JUICIO DE REVISIÓN CONSTITUCIONAL ELECTORAL.

 

EXPEDIENTE: SUP-JRC-406/2000.

 

ACTOR: PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL.

 

AUTORIDAD RESPONSABLE: TRIBUNAL ELECTORAL DEL ESTADO DE MORELOS.

 

MAGISTRADO PONENTE: LEONEL CASTILLO GONZÁLEZ.

 

SECRETARIO: JESÚS EDUARDO HERNÁNDEZ FONSECA.

 

 

 

 México, Distrito Federal, a veintiséis de octubre del año dos mil.

 

 VISTO para resolver el juicio de revisión constitucional electoral SUP-JRC-406/2000, promovido por el Partido Revolucionario Institucional, a través de su representante Jesús Zavaleta Castro, contra la resolución dictada por el Tribunal Electoral del Estado de Morelos, en el recurso de inconformidad TEE/035/00-02, el veinticinco de septiembre del presente año,

 

 R E S U L T A N D O :

 

 PRIMERO. Acto electoral impugnado. El dos de julio del año en curso, en el Estado de Morelos se celebró la elección para elegir a los miembros del ayuntamiento de Tlaltizapán, Morelos.

 

 El día cinco siguiente, el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán realizó el cómputo municipal de la elección del Ayuntamiento, con los resultados siguientes:

 

PARTIDO

RESULTADOS

CON NÚMERO

CON LETRA

PAN

3,916

TRES MIL NOVECIENTOS DIECISÉIS

PRI

5,987

CINCO MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y SIETE

ALIANZA POR MORELOS

6,509

SEIS MIL QUINIENTOS NUEVE

PT

187

CIENTO OCHENTA Y SIETE

PVEM

105

CIENTO CINCO

PCM

109

CIENTO NUEVE

PARM

29

VEINTINUEVE

PDS

13

TRECE

PAS

8

OCHO

NO REGISTRADOS

9

NUEVE

VOTOS NULOS

413

CUATROCIENTOS TRECE

VOTACIÓN TOTAL

17,285

DIECISIETE MIL DOSCIENTOS OCHENTA Y CINCO

 

 Declaración de validez de la elección y expedición de constancia de mayoría. En la misma sesión, que concluyó el seis siguiente, el Consejo Municipal Electoral hizo la declaración de validez de la elección y extendió la constancia de mayoría a la planilla de candidatos propuesta por la coalición Alianza por Morelos.

 

 SEGUNDO. Recurso de inconformidad. El diez de julio, el Partido Revolucionario Institucional promovió recurso de inconformidad contra el cómputo municipal, la declaración de validez de la elección, la expedición y entrega de la constancia de mayoría a la planilla de candidatos propuesta por la coalición Alianza por Morelos, por considerar que es nula la votación recibida en las catorce casillas que enseguida se mencionan, por las causas que se ilustran en el siguiente cuadro, de las cuales la precisada doceavo lugar no existe.

 

CASILLA

CAUSAS DE NULIDAD

1.                               

707-B

ERROR O DOLO.

2.                               

707-C1

ERROR O DOLO.

3.                               

708-B

ERROR O DOLO.

IRREGULARIDADES GRAVES.

4.                               

708-C1

ERROR O DOLO.

5.                               

708-C2

ERROR O DOLO.

6.                               

709-C1

ERROR O DOLO.

IRREGULARIDADES GRAVES.

7.                               

710-C1

ERROR O DOLO.

8.                               

710-C2

ERROR O DOLO.

9.                               

711-B

ERROR O DOLO.

10.                           

711-C1

ERROR O DOLO.

11.                           

723-C1

ERROR O DOLO.

IRREGULARIDADES GRAVES.

12.                           

723-C2

ERROR O DOLO.

13.                           

726-B

ERROR O DOLO.

IRREGULARIDADES GRAVES.

14.                           

732-B

ERROR O DOLO.

 

 Este recurso se registró con el número TEE/035/00-02 ante el Tribunal Electoral del Estado de Morelos.

 

 Ampliación. Mediante ocurso presentado ante el tribunal responsable, el veintiocho de agosto del presente año, el Partido Revolucionario Institucional amplió el recurso de inconformidad para aducir como hecho superveniente la inelegibilidad de los candidatos a presidente municipal propietario y suplente de la planilla propuesta por la coalición Alianza por Morelos, escrito con el que la autoridad responsable ordenó dar vista al tercero interesado y a la autoridad administrativa electoral.

 

 El quince de septiembre del presente año, el Tribunal Electoral del Estado de Morelos llevó a cabo la apertura de los paquetes electorales relativos a las casillas impugnadas.

 

 Sentencia. El veinticinco del mencionado mes, el órgano jurisdiccional responsable dictó sentencia en el recurso referido, en el cual, por una parte, estimó infundados los agravios formulados en el escrito inicial y, por otra, consideró que el libelo de ampliación del medio de impugnación original era notoriamente improcedente, desechándolo de plano; sin embargo, resolvió sobre la elegibilidad de los candidatos a presidente propietario y suplente referidos, desestimando tal pretensión; en consecuencia, confirmó el cómputo, la declaración de validez de la elección y la entrega de las constancias de mayoría impugnados.

 

 Esta resolución se notificó personalmente al partido actor el veintisiete de septiembre.

 

 TERCERO. Juicio de Revisión Constitucional Electoral. Inconforme con tal resolución, el Partido Revolucionario Institucional promovió juicio de revisión constitucional electoral, mediante escrito presentado el primero de octubre del año en curso.

 

 El tribunal responsable remitió a esta Sala Superior el escrito que contiene el medio de impugnación, con los autos originales del expediente origen del presente juicio, el informe circunstanciado, y posteriormente, el escrito del tercero interesado

 

 El presidente de la Sala Superior turnó el expediente al magistrado Leonel Castillo González, para su sustanciación, quien lo radicó el seis de octubre.

 

 El veinticinco de octubre del presente año se admitió a trámite la demanda y, por estimar que el expediente se encontraba debidamente integrado, se declaró cerrada la instrucción, con lo que quedó en estado de dictar sentencia.

 

C O N S I D E R A N D O :

 

 PRIMERO. Jurisdicción y competencia. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ejerce jurisdicción, y la Sala Superior es competente, para conocer y resolver los presentes asuntos, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 99, párrafo cuarto, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 186 fracción III inciso b), y 189 fracción I inciso e), de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, y 87 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, por tratarse de un juicio de revisión constitucional electoral, promovido contra una resolución de una autoridad jurisdiccional local, respecto de un acto surgido en el proceso de elección de Ayuntamientos en el Estado de Morelos.

 

 SEGUNDO. Por encontrarse dentro del supuesto previsto en el artículo 17, apartado 4, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, se tiene a la coalición Alianza por Morelos, por conducto de su representante Guadalupe Olivares Mendiola, como tercera interesada.

 

 TERCERO. Requisitos de la demanda. En este juicio de revisión constitucional electoral se encuentran satisfechos los requisitos del artículo 9 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, ya que se presentó ante la autoridad responsable y cumple las exigencias formales para su promoción, establecidas en tal precepto, como son, el señalamiento del promovente, el del domicilio para recibir notificaciones, la identificación del acto o resolución impugnados y de la autoridad responsable, la mención de los hechos y agravios que les causa la resolución impugnada, el ofrecimiento y aportación de pruebas y el asentamiento del nombre y de la firma autógrafa del promovente de la demanda.

 

 Presupuestos procesales y requisitos especiales de procedibilidad. Estos requisitos también están reunidos, como se verá a continuación.

 

 Oportunidad. La demanda se presentó dentro de los cuatro días que fija el artículo 8 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, pues la resolución impugnada se notificó al Partido Revolucionario Institucional, el veintisiete de septiembre del año en curso, y la demanda de juicio de revisión constitucional electoral se presentó el primero de octubre.

 

 Legitimación. El juicio de revisión constitucional electoral fue promovido por parte legítima, conforme a lo previsto por el artículo 88, apartado 1, inciso b), de la ley en cita, ya que el actor es un partido político, y quien promueve a su nombre tiene personería, ya que fue la persona que interpuso el medio de impugnación jurisdiccional electoral al cual recayó la resolución impugnada.

 

 Actos definitivos y firmes. El requisito de definitividad y firmeza previsto en el artículo 99, párrafo cuarto, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y que se desarrolla en el artículo 86, apartado 1, incisos a) y f), de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, al reiterar, por una parte, que los actos o resoluciones impugnables en el juicio de revisión constitucional electoral deben ser definitivos y firmes, y por la otra, que para la promoción de dicho proceso tienen que haberse agotado, en tiempo y forma, todas las instancias previas establecidas por las leyes, en virtud de las cuales se pudieran haber modificado, revocado o anulado, se encuentra satisfecho.

 

 Ciertamente, la razón lógica y jurídica de la anterior exigencia constitucional y legal estriba en el propósito, claro y manifiesto, de hacer del juicio de revisión constitucional electoral un medio de impugnación excepcional y extraordinario, al que sólo se pueda ocurrir cuando el acto o resolución de que se trate no sea susceptible de revocación, nulificación o modificación, ya sea porque no se pueda hacer oficiosamente por parte de la propia autoridad emisora, de su superior jerárquico o de alguna otra autoridad local competente para ese efecto, o porque no existan medios ordinarios para conseguir la reparación plena de los derechos o prerrogativas en los que se hubieran visto afectados, ya porque no estén previstos por la ley, porque los contemplados en ella sean insuficientes para conseguir cabalmente ese propósito reparador, o porque los previstos y suficientes hubieran sido promovidos o interpuestos sin éxito para el afectado. Este razonamiento se ve corroborado con el texto del inciso f) del apartado 1 del artículo 86 de la invocada Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, en donde no sólo se exige que se agoten oportuna y formalmente las instancias previas establecidas por las leyes para combatir los actos o resoluciones electorales, sino que expresa y enfatiza que esas instancias previas deben ser aptas para modificar, revocar o anular los actos o resoluciones lesivos de derechos.

 

 Con relación a la resolución impugnada en el juicio de revisión constitucional electoral, no se encuentra disposición o principio jurídico alguno en la legislación electoral del Estado de Morelos, de donde se desprenda la autorización a alguna autoridad de esa entidad, para revisar y, en su caso, revocar, modificar o nulificar oficiosamente el acto impugnado. Tampoco se advierte que sea procedente algún recurso previsto en el Código Electoral para el Estado de Morelos, ya que de conformidad con lo establecido en el artículo 208, segundo párrafo, de dicha ley, el tribunal responsable es competente para conocer y resolver de manera definitiva y firme las impugnaciones que se presenten en las distintas etapas del proceso electoral, de modo que es evidente la cabal satisfacción del requisito en comento.

 

 Actos que violen algún precepto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El requisito en cuestión debe estimarse satisfecho, porque en la demanda de juicio de revisión constitucional electoral se aducen agravios tendentes a demostrar la violación al artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

 La violación reclamada puede ser determinante para el resultado final de la elección. Este requisito se satisface, pues de acogerse los agravios expuestos relacionados con la inelegibilidad del presidente municipal propietario y suplente electos en el Municipio de Tlaltizapán, traería como consecuencia que las personas elegidas no pudieran ocupar tales cargos, con lo que se alteraría el resultado de la elección impugnada.

 

 La reparación solicitada es factible, porque conforme al artículo 115, fracción III, quinto párrafo, de la Constitución política del Estado Libre y Soberano de Morelos, el ejercicio de los ayuntamientos electos iniciará el primero de noviembre del presente año, por lo que es claro que la reparación solicitada se puede realizar antes de esa fecha.

 

 CUARTO. La resolución impugnada es del tenor siguiente:

 

C O N S I D E R A N D O

 

“PRIMERO.- Este Tribunal Estatal Electoral del Estado de Morelos, es competente para conocer y resolver el presente recurso de inconformidad como lo dispone el artículo 23 de la Constitución Política del Estado de Morelos, y los artículos 3, 208, 227 fracción II inciso A) y 229 del Código Estatal Electoral.

 

SEGUNDO.- El recurrente tiene debidamente acreditada la personalidad con la que actúa, e interpuso el recurso dentro del término legal y satisfizo todos los requisitos establecidos por la ley de la materia.

