa, que hizo la misma petición que también recibió como respuesta que ya no podían recibirse los escritos de protesta, pues el derecho estaba precluido.

 Adjunto al presente los escritos de referencia.

 CUARTO.- Durante la sesión del cómputo en el Consejo Electoral Municipal de Ezequiel Montes y en base a lo que dispone el artículo 148 fracción III, pretendí hacer valer las irregularidades que contenían las actas y los paquetes electorales y que se derivaban precisamente de las causas que se mencionaban en los escritos de protesta que no se me recibieron.

 Ante este alegato, tanto el presidente como el secretario técnico del Consejo Electoral Municipal de Ezequiel Montes, Querétaro, me exigían que presentara las actas respecto de las cuales yo alegaba irregularidades.

 Les respondía que esas actas se encontraban en poder del propio Consejo y que era sencillo consultarlas, a lo cual se negaron en forma permanente.

 QUINTO.- Ante las circunstancias antes expresadas y de las irregularidades que se desprendían de las actas y de los paquetes electorales, solicité en los términos de la fracción III del artículo 148 que se procediera a realizar el cómputo y que con base en el mismo, se determinara si era procedente o no declarar la nulidad de la votación en cada una de las casillas en las que la protesta que presenté en tiempo no fue admitida.

 La contestación que se daba a mis peticiones era, que lo que yo alegaba era irrelevante y que por lo mismo no procedía.

 Ni siquiera se hizo constar en el acta de escrutinio mis manifestaciones y mis alegaciones, ni mucho menos las contestaciones que se daban a las mismas por parte del presidente y del secretario técnico del Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, Querétaro.

 SEXTO.- Fue gravemente parcial hacia el Partido Acción Nacional, la conducta observada por el presidente y el secretario técnico del Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, al que se señala como órgano electoral responsable, circunstancias que tuvieron como consecuencia el que no se analizaran nuestras protestas y que nos dejaran en completo estado de indefensión.

 SEPTIMO.- Al no haberse admitido nuestras protestas, no se analizaron los incidentes que estimamos elementaban causas de nulidad que necesariamente debieron traer como consecuencia la declaración de la nulidad de la votación emitida en las casillas que se mencionan en el apartado VII de este escrito sobre el cómputo que se impugna.

 Acompañamos al presente escrito, el testimonio de la escritura pública número 1972, que contiene acta notarial levantada por el C. Lic. Salvador Cuevas Alvarez, Notario Público Adscrito a la Notaría Número 2 de Cadereyta de Montes, Qro., en el que se documenta, mediante interpelación notarial que se hizo a multitud de electores la presión a la que fueron sometidos por diversas personas identificadas todas ellas como militantes del Partido Acción Nacional.

 OCTAVO.- Al no haberse analizado nuestras protestas, el cómputo para la elección de diputados de mayoría efectuado el 9 del presente mes por el Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, Querétaro, concluyó aprobando en forma por demás ilegal la votación emitida."

 

 Pues bien, debe considerarse que tales agravios son inoperantes, aunque no por las razones que externó la responsable, sino por las que en la presente ejecutoria se vierten.

 