 

TERCERO.- Tomando en cuenta el orden preferente que revisten las causales de improcedencia y sobreseimiento regulados por el artículo 255 del Código Electoral para el Estado de Morelos, por ser cuestión de orden público lo aleguen o no las partes, es deber de este órgano jurisdiccional analizarlas en forma previa al fondo del asunto, toda vez que de ser acreditada alguna se traduciría en impedimento jurídico para analizar y dirimir la cuestión planteada; al advertir que el representante de la coalición Alianza por Morelos, presentó un escrito con fecha treinta y uno de agosto del año en curso, en el que impugna la personalidad del representante del Partido Revolucionario Institucional, JESÚS ZAVALETA CASTRO, por cuyo conducto se interpuso el recurso de inconformidad, argumentando que dicha persona no se encuentra legitimada, toda vez que quien le otorga tal personalidad que es el SR. PABLO OLIVETTO HERNÁNDEZ, carece de atribuciones para hacer tal designación, pues en el Consejo Estatal Electoral del Instituto Estatal Electoral no se ha recibido ningún oficio que así lo acredite ante ese cuestionamiento este Tribunal Electoral, considera que esa supuesta falta de personalidad del representante del partido recurrente, debió de haberse hecho valer en momento oportuno, y no en el momento procesal que nos ocupa.

 

Así las cosas el Consejo Municipal Electoral reconoció personalidad al representante del partido recurrente como consta en el informe circunstanciado, que de acuerdo a lo previsto por el artículo 246 del Código Electoral para el Estado de Morelos en su último párrafo, señala que deberá de expresar si el promovente del recurso o del escrito del tercero interesado, tiene reconocida su personería, tal y como ocurre en el presente asunto, ya que del informe circunstanciado se desprende que el Secretario del Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos, refiere que el C. JESÚS ZAVALETA CASTRO, sí tiene debidamente acreditada su personalidad ante el Consejo Municipal Electoral, por lo que ante tal evidencia, se procede a desechar la solicitud del tercero interesado en los términos del artículo 215 fracción II del código de la materia, por ser ésta una atribución del pleno, y por considerar que la solicitud de la promovente es del todo improcedente ya que de autos se desprende que el representante del partido político recurrente sí tiene legal y debidamente acreditada su personería ante el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos.

 

Al no existir ninguna otra causal de improcedencia o sobreseimiento, se tiene por interpuesto en tiempo y forma el presente recurso de inconformidad, por lo que es procedente el estudio y resolución de la controversia planteada.

 

CUARTO.- El impetrante en su escrito de hechos y agravios produce una relatoria genérica e imprecisa, en relación a circunstancias que la propia ley postula por cuanto hace a los requisitos de legalidad, certeza y objetividad, pero sin adminicular tales requisitos legales, que debe cumplir la autoridad electoral, con hechos concretos que se puedan ubicar en tiempo y lugar como irregularidades, cuestiones éstas que puntualiza en el capítulo de hechos numerales 1, 2, 3, 4 y 5 de su escrito, y los cuales no pueden considerarse como antecedentes de los casos específicos que más adelante señala precisando con incisos las casillas que impugna; es por eso que no se puede entrar a un análisis específico de tales puntos de hechos y en torno a los mismos, se puede afirmar que los actos llevados a cabo tanto por los funcionarios de las casillas aludidas, y los integrantes del Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos estuvieron estrictamente apegados a la ley y dieron cumplimiento pleno a los principios de legalidad, certeza y objetividad.

 

Señala el impetrante en el hecho uno de su escrito inicial, lo siguiente:

 

1. CON FECHA DOS DEL MES DE JULIO DEL PRESENTE AÑO DOS MIL, SE CELEBRARON ELECCIONES PARA AYUNTAMIENTOS EN EL ESTADO, SIN QUE HUBIESE CONVOCATORIA POR PARTE DEL PODER LEGISLATIVO DEL ESTADO, PERO EN LA QUE TODOS LOS PARTIDOS ACUDIMOS, CON SUS CANDIDATOS Y REGISTRAMOS LAS FÓRMULAS CORRESPONDIENTES PARA PRESIDENTES MUNICIPALES Y SÍNDICOS, Y LA PLANILLA DE REGIDORES, COMO LO MARCA LA LEY ELECTORAL PARA EL ESTADO DE MORELOS.

Al respecto el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos únicamente señaló en su informe circunstanciado:

1. EL DOS DE JULIO SE CELEBRARON LAS ELECCIONES PARA AYUNTAMIENTO EN EL MUNICIPIO DE TLALTIZAPÁN, EN ESTE PUNTO EL REPRESENTANTE DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL, AFIRMA NO HABER CONVOCATORIA POR EL PODER LEGISLATIVO DEL ESTADO PARA LLEVAR A EFECTO ESTOS COMICIOS.

 

Se procede a analizar el hecho que nos ocupa, basándonos para tal efecto en lo que señala la Constitución Política del Estado de Morelos, en los artículos 23 fracción III y 40 que preceptúa lo siguiente:

 

ARTÍCULO 23.- Los procesos electorales del Estado se efectuarán conforme a las bases que establece la presente Constitución y las leyes de la materia, y se sujetarán a los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, equidad, objetividad y profesionalismo.

 

Las elecciones de los poderes Legislativo, Ejecutivo y de los Ayuntamientos se realizarán en las mismas fechas en que se efectúen las federales.

 

I.- ...

II.- ...

III.- La organización, dirección y vigilancia de las elecciones en el Estado y los procesos plebiscitarios y de referéndum; estarán a cargo de un organismo público autónomo denominado Instituto Estatal Electoral, autoridad en la materia, en cuya participación participan los Poderes Ejecutivo y Legislativo del Estado, los partidos políticos y los ciudadanos. Tendrá carácter permanente, personalidad jurídica y patrimonio propio, así como las facultades que le señale la presente Constitución y la ley. El Consejo de Participación ciudadana coadyuvará con el Instituto Estatal Electoral en la calificación de procedencia o improcedencia de las solicitudes del plebiscito o referéndum que se presenten.

 

El Instituto Estatal Electoral dispondrá de los medios necesarios para brindar el servicio profesional electoral.

IV.- ...

V.- ...

VI.- ...

VII.- ...

VIII.- ...

 

Artículo 40. Son facultades del Congreso:

 

XXXIV.- Convocar a elecciones de gobernador y del Congreso del Estado, salvo lo dispuesto en el artículo 56, fracción IV de esta Constitución.

Artículo 56. Son atribuciones de la Diputación Permanente:

 

... ...

 

IV.- Nombrar Gobernador interino en el caso de la fracción anterior;

 

Con base en lo anterior es improcedente lo expresado por el recurrente, toda vez que dicha Constitución Política del Estado señala expresamente que la organización, dirección y vigilancia de las elecciones en el Estado, “Estarán a cargo de un organismo público autónomo denominado Instituto Estatal Electoral”, por lo tanto dicho organismo es responsable de lanzar la convocatoria a elecciones tal y como ocurrió en el asunto que nos ocupa, toda vez que en el Periódico Oficial Tierra y Libertad, órgano del Gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos de fecha doce de abril del año dos mil, 6ª. Época, número 4044, en la página 93, que obra agregado a los presentes autos, y al cual se le concede pleno valor probatorio por ser un instrumento público, atendiendo a los principios de la lógica de la sana crítica y de la experiencia a que se refiere el artículo 258 de la ley de la materia respecto a la autenticidad o veracidad de los hechos que se consignan, el Instituto Estatal Electoral del Estado de Morelos a través de su Consejo Estatal Electoral, lanzó la convocatoria a todos los partidos políticos con registro en el Estado, que conforme al Código Electoral tengan la facultad de registrar candidatos a gobernador del Estado, diputados locales y miembros de los ayuntamientos dentro del proceso electoral del año dos mil; con las bases y requisitos que se señalan en dicha convocatoria, lo que desvirtúa el dicho del recurrente; asimismo el artículo 40 de la Constitución Política local señala específicamente que el Congreso convocará a elecciones de gobernador y de Congreso del Estado, nunca señala convocar a elecciones de ayuntamiento, sin embargo del razonamiento antes señalado se desprende que la convocatoria a elecciones se realizó de forma acertada por el Instituto Estatal Electoral como se desprende del periódico oficial que obra agregado a los presentes autos y que ya se ha citado con anterioridad.

 

Por otra parte el artículo 25 y 26 del Código Estatal Electoral, señalan:

 

“Artículo 25.- Las elecciones ordinarias de Gobernador del Estado, se celebrarán cada seis años, la de los diputados del Congreso del Estado y la de los Ayuntamientos cada tres años.

 

Las elecciones de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y de los Ayuntamientos se realizarán en las mismas fechas en que se efectúen las elecciones federales, en mesas de casilla diferentes, de acuerdo al convenio que celebren el Instituto Estatal Electoral y el Instituto Federal Electoral.

 

Artículo 26.- Las elecciones extraordinarias serán convocadas por el Congreso o por el Gobernador del Estado, según lo establecido en la Constitución y se sujetarán a lo dispuesto por este ordenamiento, celebrándose en las fechas y términos que al efecto se señalen en la convocatoria correspondiente, cuyas disposiciones no podrán restringir los derechos que este código reconoce a los ciudadanos y a los partidos políticos, ni alterar las formalidades que establece.

 

La convocatoria deberá expedirse a más tardar a los quince días siguientes en que se actualice la hipótesis de elección extraordinaria, salvo que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos o la particular del Estado, determinen período expreso.”

 

De los preceptos legales antes citados tenemos, que la convocatoria a elecciones se realizó con estricto apego a derecho, no existiendo ninguna irregularidad de parte del Instituto Estatal Electoral y la confusión que le surge al impetrante probablemente se deriva de lo que señala el artículo 26 del Código Electoral para el Estado de Morelos.

 

Del precepto legal antes citado, tenemos que para el caso específico de elecciones extraordinarias, la convocatoria a elecciones la deberá de hacer el Congreso o por el Gobernador del Estado, no siendo el caso en el presente asunto, motivo por el cual se debe desechar la manifestación del recurrente, toda vez que la convocatoria a elecciones se realizó con estricta observancia a las normas legales establecidas tanto en la Constitución Política del Estado de Morelos, y el Código Electoral para el Estado de Morelos, que en su conjunto son los que regulan la presente materia.

En relación a los agravios expresados por el recurrente, debe destacarse que en el primero de éstos, dice que los órganos electorales violaron los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, equidad, objetividad y profesionalismo toda vez que permitieron votar a personas que no estaban en el padrón, cambiaron la ubicación de casillas, permitieron que gente no autorizada recibiera la votación y realizaron el cómputo de forma indebida, favoreciendo de esta manera a un partido político: igualmente en el segundo agravio cita datos vagos relativos a hechos sin precisar nombres, número de boletas, casilla específica; en iguales imprecisiones incurre la recurrente en sus agravios tercero y cuarto lo que nos lleva a concluir que tales agravios son deficientes y en consecuencia con apoyo en lo dispuesto por el artículo 244 fracción IV del Código Electoral este tribunal suple la deficiencia de dichos agravios pasando al análisis exhaustivo de las casillas en las que según el dicho de la recurrente se cometieron irregularidades.

 

QUINTO.- Los actos que impugna la recurrente son los siguientes:

 

A) Los resultados consignados en el Acta de Cómputo Municipal, por errores aritméticos efectuados por el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos.

 

B) La declaración de validez de la referida elección, pronunciada por el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos, el cómputo de las casillas y el cómputo municipal.

 

C) El otorgamiento de las constancias de mayoría a los ganadores de dicha elección, y el error aritmético en el cómputo municipal.

 

D) Las votaciones emitidas en las casillas 708 básica, 710 contigua UNO, 708 contigua DOS, 710 contigua DOS, 711 básica, 723 contigua UNO, 726 básica, 707 básica, 707 contigua UNO, 711 contigua UNO, 723 contigua DOS, 732 básica, 708 contigua UNO Y 709 contigua UNO, relativas a la elección de Ayuntamiento del Municipio de Tlaltizapán, Morelos.

 

La narración que hace el recurrente de las casillas impugnadas es la siguiente:

 

A) EN LA CASILLA 708 BÁSICA CONSTA EN EL ACTA FINAL DE ESCRUTINIO Y CÓMPUTO DE LA ELECCIÓN DE AYUNTAMIENTOS DE MAYORÍA RELATIVA, QUE SE RECIBIERON 591 BOLETAS PARA DICHA ELECCIÓN, SE EXTRAJERON DE LA URNA 320 BOLETAS Y SE INUTILIZARON 279 BOLETAS, LAS QUE SUMADAS DAN UN TOTAL DE 599 BOLETAS, ARROJÁNDONOS UNA DIFERENCIA DE 8 BOLETAS DE MÁS DE LAS QUE ORIGINALMENTE RECIBIÓ EL PRESIDENTE DE LA CASILLA; LA OPERACIÓN ARITMÉTICA EXPRESADA, MUESTRA UNA INCONGRUENCIA EN SU RESULTADO, DADO QUE SE EXTRAEN OCHO VOTOS QUE NO SE EXPRESARON CONFORME A LA LISTA NOMINAL, LO QUE ALTERA EL RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL Y POR ENDE LA DE ASIGNACIÓN DE REGIDORES, PUES OBTIENEN MÁS BOLETAS (VOTOS) DE LAS QUE RECIBIERON Y QUE DESDE LUEGO BENEFICIA A LA ALIANZA POR MORELOS, POR LO QUE CLARAMENTE SE VIOLENTAN LOS ARTÍCULOS 187, 189 Y 192 DEL CÓDIGO ELECTORAL, QUE PREVÉ LA CAUSAL DE NULIDAD ESTABLECIDA EN EL ARTÍCULO 266 FRACCIONES VI Y XI DE DICHO ORDENAMIENTO LEGAL, BENEFICIANDO DICHO CONTEO AL CANDIDATO DEL PARTIDO ALIANZA POR MORELOS.

 

a) APARECE EN EL ACTA FINAL DE ESCRUTINIO Y CÓMPUTO DE LA ELECCIÓN DE AYUNTAMIENTO DE MAYORÍA RELATIVA DE LA CASILLA 710 CONTIGUA DE LA ELECCIÓN DE AYUNTAMIENTO QUE SE RECIBIERON 672 BOLETAS PARA DICHA ELECCIÓN. SEGÚN LA MENCIONADA ACTA SE EXTRAJERON DE LA URNA 376 BOLETAS E INUTILIZARON 300 BOLETAS, AL SUMAR ÉSTAS, SE OBTIENE UN TOTAL DE 676 BOLETAS; ENCONTRANDO EN LA URNA 4 BOLETAS MÁS DE LAS QUE ORIGINALMENTE RECIBIÓ EL PRESIDENTE DE LA CASILLA, HECHO QUE AFECTA AL CÓMPUTO FINAL DE LA CASILLA Y DE LA ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

b) POR OTRA PARTE EN LA CASILLA: 708 CONTIGUA DOS, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 26 VOTOS DE MÁS; PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 581 BOLETAS.

 

SE EXTRAEN DE LA URNA   319 BOLETAS

INUTILIZADAS   288 BOLETAS

TOTAL DE BOLETAS  607 BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 26 BOLETAS DE MÁS, DE LAS QUE LA MESA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU ORIGEN, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

D) POR OTRA PARTE EN LA CASILLA: 710 CONTIGUA DOS, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 3 VOTOS DE MÁS; PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 715 BOLETAS; OBTIENEN DE LA URNA

 

393 BOLETAS EXTRAÍDAS

325 BOLETAS INUTILIZADAS

718 TOTAL DE BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 3 BOLETAS DE MÁS, DE LAS QUE LA MESA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU ORIGEN, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

E) POR OTRA PARTE EN LA CASILLA: 711 BÁSICA, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 3 VOTOS DE URNAS; PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 452 BOLETAS;

 

EXTRAÍDAS DE LA URNA  265 BOLETAS

INUTILIZADAS    190 BOLETAS

TOTAL DE BOLETAS   455 BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 03 BOLETAS DE MÁS, DE LAS QUE LA MESA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU ORIGEN, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

F) POR OTRA PARTE EN LA CASILLA: 723 CONTIGUA, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 54 VOTOS DE MÁS, PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 670 BOLETAS OBTIENEN DE LA URNA.

 

SE EXTRAEN  412 BOLETAS

INUTILIZADAS  204 BOLETAS

TOTAL DE BOLETAS 616 BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 54 BOLETAS DE MÁS, DE LAS QUE LA MESA DIRECTIVA PRETENDE IGNORAR SU ORIGEN, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN VIOLENTA EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

TODO LO ANTERIOR CLARAMENTE REPRESENTA UNA VIOLACIÓN A LOS ARTÍCULOS 187, 189 Y 192 DEL CÓDIGO ELECTORAL, EN QUE FUNDÓ LA CAUSAL DE NULIDAD ESTABLECIDA EN EL ARTÍCULO 266 FRACCIÓN VI Y XI  DE DICHO ORDENAMIENTO LEGAL, BENEFICIANDO DICHO CONTEO AL CANDIDATO DEL PARTIDO ALIANZA POR MORELOS. SE ANEXA COPIA DE LAS ACTAS DE ESCRUTINIO Y CÓMPUTO DE LA ELECCIÓN.

 

G) EN LA CASILLA 726 BÁSICA, A DIFERENCIA DE LAS ANTERIORES, OBTIENEN UN NÚMERO MENOR DE BOLETAS A LAS REQUERIDAS DE ACUERDO AL PADRÓN ELECTORAL, O SEA, 400 BOLETAS RECIBIDAS, PARA UNA LISTA NOMINAL DE 507 ELECTORES; POR OTRA PARTE AL HACER EL ESCRUTINIO Y CÓMPUTO DE ESTA CASILLA SEGÚN CONSTA EN EL ACTA CORRESPONDIENTE, UNA VEZ MÁS NO COINCIDEN EL NÚMERO DE VOTANTES CON EL NÚMERO DE LA VOTACIÓN FINAL, PUES SE RECIBEN 400 BOLETAS, MIENTRAS QUE DEL ACTA SE APRECIA EL ABSURDO E INCONGRUENTE ESCRUTINIO Y CÓMPUTO SIGUIENTE:

 

EXTRAÍDAS DE LA URNA  350

BOLETAS INUTILIZADAS  176

TOTAL DE    526 BOLETAS

 

POR LO QUE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 126 BOLETAS DE MÁS. POR LO QUE EXISTE UNA CLARA VIOLACIÓN A LOS ARTÍCULOS 187, 189 Y 192 DEL CÓDIGO ELECTORAL, QUE FUNDA LA CAUSA DE NULIDAD ESTABLECIDA EN EL ARTÍCULO 266 FRACCIONES VI Y XI DE DICHO ORDENAMIENTO LEGAL, BENEFICIANDO DICHO CONTEO AL CANDIDATO DEL PARTIDO ALIANZA POR MORELOS.

 

B) POR OTRA PARTE EN LA CASILLA: 707 BÁSICA DOS, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 02 VOTOS DE MENOS; PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 729 BOLETAS.

 

SE EXTRAEN DE LA URNA 376 BOLETAS

INUTILIZADAS   351 BOLETAS

TOTAL DE     727 BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 02 BOLETAS DE MENOS, DE LAS QUE LA MESA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU DESTINO, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN CONCULCA EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

I) POR OTRA PARTE EN LA CASILLA: 707 CONTIGUA, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 2 VOTOS DE MENOS; PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 725 BOLETAS.

 

SE EXTRAEN DE LA URNA 360 BOLETAS

INUTILIZADAS   363 BOLETAS

TOTAL    723 BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 2 BOLETAS DE MENOS, DE LAS QUE LA MESA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU DESTINO, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN VIOLENTA EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

J) POR OTRA PARTE EN LAS CASILLAS: 711 CONTIGUA, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 01 VOTOS DE MENOS; PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 453 BOLETAS.

 

SE EXTRAEN DE LA URNA  303 BOLETAS

INUTILIZADAS   149 BOLETAS

TOTAL    452 BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 01 BOLETAS DE MENOS, DE LAS QUE LA MESA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU ORIGEN, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN CONCULCA EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

K) POR OTRA PARTE EN LAS CASILLAS: 723 CONTIGUA DOS, EN DONDE EXISTE UNA DIFERENCIA DE 04 VOTOS DE MENOS, PUES RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 700 BOLETAS

 

OBTIENEN DE LA URNA  447 BOLETAS

INUTILIZADAS   249 BOLETAS

TOTAL    696 BOLETAS

 

DIFERENCIA ENTRE LAS RECIBIDAS PARA LA ELECCIÓN Y LAS OBTENIDAS DE LA URNA 04 BOLETAS DE MENOS, DE LAS QUE LA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU DESTINO, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES, YA QUE LAS BOLETAS FALTANTES, SE PODRÍAN TRADUCIR EN VOTOS A FAVOR DEL PARTIDO POLÍTICO QUE REPRESENTO.

 

L) POR OTRA PARTE EN LAS CASILLAS: 732 BÁSICA, CON UN RESULTADO INCONGRUENTE Y ABSURDO, EN BASE A LOS PROPIOS DATOS QUE APARECEN EL ACTA DE CÓMPUTO Y ESCRUTINIO QUE EN LOS ESPACIOS A LLENADOS POR LA MESA DIRECTIVA, APARECEN LITERALMENTE LOS INVEROSÍMILES DATOS SIGUIENTES:

 

BOLETAS RECIBIDAS   749

BOLETAS INUTILIZADAS  899

 

CANCELA 150 MÁS DE LAS RECIBIDAS, DE DONDE LAS OBTUVO PUES AL SUMAR LAS QUE OBTUVO DE LA URNA RESULTAN 1337 BOLETAS, DE LAS QUE NO EXISTE CONSTANCIA DE QUE LAS HAYA RECIBIDO, POR LO QUE ALGUIEN DOLOSAMENTE SE LAS DIO AL PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA, LO QUE DEMUESTRA UNA CLARA ALTERACIÓN EN LOS DATOS, CONSECUENTEMENTE EN EL RESULTADO DE LA VOTACIÓN A FAVOR DE LA FÓRMULA DE LA ALIANZA POR MORELOS.

 

M) CON RESPECTO A LA CASILLA NÚMERO 708 CONTIGUA, EN DONDE RECIBEN PARA LA ELECCIÓN 595 BOLETAS

 

OBTIENEN DE LA URNA   336 BOLETAS

VOTANTES DE LISTA NOMINAL 337

BOLETAS INUTILIZADAS   259

HAY UNA BOLETA DE DIFERENCIA ENTRE LAS OBTENIDAS DE LA URNA 336 BOLETAS Y LA LISTA DE VOTANTES 337, EN DONDE QUEDÓ O QUE LE HICIERON A LA BOLETA DEL VOTANTE QUE APARECE DIFERENCIANDO LAS CIFRAS, DE LA QUE LA MESA DIRECTIVA IGNORA O PRETENDE IGNORAR SU DESTINO, POR LO QUE SU ERROR O EN SU CASO EL DOLO CON EL QUE SE CONDUCEN CONCULCA EL PRINCIPIO DE CERTEZA Y SEGURIDAD EN LA ELECCIÓN, ALTERANDO CON SU CONDUCTA DOLOSA EL RESULTADO FINAL DEL CÓMPUTO EN LA VOTACIÓN Y ASIGNACIÓN DE REGIDORES.

 

N) EN LA CASILLA 709 CONTIGUA SIMPLEMENTE LOS DIRECTIVOS DE LA CASILLA, NO ANOTARON CUÁNTAS BOLETAS INUTILIZARON, DEJANDO EN BLANCO ESTE ESPACIO, DEJANDO EN ESTADO DE INDEFENSIÓN A ESTE PARTIDO POLÍTICO, EN RAZÓN DE QUE LAS BOLETAS DE LA URNA SÓLO MENCIONA LOS SUFRAGIOS PERO DE NINGUNA MANERA CONVALIDA LA OMISIÓN DE LA DIRECTIVA DE LA CASILLA, POR ELLO SE COMETEN IRREGULARIDADES QUE ALTERAN SUBSTANCIALMENTE LOS RESULTADOS ANTE LA IMPOSIBILIDAD DE CONOCER DATOS REALES.

 

EN BASE A LO EXPUESTO, SE ACTUALIZAN LAS HIPÓTESIS DE LOS ARTÍCULOS 187, 189 Y 192, EN RELACIÓN CON EL 266 FRACCIONES VI Y XI DEL CÓDIGO ESTATAL ELECTORAL, PUES CON LOS ERRORES O CONDUCTAS DOLOSAS QUE SE HAN EXPRESADO, SE BENEFICIA AL CANDIDATO DEL PARTIDO ALIANZA POR MORELOS.