 Así es, en principio cabe dejar aclarado que son inoperantes los agravios transcritos, expuestos por el apelante y cuyo estudio pretendió realizara la autoridad de instancia, en los que alega que el Consejo Municipal de Ezequiel Montes, Querétaro, a través, respectivamente, de su secretario técnico y su presidente (licenciada Evelia Trejo Rendón y doctor Alejandro Olvera Rosa), no le recibió los escritos de protesta relativos a los incidentes que afirma ocurrieron el seis de julio último, durante la jornada electoral en las casillas que especificó, y de cuya votación recibida en tales casillas pidió su nulidad, porque, agrega, se le indicó tales protestas debió formularlas ante las mesas directivas de casilla  y como no lo había hecho así, se le comunicó que su derecho había precluido. Como se dijo, tales agravios devienen inoperantes, dado que, independientemente de que en autos no hay prueba alguna que revele indiciariamente, mucho menos de manera plena, que, en verdad, el partido inconforme trató de presentar ante funcionarios del Consejo Municipal citado, antes de que diera inicio el cómputo de la elección que impugna, los escritos de protesta a que alude, lo importante en el caso estriba en que, la presentación de tales escritos de protesta ante el mencionado Consejo constituye un acto que resulta intrascendente, si se tiene en cuenta que opuestamente al sentir del apelante, la protesta en la sesión de cómputo municipal, no constituye un requisito básico de procedibilidad del recurso de apelación, en tanto que, el artículo 148 de la Ley Electoral del Estado de Querétaro, dispone, en lo que al caso interesa, que: "148. El cómputo a que se refiere el artículo anterior se sujetará al procedimiento siguiente: ... IV. Los partidos políticos interesados harán valer en la sesión de cómputo, las causas de nulidad que contempla el artículo 244 de esta ley y el Consejo estará facultado para anular la votación correspondiente"; esto es, del contenido de tal precepto no se advierte que las irregularidades ocurridas en las casillas durante la jornada electoral, deban protestarse en la sesión del cómputo municipal, para que después válidamente puedan alegarse las causales de nulidad al promoverse el recurso de apelación, ya que la transcrita norma ningún imperativo contiene en ese sentido; más bien, lo que contempla es una facultad que otorga a los partidos que se sientan agraviados en sus intereses para hacer valer las causas de nulidad que prevé el artículo 244 de la propia ley, otorgando al Consejo facultad para anular la votación correspondiente, lo que es acorde al contenido de lo que establece el diverso artículo 265 de la propia ley, en el sentido de que cuando en el recurso de apelación se impugnen los resultados obtenidos en el escrutinio y cómputo de las mesas de casilla, por irregularidades durante la jornada electoral, los representantes de los partidos políticos podrán presentar escritos de protesta; cuya disposición también es congruente con las que contienen el artículo 258 fracción VII y 267 de la propia codificación, en virtud de que el primero de estos últimos preceptos indica que los promoventes de los recursos tienen la obligación de expresar por escrito los agravios, los que deberán estar vinculados a las impugnaciones hechas en el escrito de protesta en su caso y el último, que el escrito de protesta podrá presentarse ante la mesa directiva de casilla al término del escrutinio y cómputo o bien ante el Consejo Distrital o Municipal correspondiente, antes de dar inicio la sesión de cómputo. Es decir, que de lo que disponen tales normas jurídicas, es fácil colegir que la presentación del escrito de protesta contra las irregularidades advertidas en la recepción de la votación en las casillas durante la jornada electoral, tiene carácter optativo para los partidos políticos, por lo que debe entenderse que la presentación de dichos escritos de protesta no constituye un requisito de procedibilidad para la interposición del recurso de apelación, dado que, como el legislador ha utilizado, cuando se refiere al escrito de protesta, el verbo "podrá", ello quiere decir que, de acuerdo con su significado gramatical, no resulta un imperativo su agotamiento, más aún si se tiene presente que el artículo 255 de la propia Ley Electoral no incluye entre las causas de desechamiento de los recursos, naturalmente incluido el de apelación, la falta de presentación de escritos de protesta, todo lo cual, pone de manifiesto que al ser optativa la presentación del multicitado escrito de protesta, su ausencia de recepción, de ser verídica y de que hubo la presentación oportuna, no podría motivar la falta de estudio de los agravios enderezados para lograr la nulidad de la votación recibidas en las casillas que especificó el inconforme en la apelación; empero, es de destacarse, que, de todas suertes, la lectura de los agravios hechos valer en el recurso de apelación, resultan inoperantes, porque de cualquier manera son deficientes para obtener el fin pretendido, si se tiene en cuenta que los motivos de inconformidad expresados no reúnen las características de un agravio, en el sentido estricto del concepto, en tanto que, para que un agravio se encuentre debidamente constituido debe contener razonamientos lógicos jurídicos en relación directa e inmediata en las causas de nulidad que se considere se actualizaron en las diferentes casillas, en concordancia necesaria con los dispositivos legales que se estimen infringidos, de manera tal que lleguen a establecer la contravención de los preceptos que al respecto se invoquen; por tanto, su expresión es indispensable para que sea factible examinar los vicios o irregularidades que pudieron acontecer el día de las elecciones, sobre todo, si se tiene en cuenta que, en casos como el presente, no puede analizarse, oficiosamente, si los actos recurridos se encuentran o no ajustados a derecho, en virtud de que la ley electoral aplicable no contempla la suplencia de los agravios deficientes, siendo que, en el justiciable, a las manifestaciones propuestas por el actor en la citada apelación, no pueden tenérseles como verdaderos agravios, en virtud de que no especificó, en forma alguna, las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que pudieron haber ocurrido los hechos a que quiso referirse y que desde su punto de vista estima viciaron la jornada electoral, es decir, no mencionó en cuáles de las casillas a que aludió existió presión sobre la mesa directiva y los electores y en cuáles se dejó votar a personas que no se encontraban en la lista nominal, pues sobre el particular sólo hizo esa manifestación genérica y ello constituye un impedimento para que se aborde el estudio pretendido por el inconforme, sobre todo, que no puede pasar inadvertido que conforme al artículo 264, fracción IV de la Ley Electoral del Estado de Querétaro, el interesado, al promover el recurso de apelación, deberá: "expresar con claridad los agravios que estima le causa el acto impugnado", lo que quiere decir, que en atención a lo que estatuye tal norma jurídica, el recurrente debió precisar las irregularidades que, en su concepto, se cometieron durante la jornada electoral en cada una de las casilllas impugnadas, en el caso que, según su dicho, existió presión sobre los funcionarios de la mesa directiva y sobre los propios electores para favorecer al Partido Acción Nacional y que además se dejó votar a un elevado número de ciudadanos que no se encontraban en la lista nominal; como se decía, debió precisar en cuáles de las casillas se cometió una u otra de las irregularidades mencionadas, lo que como ya se dijo, no hizo el partido actor en el recurso de apelación que precedió este juicio; a lo que debe añadirse, por último, que si en el recurso de apelación el recurrente no hizo valer de manera adecuada los agravios que le causaba la resolución recurrida, por cuanto a que, como se anotó en líneas atrás, no especificó en cuáles de las casillas que mencionó se dejó votar a personas que no se encontraban en la lista nominal y en cuáles existió presión sobre la mesa directiva y los electores, omitiendo, en todo caso, relatar en qué consistió la presión a que trató de aludir, dando a conocer las circunstancias de modo, tiempo y lugar, que pudieron entornar las irregularidades a que genéricamente hizo referencia, ello impide que no pueda examinarse el material probatorio obrante en autos, como son el acta de la sesión de cómputo preliminar correspondiente al Distrito XI del Estado de Querétaro, los escritos de protesta de diversas casillas; las actas de jornada electoral y de escrutinio y cómputo de diversas casillas, así como la documental que ofreció en apoyo de sus pretensiones, consistente en la escritura pública número 1972, relativa al acta levantada por el Notario Público Adscrito a la Notaría número 2 de Cadereyta de Montes, Querétaro, que contiene declaraciones rendidas el once de julio del año en cita, ante el federatario público mencionado, por diversas personas, por solicitud que formulara David Velázquez Rangel (representante del partido recurrente), dado que, ese material probatorio, no puede examinarse si se tiene presente que, como ya se dijo, los agravios hechos valer por el apelante, por genéricos e imprecisos fueron deficientes, siendo que, para que pueda emprenderse el análisis de las pruebas que acrediten determinados hechos, quien las proponga primero debe relatar los hechos concernientes, o sea, que, primero debe de cumplirse con la carga procesal de la afirmación para después satisfacer la de la comprobación y si no se llena la primera ello trae como consecuencia que falte la materia misma de la prueba y, por ende, que las que se rindan ningún beneficio puedan redituar al oferente. 