 

Respecto a las manifestaciones vertidas con anterioridad, EL TERCERO INTERESADO, COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS, con su escrito recibido en la Oficialía de Partes del Consejo Municipal Electoral el día doce de julio del año en curso, contestó:

 

El inconforme solicita la nulidad de diversas casillas, aduciendo los hechos en que funda su pretensión, y al efecto de manera pormenorizada paso a contestar:

 

A) Casilla 708 básica.- Señala el inconforme que existe una incongruencia en su resultado por lo que en su concepto hay 8 votos que no se expresaron conforme a la lista nominal, aduciendo que ello altera el resultado de la votación final.

 

De acuerdo con el acta de escrutinio y cómputo al partido inconforme le correspondieron 84 votos, en tanto que a la coalición Alianza por Morelos, le correspondieron 131 votos, por lo que los 8 votos que son materia de la impugnación, en nada altera el resultado final de la votación recibida en esta casilla; por lo que no se surten en la especie los extremos del artículo 266 fracción VI y IX del Código Estatal Electoral.

 

a) Señala el recurrente que en la urna se encontraron 4 boletas de más de las que originalmente recibió el presidente de la mesa de casilla.

 

De acuerdo con el acta de escrutinio y cómputo, el Partido Revolucionario Institucional obtuvo 84 votos, en tanto que la coalición Alianza por Morelos obtuvo 125 votos y el Partido Acción Nacional 143 votos. De ello, se colige que cuatro boletas en nada alteran el resultado final de la votación recibida en esta casilla; por lo que no se surten en la especie los extremos del artículo 266 fracción VI y IX del Código Estatal Electoral.

 

Casilla 708 contigua.- Establece el recurrente que existe una diferencia de 26 boletas, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

 

b) De acuerdo con el acta de escrutinio y cómputo, el Partido Revolucionario Institucional obtuvo 84 votos, en tanto que la Alianza por Morelos obtuvo 126 votos, por lo que la diferencia señalada por el inconforme, en nada altera el resultado final de la votación recibida en esta casilla; por lo que no se surten en la especie los extremos del artículo 266 fracción VI y IX del Código Estatal Electoral.

 

D).- Casilla 710 contigua 2.- Establece el recurrente que existe una diferencia de 3 boletas, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

 

De acuerdo con el acta de escrutinio y cómputo, el Partido Acción Nacional, le correspondieron 164 votos, al Partido Revolucionario Institucional obtuvo 71 votos, en tanto que la Alianza por Morelos obtuvo 140 votos, por lo que la diferencia señalada por el inconforme, en nada altera el resultado final de la votación recibida en esta casilla; por lo que no se surten en la especie los extremos del artículo 266 fracción VI del Código Estatal Electoral.

 

E) Casilla 711 Básica.- Establece el recurrente que existe una diferencia de 3 boletas, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

 

De acuerdo con el acta de escrutinio y cómputo; al Partido Acción Nacional, le correspondieron 110 votos, al Partido Revolucionario Institucional obtuvo 57 votos, en tanto que la Alianza por Morelos obtuvo 80 votos, por lo que la diferencia señalada por el inconforme, en nada altera el resultado final de la votación recibida en esta casilla; por lo que no se surten en la especie los extremos del artículo 266 fracción VI del Código Estatal Electoral.

 

F) Casilla 723 Contigua. Establece el recurrente que existe una diferencia de 54 boletas de más, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

 

De acuerdo con los resultados obtenidos en el acta de escrutinio y cómputo del día de la jornada electoral, se aprecia que estos coincidieron plenamente con los resultados consignados una vez que se hizo el escrutinio durante la jornada celebrada el día 5 de julio del año en curso, relativa al escrutinio y cómputo de la elección de ayuntamiento, la cual tuvo lugar en el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán. Haciendo la aclaración que dicha acta fue suscrita por el propio representante del Partido Revolucionario Institucional sin haber ninguna observación, por lo que estuvo conforme con dicho cómputo. En tal virtud, su reclamo carece de razón y de fundamento legal alguno.

 

G) Casilla 726 Básica. Señala el recurrente que existe una diferencia de 126 boletas entre las boletas recibidas para la elección y las boletas obtenidas en las urnas y las inutilizadas. Al efecto, hago notar a sus señorías que de acuerdo con el acta de la jornada electoral cuya copia al carbón se acompaña al presente escrito, la Mesa Directiva de la Casilla recibió las boletas que van del folio 0881056 al 0881577, lo que arroja un total de 521 boletas.

 

Sin embargo, como se aprecia en el acta de la jornada electoral, erróneamente señalan un total de 376 boletas recibidas, lo cual desde luego no es concordante con la diferencia resultante de la operación matemática derivada de los folios, e incluso tampoco es concordante en el número de 400 boletas que aparecen como recibidas en el acta final de escrutinio y cómputo de la elección para Ayuntamientos.

De lo anterior, se infiere que en efecto se trató de un error en el llenado del acta final de escrutinio y cómputo de la elección de ayuntamientos, en la que se insertaron erróneamente como recibidas 400 boletas en la elección de Ayuntamiento. Lo anterior se corrobora al sumar las 176 boletas sobrantes inutilizadas, más los 336 votos que recibieron los partidos políticos, a saber 39 el P.A.N., 109 el P.R.I., 183  A.M., 3 el P.T., 1 el P.V.E.M. (da un total de 336 votos), que es igual al número de folios recibidos.

Por tanto, resulta improcedente la causal de nulidad pretendida por el recurrente.

 

H) Casilla 707 Básica 2. Establece el recurrente que existe una diferencia de 2 boletas, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

En principio señalo a este órgano electoral, que en el municipio de Tlaltizapán, no se instaló ninguna casilla, por lo que la solicitud de nulidad invocada por el reclamante, se encuentra sin fundamento.

 

No obstante lo anterior, alega como causa de nulidad el hecho de haber obtenido de la urna 2 boletas de menos entre las recibidas por la Mesa Directiva y las obtenidas en las urnas.

 

Tal argumento resulta insuficiente para pretender la nulidad de la casilla citada, toda vez que esas 2 boletas, en nada influirían ni serían determinantes en el resultado final de la elección.

 

Por lo que al no actualizarse la causal de nulidad prevista por las fracciones VI y XI del Código Electoral, debe declararse improcedente el citado recurso.

 

I) Casilla 707 Contigua. Establece el recurrente que existe una diferencia de 2 boletas, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

 

De acuerdo con el acta de escrutinio y cómputo, al Partido Acción Nacional, le correspondieron 111 votos, al Partido Revolucionario Institucional obtuvo 35 votos, en tanto que la alianza por Morelos obtuvo 175 votos, por lo que la diferencia señalada por el inconforme, en nada altera el resultado final de la votación recibida en esta casilla; por lo que no se surten en la especie los extremos del artículo 266 fracción VI del Código Estatal Electoral.

 

J) Casilla 711 Contigua. Establece el recurrente que existe una diferencia de una boleta de menos, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

De acuerdo con el acta de escrutinio y cómputo, al Partido Acción Nacional, le correspondieron 124 votos, al partido Revolucionario Institucional obtuvo 65 votos, en tanto que la Alianza por Morelos obtuvo 98 votos, por lo que la diferencia señalada por el inconforme, en nada altera el resultado final de la votación recibida en esta casilla; por lo que no se surten en la especie los extremos del artículo 266 fracción VI del Código Estatal Electoral.

 

K) Casilla 723 Contigua 2. Al efecto me permito señalar que en el Municipio de Tlaltizapán, Morelos, no se instaló ninguna casilla con el número 723 contigua 2, por lo que el recurrente ningún fundamento tiene para invocar su nulidad.

 

No obstante lo anterior, alega un faltante de 4 boletas, mismas que de ninguna manera alteran el resultado de la votación en ninguna de las casillas instaladas en el Municipio de Tlaltizapán, Morelos, por lo que su pretensión carece de fundamento legal.

 

L) Casilla 732 Básica. Señala el recurrente que con base en los propios datos que aparecen en el acta de cómputo y escrutinio, aparecen canceladas 150 boletas más de las recibidas, porque al sumar las obtenidas de la urna resultan un total de 1337 boletas, señalando que alguien dolosamente se las dio al Presidente de la Mesa Directiva, y que ello muestra una clara alteración de los datos en el resultado de la votación a favor de la fórmula de la Alianza por Morelos.

 

En principio por ningún medio de prueba acredita que alguien dolosamente le haya dado boletas de más al Presidente de la Mesa Directiva, ni mucho menos que se hayan alterado los datos de los resultados a favor de la Alianza por Morelos.

 

Lo que sus señorías deben advertir, que se trató de un error al llenar el acta, error que de ninguna manera alteró los resultados obtenidos por cada partido político, por lo que los resultados del escrutinio consignado en el acta del escrutinio y cómputo de la jornada electoral, coinciden plenamente con los resultados del escrutinio celebrados el día 5 de julio del año en curso, en el Comité Municipal Electoral de Tlaltizapán.

 

Lo anterior, se acredita mediante la copia fotostática que del acta de esa fecha acompaño al presente escrito.

 

M) Casilla 708 contigua. Establece el recurrente que existe una diferencia de una boleta, entre las recibidas para la elección y las que se obtuvieron en la urna.

Aunque el recurrente no señala cuál de las dos casillas contiguas combate, en ninguna de ellas resulta procedente la queja de informe, puesto que una boleta en nada modifica ni determina los resultados obtenidos en dichas mesas de casilla.

 

N) Casilla 709 contigua. Se duele el inconforme de que los directivos de la casilla no anotaron cuántas boletas inutilizaron, lo que en concepto de la suscrita, de ninguna manera provocan la nulidad de los resultados obtenidos en esa Mesa de Casilla.

 

Por su parte, el Secretario del Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos, en su INFORME CIRCUNSTANCIADO, señala:

 

“ME PERMITO RENDIR Y REMITIR A ESE H. CUERPO COLEGIADO, EL INFORME CIRCUNSTANCIADO, RESPECTO DEL RECURSO DE INCONFORMIDAD INTERPUESTO POR EL REPRESENTANTE DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL EN CONTRA DEL ACUERDO DE FECHA 6 DE JULIO DE LA PRESENTE ANUALIDAD EMITIDO POR EL CONSEJO MUNICIPAL ELECTORAL DE TLALTIZAPÁN MEDIANTE EL CUAL DETERMINÓ DECLARAR, EN EL ACTO DE CÓMPUTO MUNICIPAL, ASÍ COMO LA DECLARACIÓN DE VALIDEZ, EL OTORGAMIENTO DE LA CONSTANCIA DE MAYORÍA Y EL ERROR ARITMÉTICO EN EL CÓMPUTO EFECTUADO EL DÍA 5 DE JULIO DEL PRESENTE AÑO, QUE CONCLUYÓ A LAS DIECISIETE CUARENTA HORAS DEL DÍA SEIS DE JULIO DEL AÑO EN CURSO.

 

EN PRIMER TÉRMINO Y PARA DAR CUMPLIMIENTO AL ARTÍCULO 246 DE LA LEGISLACIÓN ELECTORAL PARA EL ESTADO, ME PERMITO EXPRESAR QUE LA REPRESENTANTE DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL; C. JESÚS ZAVALETA CASTRO SÍ TIENE DEBIDAMENTE ACREDITADA SU PERSONERÍA ANTE EL CONSEJO MUNICIPAL ELECTORAL DE TLALTIZAPÁN PRESENTANDO LOS SIGUIENTES HECHOS:

 

1. EL DOS DE JULIO SE CELEBRAN LAS ELECCIONES PARA AYUNTAMIENTO EN EL MUNICIPIO DE TLALTIZAPÁN, EN ESTE PUNTO EL REPRESENTANTE DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL AFIRMA NO HABER CONVOCATORIA POR EL PODER LEGISLATIVO DEL ESTADO PARA LLEVAR A EFECTO LOS COMICIOS.

 

2. EL MIÉRCOLES 5 DEL PRESENTE MES SE LLEVÓ A CABO LA SESIÓN DE CÓMPUTO MUNICIPAL PROCEDIÉNDOSE A REALIZAR DE ACUERDO AL ARTÍCULO 200 RESPETANDO EL ACUERDO TOMADO POR EL CONSEJO ESTATAL ELECTORAL EN SU SESIÓN DE FECHA 9 DE JULIO DEL AÑO EN CURSO.

 

3. LA SESIÓN INICIÓ EL DÍA 5 DE JULIO A LAS 10:00 HORAS DEL AÑO DOS MIL Y A PETICIÓN DEL P.R.I. SE ABRIERON ALGUNOS PAQUETES, Y AL MISMO TIEMPO SE RETOMA EL PROCEDIMIENTO DE CÓMPUTO EN BASE AL ARTÍCULO 200; YA QUE LAS DIFERENCIAS DETECTADAS EN NINGÚN MOMENTO ALTERABAN DE MANERA SIGNIFICATIVA LOS RESULTADOS ASENTADOS EN ACTA DE CASILLA.

 

4. EN EL ANÁLISIS QUE SE MENCIONA, SE DESCONOCE LA CANTIDAD DE BOLETAS DEPOSITADAS EN URNA PARA GOBERNADOR Y DIPUTADOS, YA QUE ESOS PAQUETES NO SE MANEJARON NI COMPUTARON EN ESTE CONSEJO MUNICIPAL ELECTORAL.

 

5. NO SE REGISTRARON IRREGULARIDADES EN CASILLAS, SÓLO   ALGUNAS DE ORIGEN TÉCNICO COMO MALA FUNCIÓN DE LAS PINZAS MARCADORAS DE CREDENCIALES PARA MARCAR VOTO; Y OTRAS COMO CASILLAS INSTALADAS EN EL SUELO, POR LA POCA RESISTENCIA DE LA MESA CONTENEDORA DE LAS URNAS.

 

EL CÓMPUTO SE HIZO EN PRESENCIA DEL CONSEJO Y DE LAS URNAS QUE SE REVISARON SE ENCONTRARON DIFERENCIAS MENORES, PRODUCTO DEL ERROR HUMANO VOTANTE AL DEPOSITAR BOLETAS DONDE NO CORRESPONDÍA, COMO DE AYUNTAMIENTO EN UNA DE GOBERNADOR Y VICEVERSA, COMO LO OBSERVAMOS EN LA CASILLA 0707 BÁSICA, ENCONTRÁNDOSE 20 BOLETAS DE GOBERNADOR QUE NO AFECTAN LOS RESULTADOS PRELIMINARES YA QUE NO FUERON SUMADOS A NINGÚN PARTIDO Y SE ENTREGARON AL CONSEJO DISTRITAL X ELECTORAL.

 

SOBRE LA IMPUGNACIÓN AL RESULTADO DEL CÓMPUTO MUNICIPAL DE LOS AGRAVIOS MENCIONADOS POR EL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL, NO SE ASENTARON EN ACTA DE CÓMPUTO DE CASILLA LOS ESCRITOS DE PROTESTA Y CADA UNO DE LOS PAQUETES VENÍAN FIRMADOS DE CONFORMIDAD POR SUS REPRESENTANTES.

 

DE LOS AGRAVIOS MENCIONADOS POR EL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL, SON INFUNDADOS YA QUE LOS DATOS EMITIDOS POR ESTE CONSEJO MUNICIPAL ELECTORAL, FUERON TOMADOS DE LAS ACTAS DE CÓMPUTO ORIGINALES LEVANTADAS EN CASILLA, DONDE LOS REPRESENTANTES DE DICHO PARTIDO NO PRESENTARON ESCRITOS DE PROTESTA DE NINGUNA ÍNDOLE Y FIRMANDO DE CONFORMIDAD EL ACTA FINAL DE ESCRUTINIO Y CÓMPUTO, DE LA MISMA FORMA PONE EN DUDA LA VERACIDAD DE LOS DATOS REGISTRADOS POR LOS FUNCIONARIOS DE CASILLA Y DE SUS PROPIOS REPRESENTANTES.

ASIMISMO SE REMITEN LOS TRES LEGAJOS QUE SE OFRECEN COMO PRUEBAS.

 

1. ACTA DE CONSEJO MUNICIPAL ELECTORAL RELATIVA A LA DECLARATORIA DE VALIDEZ DE LA ELECCIÓN DE AYUNTAMIENTO DE MAYORÍA RELATIVA (8 FOJAS).

 

2. ACTA DE SESIÓN DE CÓMPUTO MUNICIPAL DE LA ELECCIÓN DE AYUNTAMIENTO (9 FOLIOS).

 

3. 44 COPIAS DE ACTAS LEGIBLES DE CÓMPUTO DE CASILLA ENTREGANDO EL LEGAJO COMO FUE PRESENTADO FALTANDO LAS ACTAS 0720 BÁSICA, 0721 BÁSICA, 0725 CONTIGUA 2, 0731 BÁSICA, CONTIGUA 1, Y CONTIGUA 2 (TOTAL 6 CASILLAS).

 

SEXTO. A la luz de los planteamientos de la recurrente y a los que se les da el carácter de agravios, los cuales no se encuentran debidamente planteados de acuerdo a lo que establece el artículo 243 fracción I, inciso e), de la ley de la materia y en consecuencia este Tribunal suple la deficiencia de los mismos y se avoca a analizar y estudiar individualmente cada casilla cuya elección la recurrente impugna, en el orden que la misma las cita.

 

A) En relación a la casilla 708 básica, se analiza el Acta final de Escrutinio y Cómputo levantada por los funcionarios de casilla y firmada de conformidad por los representantes de los Partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y Coalición Alianza por Morelos, y en la misma aparece que se entregaron 591 boletas para la Elección de Ayuntamiento, sobraron y se inutilizaron 279 boletas, y sufragaron 313 ciudadanos, que sumados estos dos últimos conceptos arroja la cantidad de 592, resultando una boleta de más en la anterior operación, en este caso se procede a revisar el informe rendido por el C. LIC. MAURICIO ALAIN ORIHUELA, en el que informa a este Tribunal Estatal Electoral del número de boletas entregadas para el PROCESO ELECTORAL 2000, referente a BOLETAS ENTREGADAS POR CASILLA, PARA LA ELECCIÓN DE AYUNTAMIENTO EN EL MUNICIPIO DE TLALTIZAPAN, MORELOS, en donde consta el número de boletas entregadas para cada casilla así como el número de ciudadanos que integra el listado nominal, mismo que obra agregado a los autos del toca en el que se actúa para la casilla que nos ocupa, según el informe antes señalado, se entregaron 596 boletas, que según el Recibo de Entrega de Documentación y Material electoral para la casilla que nos ocupa, se entregó de los folios 861705 al 862300, encontrando que efectivamente se entregaron y se recibieron para esta casilla 596 boletas, y no 591 como lo refiere el recurrente.

Ahora bien, toda vez que de los anteriores resultados tenemos que no hay 8 boletas de más, sino por el contrario tenemos que faltan 5 boletas para que se dé la cantidad de boletas recibidas, ante esto se procede a tomar información de la revisión que se hizo a los paquetes electorales, y se constató, que la votación total en la casilla que nos ocupa fue de 317 votos, y se inutilizaron 279 boletas, la suma de dichos conceptos da el resultado de 5967, siendo igual al número de boletas recibidas para la Elección de Ayuntamiento para el Municipio de Tlaltizapán, Morelos; debe de destacarse que en el Acta Final de Escrutinio y Cómputo de la casilla que se estudia, se asentó mal el dato de boletas recibidas para la elección ya que en lugar de haber anotado 591 debió de haberse señalado la cantidad correcta que es 596 boletas, por otra parte existe error al señalar la suma de votos obtenidos ya que en lugar de 313 votos, de acuerdo al conteo realizado por este Tribunal Estatal Electoral, se encontró que la votación total fue de 317 votos, y el número de boletas inutilizadas efectivamente concuerda con el señalado en el Acta Final de Escrutinio y Cómputo, así las cosas es de advertirse que el error mencionado es subsanado con los datos recogidos de la propia Acta y de la revisión realizada por este H. Tribunal Estatal Electoral, en el paquete electoral, ante esta evidencia documental surge la convicción de que los integrantes de la casilla en análisis, no alteraron el resultado de la votación, sino el error en el que incurrieron fue en los datos asentados en el Acta de Cómputo de la Casilla, mismo que queda plenamente subsanado con la revisión de las documentales contenidas en los paquetes electorales y ante esta circunstancia se colige que no se encontró ninguna irregularidad grave y que los datos mal asentados y ya subsanados no son determinantes en el resultado de la votación de la casilla que fue el siguiente:   COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS 131 VOTOS, PARTIDO ACCIÓN NACIONAL 86 VOTOS Y PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL 84 VOTOS, UNA DIFERENCIA A FAVOR DE LA COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS DE 47 VOTOS; RESPECTO DEL RECURRENTE, y por lo mismo el agravio planteado es infundado y la pretensión de nulidad es improcedente.

 

El criterio de este órgano jurisdiccional se apoya en los emitidos por el H. Tribunal Federal Electoral en cuanto a los siguientes criterios y Tesis:

 

“71. ERROR O DOLO EN LA COMPUTACIÓN DE LOS VOTOS, ANÁLISIS DE LA CAUSAL DE NULIDAD CUANDO APARECEN EN BLANCO DATOS CONTENIDOS EN EL ACTA DE ESCRUTINIO Y CÓMPUTO. En los Recursos de Inconformidad en que se ha hecho valer la causal de nulidad de error o dolo en la computación de los votos, la Sala Central del Tribunal Federal Electoral, al advertir la existencia de datos en blanco en las Actas de Escrutinio y Cómputo, ha sostenido los criterios siguientes: a) si en las copias certificadas de las Actas de Escrutinio y Cómputo de las casillas cuya votación fue impugnada y debidamente protestada por error en el cómputo de los votos, se aprecia algún espacio en blanco o ilegible respecto de los rubros de: Boletas recibidas, Ciudadanos Inscritos en la Lista Nominal, Número de Boletas sobrantes e inutilizadas, Total de Boletas extraídas de la urna y Total de ciudadanos que votaron conforme a la Lista Nominal, cabe revisar el resto del contenido de tales Actas, así como el de cualquiera otra de las pruebas documentales que obren en autos, a fin de establecer si de ellas se desprende el dato faltante o ilegible, o bien, si del cotejo que se haga de los restantes datos contenidos en el Acta de Escrutinio y Cómputo se deduce que la diferencia existente entre los mismos no es determinante para el resultado de la votación recibida en la casilla; b) No se actualiza la causal de nulidad prevista en el artículo 287, párrafo I, inciso f) del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales en los casos en que en el Acta de Escrutinio y Cómputo no se haya asentado el dato de votos extraídos de la urna, si al estudiar otros datos de la misma Acta se comprueba que al sumar las cantidades correspondientes a votación emitida y a boletas sobrantes e inutilizadas, resulta un número similar o igual al de las boletas recibidas, o cuando la diferencia entre la votación emitida y el número de electores que votaron no sean determinantes para modificar el resultado de la votación, en atención a que la diferencia entre el partido que obtuvo el primer lugar y el que obtuvo el segundo lugar sea mayor a los votos computados de manera irregular; c) Cuando en el Acta de Escrutinio y Cómputo levantada en la casilla aparecen en blanco los rubros tanto del total de electores que votaron conforme a la Lista Nominal como el de votos extraídos de la urna, y los mismos no pueden extraerse de ningún otro documento público que obra en el expediente, se considera que se vulnera el principio de certeza, por lo que procede declarar la nulidad de la votación recibida en la casilla”.

SC-1-RIN-062/94 Y ACUMULADO PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA.

SC-1-RIN-052/94 Y ACUMULADO PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA.

SC-1-RIN-069/94 Y ACUMULADO PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA.