 

 Así las cosas, aun cuando hubiera sido erróneo el argumento que utilizó la responsable para confirmar las determinaciones del Consejo Municipal Electoral de Ezequiel Montes, Querétaro, recurridas en apelación, como de todas formas, los agravios hechos valer en tal recurso devienen inoperantes, ello origina que la conclusión a la que arribó la responsable no puede considerarse ilegal, y que, por tanto, la resolución impugnada deba confirmarse, lo que hace que los motivos de inconformidad argüidos en el presente juicio de revisión constitucional electoral, al final de cuentas, también deban declararse inoperantes y ello motiva, como se dijo, la confirmación del fallo impugnado.

 

 Por lo expuesto y fundado, SE RESUELVE:

 

 UNICO.-  Se confirma la resolución pronunciada por la Sala Electoral del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro, el quince de agosto de mil novecientos noventa y siete, dentro del Toca Electoral 17/97, formado con motivo del recurso de apelación interpuesto por el Partido Revolucionario Institucional.

 

 NOTIFIQUESE al Partido Revolucionario Institucional, por correo certificado dirigido al domicilio ubicado en Cinco de Mayo número 251, Centro de la Ciudad de Querétaro, Querétaro, en virtud de que no señaló domicilio en esta Ciudad de México, Distrito Federal, para oír notificaciones; al Partido Acción Nacional personalmente, en la casa marcada con el número 812 de la calle Angel Urraza, Colonia del Valle, Delegación Benito Juárez, en esta Ciudad de México, Distrito Federal, conjunta o separadamente a los autorizados para tales efectos Licenciados José Ignacio Fernández, Julio Sentiés Laborde, César Gustavo Jáuregui Moreno, Ricardo del Río Trejo y Alfonso Rodríguez Sánchez; por oficio, a la autoridad responsable, acompañando copia certificada de esta sentencia, así como los originales de los expedientes respectivos y demás documentación inherente; en su oportunidad, archívese el presente expediente como total y definitivamente concluido.

 

 Así, por unanimidad de votos, lo resolvieron y firmaron los señores Magistrados José Luis de la Peza, Leonel Castillo González, Eloy Fuentes Cerda, Alfonsina Berta Navarro Hidalgo, quien fue la ponente, José Fernando Ojesto Martínez Porcayo, José de Jesús Orozco Henríquez y Mauro Miguel Reyes Zapata, quienes integran la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ante el Secretario General de Acuerdos que da fe.

 

 

 

PRESIDENTE DE LA SALA SUPERIOR

MAGISTRADO

 

JOSE LUIS DE LA PEZA

 

 

 

 

 

 

MAGISTRADO

 

LEONEL CASTILLO GONZALEZ

MAGISTRADO

 

ELOY FUENTES CERDA

 

 

 

 

 

 

MAGISTRADA

 

ALFONSINA BERTA NAVARRO HIDAGO

MAGISTRADO

 

JOSE FERNANDO OJESTO MARTINEZ PORCAYO

 

 

 

 

 

 

MAGISTRADO

 

JOSE DE JESUS OROZCO HENRIQUEZ

MAGISTRADO

 

MAURO MIGUEL REYES ZAPATA

 

 

 

 

 

 

SECRETARIO GENERAL DE ACUERDOS

 

FLAVIO GALVAN RIVERA