 

DILIGENCIAS PARA MEJOR PROVEER, PROCEDE REALIZARLAS CUANDO EN AUTOS NO EXISTAN ELEMENTOS SUFICIENTES PARA RESOLVER. Cuando la controversia planteada en un medio de impugnación en materia electoral, verse sobre nulidad de la votación recibida en ciertas casillas, en virtud de irregularidades, verbigracia, espacios en blanco o datos incongruentes en las actas que deben levantarse con motivo de los actos que conforman la jornada electoral; con el objeto de determinar si las deficiencias destacadas son violatorias de los principios de certeza o legalidad, determinantes para el resultado final de la votación y, por ende, si efectivamente se actualiza alguna causa de nulidad, resulta necesario analizarlas a la luz de los acontecimientos reales que concurrieron durante tal jornada, a través de un estudio pormenorizado del mayor número posible de constancias en que se haya consignado información, naturalmente, relacionadas con las circunstancias que mediaron en la recepción del sufragio y la contabilización de los votos respectivos. Por ello, si en los autos no se cuenta con elementos suficientemente ilustrativos para dirimir la contienda, la autoridad sustanciadora del medio de impugnación relativo, debe, mediante diligencias para mejor proveer, recabar aquellos documentos que la autoridad que figure como responsable, omitió allegarle y pudieran ministrar información que amplíe el campo de análisis de los hechos controvertidos, por ejemplo, los encartes, las actas de los consejos distritales o municipales en que se hayan designado funcionarios de casillas, los paquetes electorales relacionados con las casillas cuya votación se cuestiona, así como cualquier otro documento que resulte valioso para tal fin, siempre y cuando la realización de tal quehacer, no represente una dilación que haga jurídica o materialmente irreparable la violación reclamada o se convierta en obstáculo para resolver dentro de los plazos establecidos en la ley; habida cuenta que, las constancias que lleguen a recabarse, pueden contener información útil para el esclarecimiento de los hechos que son materia del asunto y, en su caso, la obtención de datos susceptibles de subsanar las deficiencias advertidas que, a su vez, revelen la satisfacción de los principios de certeza o legalidad rectores de los actos electorales, así como la veracidad de los sufragios emitidos, dada la naturaleza excepcional de las causas de nulidad y, porque, ante todo, debe lograrse salvaguardar el valor jurídico, constitucionalmente tutelado de mayor trascendencia, que es el voto universal, libre, secreto y directo, por ser el acto mediante el cual se expresa la voluntad ciudadana para elegir a sus representantes.

 

Sala Superior. S3ELJ10/97.

 

Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-046/97. Partido Acción Nacional. 25 de septiembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: Alfonsina Berta Navarro Hidalgo.

Juicio de revisión constitucional electoral SUP-JRC-061/97. Coalición Democrática, integrada por los partidos políticos de la Revolución Democrática y Verde Ecologista de México, así como por la organización denominada “El Barzón”. 25 de septiembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: Alfonsina Berta Navarro Hidalgo.

Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-082/97. Partido de la Revolución Democrática. 25 de septiembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: Alfonsina Berta Navarro Hidalgo.

TESIS DE JURISPRUDENCIA. J.10/97. Tercera Época. Sala Superior. Materia Electoral. Aprobada por Unanimidad de votos.

 

a) Por lo que se refiere al planteamiento relativo a la casilla 710 contigua UNO, expuesto por el recurrente en su escrito de expresión de agravios, se procede a analizar el Acta Final de Escrutinio y Cómputo de la Elección de Ayuntamiento que el mismo recurrente ofreció como medio de prueba y en tal documental aparecen los siguientes datos:

 

Boletas recibidas para la Elección de Ayuntamiento 672, número de boletas sobrantes no utilizadas e inutilizadas 300, Votación total 376.

 

De los datos asentados con anterioridad se advierte que los votos computados fueron 376, los que sumados a 300 boletas sobrantes no utilizadas, nos da la cantidad de 676 boletas, existiendo una diferencia de 4 boletas respecto de las 672 boletas recibidas para la Elección, en este caso la cantidad de boletas recibidas para la Elección es correcto y de la revisión realizada por este Tribunal al paquete electoral se encontró que la votación total fue de 375 votos y 300 boletas sobrantes no utilizadas sumadas estas cantidades dan la cantidad de 675 boletas, 3 boletas más de las inicialmente recibidas, de conformidad con lo establecido por el artículo 266 fracciones VI y XI del Código Estatal Electoral que a la letra dicen:

 

“ARTÍCULO 266. La votación recibida en una casilla será nula cuando se acredite alguna de las siguientes causales:

I.- ...;

II.-...;

III.-...;

IV.-...;

V.-...;

VI.- Haber mediado dolo o error en la computación de votos que beneficie a uno de los candidatos o fórmula de candidatos, y esto sea determinante para el resultado de la votación.

VII.-...;

VIII.-...;

IX.-...;

X.-...;

XI.- Existir irregularidades graves, plenamente acreditadas y no reparables durante la jornada electoral o en las actas de escrutinio y cómputo que, en forma evidente, ponga en duda la certeza de la votación y sean determinantes para el resultado de la misma; y,

XII.-...;”

 

Con el análisis de las documentales señaladas persiste la diferencia numeral de tres boletas electorales más de las recibidas para la votación, tomando en cuenta que en el Recibo de Entrega de Documentación y Materia Electoral se recibieron para la Elección de Ayuntamiento del folio 865611 al 866282 un total de 672 boletas, como lo señala el Acta Final de Escrutinio y Cómputo, asimismo, de dicha acta se desprende la votación total emitida de 376 votos, y trescientas boletas inutilizadas, al contabilizar el paquete electoral que nos ocupa, se concluye que hubo un total de 375 votos en la urna y 300 boletas inutilizadas, un voto menos del que señaló el Acta de Final de Escrutinio y Cómputo, de lo anterior se concluye que la irregularidad señalada efectivamente existe, toda vez que la revisión realizada por este H. Tribunal Estatal Electoral se concluye que en el paquete electoral que se estudia se encontraron 3 boletas de más de las que inicialmente se recibieron, no siendo determinante esta diferencia en el resultado final de la votación.

 

Se procede a analizar si existe determinancia para anular la votación de la casilla que se estudia, tomando en cuenta el error encontrado, se debe de considerar que el error es determinante cuando en el estudio del Acta Final de Escrutinio y Cómputo de la casilla que se estudia se deduzca que de no haber existido el error hubiera variado el resultado de la votación de la casilla.

 

Por lo anterior es necesario realizar una comparación aritmética entre el número de votos encontrados como error y la diferencia entre los sufragios que detente el triunfador en esa casilla, y los votos atribuidos al partido político que obtuvo el segundo lugar, para establecer si el número de votos detectado como error es mayor a la diferencia existente entre el primero y el segundo lugar de la casilla y si con ello existe la determinancia que permita anular la votación en la casilla que se estudia.

 

De la revisión del paquete electoral que realizó este Tribunal Estatal Electoral, se confirmó que el Partido Acción nacional obtuvo un total de 143 sufragios y la Coalición Alianza por Morelos 125 votos, una diferencia de 18 votos, más a favor del Partido Acción Nacional, por lo que las 3 boletas encontradas de más en la casilla que se estudia de ninguna forma se considera que sea determinante para anular la votación recibida en esta casilla.

 

Esto en virtud de que aunque se le sumara la diferencia de 3 votos a la Coalición Alianza por Morelos, no sería determinante en el resultado de la votación por lo que se deberá declarar infundado el agravio expresado por no afectar el resultado final de la votación de la casilla, y en consecuencia no satisface la hipótesis que establece el artículo 266 fracción XI del Código Estatal Electoral para el Estado de Morelos, que señaló.

 

“La votación recibida en una casilla será nula cuando se acredite algunas de las causales.

XI. Existir irregularidades graves, plenamente acreditadas y no reparables durante la jornada electoral o en las Actas de Escrutinio y Cómputo que, en forma evidente ponga en duda la certeza de la votación y sea determinante para el resultado de la misma.”

 

De lo manifestado por el partido político recurrente es de señalarse que en el Acta Final de Escrutinio y Cómputo, se observa que su representante firmó de conformidad, teniendo toda eficacia probatoria plena dicha acta por ser un instrumento público de conformidad con lo establecido por el artículo 258 del Código Electoral, por lo que evidentemente lo señalado por el recurrente carece de eficacia jurídica debiendo quedar la votación en sus términos toda vez que no existe determinancia para anular la misma por las causas expuestas en el presente considerando.

 

b) Respecto a la casilla 708 contigua dos para el efecto de analizar el planteamiento de la recurrente, se procedió a analizar el Acta Final de Escrutinio y Cómputo que obra agregada a los presente autos, y se pudo constatar que en efecto según dicha acta se recibieron 581 boletas para la Elección de Ayuntamiento, por diferir los datos asentados en esta acta con el Acta de Cómputo de casilla levantada en el Consejo Municipal para la elección de ayuntamiento, de la que se extraen los siguientes datos, que votaron 319 ciudadanos y que sobraron e inutilizaron 288 boletas y que sumando estos dos últimos conceptos arroja la suma de 607 boletas, advirtiéndose que frente al universo de entregadas para la votación existe una diferencia de 26 boletas más, por lo que se procedió a abrir el paquete electoral respectivo a fin de revisar la documentación contenida en el mismo, del que se obtiene la siguiente información: que votaron 316 ciudadanos, se encontraron 279 boletas sobrantes e inutilizadas, que sumadas arroja la cantidad de 595, y al revisar el Recibo de Entrega de documentación para la Elección, se encontró que para la casilla 708 contigua dos se entregó del folio 862897 al 863492, lo que nos da un universo de 596 boletas entregadas para la Elección de Ayuntamiento, cuestión que se confirma con el informe rendido por el C. MAURICIO ALAIN ORIHUELA en su carácter de Secretario Ejecutivo del Instituto Estatal Electoral, en el que, en efecto, señala que para la Elección de Ayuntamiento en la casilla que se analiza se entregaron 596 boletas, así las cosas tenemos que entre boletas sobrantes no utilizadas y boletas utilizadas sobran 595, significa que de las entregadas todavía faltó una boleta y no que existan veintiséis boletas de diferencia como lo afirma el impetrante y que además así se desprende de los datos asentados en el Acta de Escrutinio y Cómputo de la casilla.

 

De lo ya señalado se advierte que en efecto los funcionarios de casilla cometieron un error al asentar los datos en el Acta de Escrutinio y Cómputo, pero en primer lugar estos errores aritméticos no fueron cometidos con dolo y además se subsanan con las documentales del paquete electoral, pero a mayor abundamiento los votos obtenidos en dicho cómputo fueron exactamente los de los ciudadanos que sufragaron y que fueron los mismos extraídos de la urna, de tal suerte que no hubo aprovechamiento o favoritismo para ninguna planilla de partido político alguno, pero más aún cabe señalar que el Partido Revolucionario Institucional obtuvo 84 votos y la Coalición Alianza por Morelos obtuvo 126 votos, existiendo una diferencia entre el primer y segundo lugar de esta casilla de 42 votos a favor de la Coalición Alianza por Morelos; así las cosas es necesario precisar que la boleta faltante no resulta determinante en este resultado final y se puede afirmar que tal boleta faltante fue producto de un error aritmético y no resulta una irregularidad grave.

 

Por todo esto se puede arribar a la conclusión de que el agravio expresado por la recurrente respecto a la casilla 708 contigua dos resulta infundado y en consecuencia la pretensión de nulidad es improcedente porque no satisface los extremos de la hipótesis contenida en el artículo 266 fracción VI del Código Electoral para el Estado de Morelos.

 

D) Aquí se analiza la casilla 710 contigua dos, y para tal efecto se examina el Acta Final de Escrutinio y Cómputo encontrando la firma de los representantes de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y Coalición Alianza por Morelos, por lo cual expresan su conformidad y no aparece ningún escrito de protesta; dicha Acta contiene los siguientes datos; 715 boletas recibidas para la Elección; por diferir los datos que señala esta acta con el Acta de Cómputo de casilla levantada en el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos, se procede a extraer los siguientes datos de esta última, 393 boletas utilizadas por electores y consecuentemente extraídas de la urna y 325 boletas sobrantes e inutilizadas y sumando estos dos últimos conceptos nos da la cantidad de 718 boletas, advirtiéndose que son tres boletas más de las entregadas para la elección, ante esta diferencia se acudió a abrir el paquete electoral respectivo, encontrando que se inutilizaron 279 boletas y se usaron y extrajeron de la urna 391 boletas la suma de estos dos conceptos nos da la cantidad de 670 boletas y en razón de persistir una diferencia con la cantidad de boletas recibidas para la elección (715), se acudió a revisar el recibo de las boletas mismo que obra agregando a los autos del toca en que se actúa y se encontró que se recibieron del folio 866283 a 866954 lo que arroja un total de 672 boletas recibidas y es ahí donde se advierte que los funcionarios de la casilla cometieron un error aritmético en el Acta de Escrutinio y Cómputo en el apartado correspondiente al dato de boletas recibidas para la elección, pues en lugar de poner la cantidad real de 672 boletas, pusieron 715, y así las cosas advertimos que si fueron realmente recibidas 672 boletas para la Elección de Ayuntamiento, y entre extraídas de la urna (391) y sobrantes inutilizadas (279), arroja 670 boletas advirtiéndose que faltan dos boletas en relación a la cantidad de entregadas para la elección (672) que son estas las auténticas cifras reales pues se desprende de los folios respectivos.

 

Ahora bien, sí el resultado de la votación de la casilla es: Partido Acción Nacional 162 votos, Coalición Alianza por Morelos 140 votos, una diferencia a favor del PARTIDO ACCIÓN NACIONAL DE 22 VOTOS, cabe señalar que en esta casilla el PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL OBTUVO 71 VOTOS, ocupando el tercer lugar, es evidente que las dos boletas que aritméticamente no se localizan, no resultan determinantes en el Cómputo Final de la casilla que se estudia, ni tampoco la no localización aritmética de esas boletas constituye una irregularidad grave, sino que más bien se advierte que la impetrante pretende utilizar el error de asentamiento de boletas recibidas para pretender la nulidad de la votación; lo cierto es que ante la no presencia de irregularidad grave ni determinancia en el resultado final, es de establecer que la pretensión de agravios de la recurrente es infundada y por lo mismo resulta improcedente la pretendida nulidad solicitada.

 

E) Por cuanto al planteamiento de la recurrente relativo a la casilla 711 básica, en principio se analiza el Acta Final de Escrutinio y Cómputo, realizado por los funcionarios de la propia casilla, y en dicha documental aparece la firma de conformidad de los representantes de los partidos políticos Partido Revolucionario Institucional, Partido Acción Nacional y Coalición Alianza por Morelos, quienes aceptan el contenido de dicha acta en donde consta que se recibieron 452 boletas para la Elección de Ayuntamiento y para mejor proveer se procede a analizar el Acta de Cómputo de Casilla levantada en el Consejo Municipal de la que se desprenden los siguientes datos: votación total 263 que es el mismo número de boletas extraídas de la urna; boletas sobrantes e inutilizadas 190, que sumados estos dos conceptos arroja la cantidad de 453 boletas advirtiéndose que es una más de las recibidas para la elección y en razón de la diferencia de una boleta más, se procedió a examinar la documental consistente en el recibo respectivo y de este análisis se arriba al conocimiento que se entregaron las boletas del folio 866955 al 867407 que arroja un total de 453 boletas recibidas, dato esto que es real contundente y definitivo por encima de cualquier número anotado en el Acta de Apertura de Casilla y de Cómputo Final; así las cosas se arriba a la conclusión de que si se entregaron 453 boletas para la Elección y que de la suma de boletas utilizadas (263) y sobrante (190) de la suma de 453 significa que no existe ninguna irregularidad como lo afirma y pretende hacer valer el recurrente, pues únicamente existe un error aritmético en el Acta de Escrutinio y Cómputo por parte de los funcionarios de la casilla al hacer el llenado de esta, pero que queda debidamente subsanado con el análisis de las documentales referidas con las que se auxilió este Órgano Jurisdiccional; en consecuencia en esta casilla no existió ninguna irregularidad grave, ya que no hubo dolo de los funcionarios de la casilla y por lo mismo los agravios expresados resultan infundados y así mismo es improcedente la pretensión de nulidad de la recurrente respecto de la votación llevada a cabo en esta casilla.

 

F) Respecto de la casilla 723 contigua uno, cuyo planteamiento hace la impetrante en el inciso F) del capítulo correspondiente a casillas impugnadas, al analizar el Acta de Cómputo Levantada por el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán Morelos, se constató que se extrajeron de la urna 452 boletas que es el número de ciudadanos sufragantes; sobraron y se inutilizaron 204 boletas que en suma arrojan 656 boletas y careciendo del dato consistente en el número de boletas recibidas para la Elección se acude a la documental consistente en el recibo de boletas para la Elección de Ayuntamiento relativo a la casilla 723 contigua uno, y nos da el dato que se recibieron para el objetivo descrito las boletas que van del folio 877531 al 878201 lo que nos indica que se recibieron 670 boletas que restándole las 656 de los conceptos aludidos nos resulta una diferencia de 14 boletas, por lo que se procedió a contar las boletas utilizadas y las sobrantes que están contenidas en el paquete electoral respectivo, y del dato que se corroboró fue que votaron 449 Ciudadanos e igual número de boletas se extrajeron de la urna, sobraron 221 boletas que fueron inutilizadas y que la suma de estos conceptos arroja la cantidad de 670 boletas, datos este que es el real y cierto porque se materializa con las propias documentales contenidas en el paquete electoral y subsana cualquier error aritmético cometido por los funcionarios tanto de la casilla como del Consejo Municipal Electoral en el momento de asentar los datos en el llenado del Acta correspondiente; así las cosas se colige que no fueron 452 ciudadanos los que votaron sino 449 y que no sobraron 204 boletas sino 221 las cuales fueron inutilizadas.

 

Ante este espectro se puede concluir que no hubo irregularidad grave sino un simple error aritmético asentado en el Acta de Cómputo en cuanto al número de boletas utilizadas y número de boletas no utilizadas, el error queda subsanado con el análisis de las probanzas referidas, que nos permite arribar al conocimiento de que las boletas entregadas para la Elección (670) son las mismas que aparecen en el paquete electoral, en consecuencia al no existir irregularidad grave, el error que hace consistir como agravio la recurrente es infundado y por lo mismo la nulidad reclamada de la votación en la casilla 723 contigua uno no es procedente, y que desde luego no hay determinancia en el resultado de la votación entre el primero y el segundo lugar que fue el siguiente: COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS 176 VOTOS, PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL 162, UNA DIFERENCIA A FAVOR DE LA COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS DE 14 VOTOS.

 

G) Por lo que se refiere al planteamiento como irregularidad del recurrente en relación a la casilla 726 Básica contenido en el inciso G) de su escrito de expresión de agravios se examinó el Acta Final de Escrutinio y Cómputo y se obtuvo el conocimiento de que se extrajeron de la urna 350 boletas que fue el número total de sufragantes, sobraron y se inutilizaron 176 boletas que en suma arrojan 526 y como en dicha Acta se dice que se recibieron 400 boletas para la Elección, arroja una diferencia de 126 boletas más que las recibidas, cuestión por la que se acudió al recibo de entrega de boletas y se pudo constatar que se recibieron las boletas del folio 881056 al 881577 lo que nos da la cifra de 521 boletas que fueron las recibidas para la Elección, y dado que persiste una diferencia de 5 boletas, se abrió el paquete electoral y en la documental contenida en el mismo se encontró el dato de que sufragaron 345 ciudadanos y sobraron e inutilizaron 177 boletas que sumadas arrojan la cantidad de 522, es decir una más de las entregadas irregularidad que resulta irrelevante por no ser determinante en el resultado final de la votación entre los partidos que ocuparon primero y segundo lugar y que fue el siguiente: COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS 183 VOTOS Y PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL 107 VOTOS UNA DIFERENCIA DE 76 VOTOS A FAVOR DE LA COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS y en consecuencia los agravios expresado en relación a la votación en la casilla 726 básica resultan infundados y es de declararse legítima dicha votación porque no existió dolo en el error.

 

H) Respecto a la casilla 707 Básica cuya votación es impugnada por la recurrente y que se detalla en el inciso H) del capítulo de casillas impugnadas, de los datos contenidos en el Acta Final de Escrutinio y Cómputo se pudo advertir que fueron recibidas 729 boletas, que hubo una votación de 379 ciudadanos que fue igual al número de boletas extraídas de la urna y que sobraron y se inutilizaron 351 boletas que sumadas arrojan la cantidad de 730 boletas encontrando una boleta más en relación al número de recibidas para la elección.

 

La boleta de más representaría un voto que resulta irrelevante y no determinante en el resultado final del cómputo de la casilla, pues este resultado final fue que la Coalición Alianza por Morelos obtuvo 155 votos y el segundo lugar lo ocupó el Partido Acción Nacional con 123 votos, existiendo una diferencia de 32 votos, a favor del primero, por lo que un voto que representa la boleta faltante aplicado incluso a favor del Partido recurrente no modifica el resultado final de la casilla y en consecuencia el agravio expresado resulta infundado por que no está soportado por una irregularidad grave acreditada ni tampoco existe determinancia en el caso concreto.

 

Al analizar el planteamiento relativo a la casilla 707 contigua uno, en primer lugar se advierte que el Acta Final de Escrutinio y Cómputo fue firmada de conformidad por el Representante del Partido Revolucionario Institucional, que se recibieron 725 boletas para la Elección que sufragaron 361 ciudadanos y que se inutilizaron 363 boletas sobrantes conceptos estos últimos que arrojan la cantidad de 724 boletas, es decir una boleta menos que las entregadas para la Elección (725); ante esta diferencia se acudió a abrir el paquete electoral de la casilla en cuestión y al contar las boletas utilizadas sumaron la cantidad de 362 y 367 sobrantes cuya suma arroja 729 boletas arrojando una diferencia de 4 boletas más que las entregadas para la elección, por lo que se procedió a revisar el recibo de entrega de las boletas que consta dentro del paquete electoral y se pudo corroborar que se entregaron las boletas del folio 860975 al 861704, que nos permite conocer que precisamente se entregaron para la Elección 729 boletas, cantidad igual a la suma e boletas usadas y boletas sobrantes.

 

Del análisis realizado podemos afirmar que las irregularidades señalada por la impetrante en relación a la casilla 707 contigua uno y que la recurrente pretende hacer valer como agravio es insubsistente e infundado por que no existió tal irregularidad sino solamente un error aritmético cometido al asentar los datos en el llenado del Acta de Escrutinio y Cómputo de esta casilla y por lo tanto es lisa y llanamente improcedente la nulidad de la votación pretendida, y adicionalmente no existe determinancia en el resultado de la votación que fue el siguiente: COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS 176 VOTOS, PARTIDO ACCIÓN NACIONAL 111 VOTOS Y PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL 35 VOTOS, EXISTIENDO UNA DIFERENCIA ENTRE EL PRIMER Y SEGUNDO LUGAR DE 65 VOTOS A FAVOR DE LA COALICIÓN ALIANZA POR EL MORELOS.

 

J) En relación a la casilla 711 contigua uno a que se refiere la recurrente en el inciso J) de su escrito de expresión de agravios, se analiza el Acta de Cómputo de Casilla levantada en el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos que contiene los siguientes datos: en dicha acta no consta cuantas boletas se recibieron, pero se utilizaron con votos ciudadanos 302 y sobraron y se inutilizaron 149, que sumados estos dos conceptos arroja la cantidad de 451 boletas, por lo que se procede a examinar las documentales contenidas en el paquete electoral relativo a la casilla que se analiza de la que se obtiene la siguiente información: que se utilizaron 302 boletas y sobraron y se inutilizaron 147 boletas lo que arroja la suma de 449 boletas, por lo que se procede a examinar el recibo de entrega de material electoral destinado a la casilla que se estudia y así obtener el dato de cuantas boletas se recibieron para la Elección de Ayuntamiento, y se encuentra que las boletas entregadas van del folio 867408 al 867861, constatándose que el número de boletas recibidas para la Elección de Ayuntamiento fueron 453 por lo que persiste una diferencia de 4 boletas que se supone sobrantes y cuyo paradero o destino se ignora, lo cual desde luego representa una irregularidad.

 

Ahora bien, a fin de establecer si tal irregularidad es grave por que repercuta en el resultado final del escrutinio y cómputo de la casilla y en consecuencia tal irregularidad resulta determinante en el referido resultado, se acude al resultado obtenido entre el partido ganador en esta casilla y el que ocupó el segundo lugar y tenemos que el Partido Acción Nacional obtuvo 124 votos (aquí no es parte interveniente y la Coalición Alianza por Morelos (Tercero Interesado) obtuvo 98 votos y el aquí impugnante Partido Revolucionario Institucional obtuvo 65 votos, por lo que es de destacarse que entre el ganador en la votación de esta casilla (Partido Acción Nacional) y el impugnante (Partido Revolucionario Institucional) existe una diferencia de 26 votos, por lo que las cuatro boletas faltantes y cuyo paradero se desconoce no resultan impactantes y determinantes en el resultado final del cómputo de la votación de esta casilla, por lo que no es procedente calificar de grave esta irregularidad y en consecuencia el agravio que por esta razón pretende hacer valer la impetrante resulta infundado pues no satisface los extremos de la hipótesis contenida en la fracción VI del 266 del Código Estatal Electoral, como tampoco se advierte que haya habido dolo por parte de los funcionarios de la casilla al realizar el cómputo final, pues no se acredita que esas 4 boletas extraviadas hayan sido utilizadas para beneficiar a alguno de los Partidos Políticos contendientes; en razón de lo anterior se declaran infundados los agravios expresados en relación a la casilla 711 contigua uno, y consecuentemente resulta improcedente la nulidad de la votación llevada a cabo en la misma.

 

K) El impugnante invoca irregularidades en la casilla 723 contigua 2 y en tal virtud se analizan los datos contenidos en las documentales aportadas por el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos, así como del Consejo Estatal Electoral arribando a la conclusión de que tal casilla no existió puesto que no fue programada en el Proceso Electoral Municipal del dos de julio del año en curso, como se advierte en el Encarte de Casillas Publicado por el Consejo Estatal Electoral del Instituto Estatal Electoral, el cual se dio a conocer a través de medios de comunicación impresos en el ámbito Estatal y que este Tribunal consultó con este propósito particular, en el que se estableció la integración y ubicación de las mesas directivas de casilla para el Proceso Electoral del día dos de julio del año dos mil, en las Elecciones de Gobernador, Diputados y Ayuntamientos, que se corroboró con la relación de boletas entregadas por casilla de las que se instalaron en el Municipio de Tlaltizapán, Morelos, para la Elección de Ayuntamiento que hizo llegar a este Tribunal el Secretario Ejecutivo del Instituto Estatal Electoral y en ambas documentales no aparece la casilla 723 contigua dos, y en consecuencia, la referencia que hace la impugnante respecto de esa supuesta casilla 723 contigua 2 en el inciso K)de su escrito de agravios, se ignora de donde pudo haber sacado tal referencia y dado de que no existió tal casilla, no es posible entrar al análisis ni estudio de algo que no existe y por lo tanto el supuesto agravio expresado resulta ocioso e improcedente.

 

L) Por lo que hace a la casilla 732 básica, al analizar el Acta Final de Escrutinio y Cómputo de la casilla, misma que se encuentra firmada de conformidad por el representante del impugnante Partido Revolucionario Institucional, se advierte que en dicha documental se asentó que se recibieron para la Elección de Ayuntamiento de Tlaltizapán, Morelos 749 boletas: que se utilizaron con votos ciudadanos 452 boletas y que sobraron y se inutilizaron 899 boletas, que sumados estos dos últimos conceptos arrojan un total de 1351 boletas, cuestión que obviamente resulta un absurdo pero de ser cierta esta desproporción, representa una irregularidad grave y es por eso que se examina la documental contenida en el paquete electoral contando las boletas utilizadas y las sobrantes, obteniendo el siguiente resultado:

 

Boletas utilizadas por votos Ciudadanos 451 y 299 boletas sobrantes e inutilizadas que dan una suma de 750 que para las 749 entregadas para al votación todavía se advierte la diferencia de una boleta, sin embargo se despeja la duda respecto de las 899 boletas sobrantes que se asentó en el Acta de Escrutinio y Cómputo de la casilla y se reduce a un error aritmético no doloso en el asentamiento de esta cifra que debió ser 299 en lugar de 899; a efecto de verificar el número de boletas recibidas para la Elección de la casilla 732 básica se examinó el recibo respectivo y se constató que las boletas entregadas fueron del folio 888509 al 889258 arribando a la certeza de que en efecto se entregaron 749 boletas persistiendo a la diferencia de una boleta cuyo destino se desconoce por lo que se acude al resultado de la votación de la casilla en comento, cuyo resultado es el siguiente:

 

En esta casilla el primer lugar lo ocupó la Coalición Alianza por Morelos con 160 votos; el segundo lugar lo ocupó el Partido Acción Nacional con 137 votos y el tercero lugar fue para el Partido Revolucionario Institucional con 126 votos, habiendo una diferencia entre el Tercero Interesado (coalición Alianza por Morelos) y el recurrente (Partido Revolucionario Institucional) de 34 votos y en consecuencia esa boleta extraviada y cuyo destino se desconoce no es determinante en el resultado final de la votación de esta casilla ni tal faltante puede atribuirse a un acto doloso de los Funcionarios de la casilla; en consecuencia, esto no resulta ser una irregularidad grave y no es determinante en el resultado de esta votación y por lo mismo resulta improcedente la pretensión de nulidad de la recurrente.

 

M) Para la elección de la casilla 708 contigua uno, se recibieron 595 boletas se computaron 334 votos y sobraron y se inutilizaron 259 boletas, la suma de los anteriores conceptos arroja la cantidad de 593 boletas, datos estos obtenidos del Acta de Escrutinio y Cómputo de la casilla, advirtiéndose que faltaron dos boletas para alcanzar el número de recibidas y así las cosas se recurre a examinar la documental contenida en el paquete electoral del que se extrae la siguiente información votación total 334 votos y boletas sobrantes no utilizadas 259 boletas, confirmándose las cantidades de boletas usadas y boletas inutilizadas y en consecuencia persiste la diferencia de dos boletas por lo que se examina el recibo del material electoral para esta casilla y se advierte que respecto de las boletas recibidas va del folio 862301 al 862896 constando que en efecto se recibieron para la elección 595 boletas, persistiendo la misma diferencia de dos boletas aludida en líneas anteriores, así las cosas y a efecto de ver si esa irregularidad consistente en la diferencia de dos boletas resulta determinante en el resultado final de la votación en esta casilla, se analizó el número de votos obtenidos por cada uno de los partidos intervenientes en este recurso y se arriba al dato de que en esta casilla el primer lugar lo ocupa la coalición Alianza por Morelos con 166 votos, y el partido aquí recurrente obtuvo 72 votos habiendo una diferencia entre el tercero interesado y el recurrente de 94 votos en esta casilla por lo que se concluye que las dos boletas faltantes no son determinantes en el resultado final y no constituye irregularidad grave porque no se advierte ni se acredita que haya habido dolo por parte de los funcionarios de la casilla con la pretensión de favorecer a alguno de los partidos contendientes.

 

En razón de lo anterior se puede declarar que el agravio expresado carece de contundencia y fundamento y toda vez que no existe dolo, gravedad en la irregularidad ni determinancia, pues el resultado de la votación fue el siguiente: COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS 166 VOTOS, PARTIDO ACCIÓN NACIONAL 80 VOTOS Y PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL 72 VOTOS, EXISTIENDO UNA DIFERENCIA ENTRE EL PRIMER Y SEGUNDO LUGAR DE 86 VOTOS A FAVOR DE LA COALICIÓN ALIANZA POR MORELOS; por tanto no satisface los extremos de la hipótesis contenida en la fracción VI del artículo 266 del Código Electoral para el Estado de Morelos, por lo tanto resulta improcedente declarar la nulidad de la votación llevada a cabo en la casilla en comento.

 

N) Según el Acta de Escrutinio y Computo relativa a la casilla 709 contigua uno, se recibieron 724 boletas para la Elección, sufragaron 448 Ciudadanos y como dato de boletas sobrantes e inutilizadas no se obtuvo dicho dato por no ser legible, por lo que se examinó la documentación contenida en el paquete electoral y se constató que en efecto se utilizaron 448 boletas con votos de Ciudadanos, y se obtuvo el dato de que sobraron y se inutilizaron 277 boletas cuya suma arroja la cantidad de 725 boletas que frente a 724 que fueron entregadas para la Elección, se presenta el faltante de una boleta; aquí queda subsanada la omisión consistente en no asentar en el Acta el número de boletas sobrantes así las cosas se examina el resultado final del cómputo por cuanto al número de votos obtenidos por la recurrente y por el Tercero Interesado que son partes intervenientes en este Recurso y se arriba a la certeza de que la recurrente (Partido Revolucionario Institucional) obtuvo 67 votos y el Tercero Interesado (coalición Alianza por Morelos) 163 votos, advirtiéndose una diferencia de 96 votos, por lo que es de resolverse que la boleta faltante y cuyo destino se ignora no resulta determinante en el resultado final del cómputo de la casilla entre los Partidos aquí intervenientes y toda vez que no se advierte ni se acredita dolo por parte de los funcionarios de la casilla que pretendieran favorecer con esa boleta alguno de los partidos contendientes, ni que se pueda calificar como irregularidad grave ese faltante y consecuentemente no existe determinancia en el caso no se acreditan los extremos de la hipótesis de la fracción VI del artículo 266 del Código Electoral para el Estado de Morelos y por lo tanto su aplicación es improcedente para decretar la nulidad de la votación de esta casilla.

 

Este Tribunal advierte que durante el estudio y análisis que se practicó casilla por casilla de las impugnadas como ha quedado descrito de los incisos del A) al N), de la presente resolución se tuvo que acudir a la documentación electoral contenida en los paquetes electorales correspondientes a las casillas impugnadas para mejor proveer en la presente resolución, practicándose la diligencia con fecha quince de septiembre del año dos mil, desahogándose ante la presencia del Secretario Instructor Licenciado EDUARDO RAMÍREZ CASTAÑEDA, y del Secretario General de este Órgano Colegiado. Licenciado DANIEL GENOVEVO GARCÍA RAMÍREZ, y se realizó con el auxilio y apoyo del también Secretario Instructor de este Tribunal, el Licenciado JOSÉ AUSENCIO BARRIONUEVO ACEVEDO, quien practicó el conteo correspondiente, los dos primeros autorizaron y dieron fe de esta actuación, que dio inicio a las nueve horas y concluyó a las diecinueve horas del día quince de septiembre del presente año.

 

La diligencia citada se desarrolló con fundamento en lo que al respecto establece el artículo 252 del Código Electoral para el Estado de Morelos que a continuación se transcribe:

 

Artículo 252. El Tribunal requerirá a los diversos organismos electorales, así como a las autoridades estatales o municipales, o solicitara a las autoridades federales cualquier informe o documento que, obrando en su poder, le requiera a las partes o que considere pertinente y que pueda servir para la substanciación de los expedientes, siempre que ello no sea un obstáculo para resolver dentro de los plazos establecidos en éste código. Las autoridades deberán proporcionar dentro de las 48 horas siguientes, los informes o documentos a que se refiere el párrafo anterior.

 

En casos extraordinarios, el Tribunal podrá ordenar que se realice alguna diligencia o que una prueba se perfeccione o desahogue, siempre y cuando ello no sea obstáculo para resolver dentro de los plazos establecidos en este Código.

 

Decisión que se fortalece con el criterio sustentado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que a continuación se transcribe:

 

DILIGENCIAS PARA MEJOR PROVEER, PROCEDE REALIZARLAS CUANDO EN AUTOS NO EXISTAN ELEMENTOS SUFICIENTES PARA RESOLVER.

Cuando la controversia planteada en un medio de impugnación en materia electoral, verse sobre nulidad de la votación recibida en ciertas casillas, en virtud de irregularidades, verbigracia, espacios en blanco o datos incongruentes en las actas que deben levantarse con motivo de los actos que conforman la jornada electoral; con el objeto de determinar si las deficiencias destacadas son violatorias de los principios de certeza o legalidad, determinantes para el resultado final de la votación y, por ende, si efectivamente se actualiza alguna causa de nulidad, resulta necesario analizarlas a la luz de los acontecimientos reales que concurrieron durante tal jornada, a través de un estudio pormenorizado del mayor número posible de constancias en que se haya consignado información, naturalmente, relacionadas con las circunstancias que mediaron en la recepción del sufragio y la contabilización de los votos respectivos. Por ello, sin en los autos no se cuenta con elementos suficientemente ilustrativos para dirimir la contienda, la autoridad sustanciadora del medio de impugnación relativo, debe, mediante diligencias para mejor proveer, recabar aquellos documentos que la autoridad que figure como responsable omitió allegarle y pudieran ministrar información que amplíe el campo de análisis de los hechos controvertidos, por ejemplo, los encartes, las actas de los consejos distritales o municipales en que se hayan designado funcionarios de casillas, los paquetes electorales relacionados con las casillas cuya votación se cuestiona, así como cualquier otro documento que resulte valioso para tal fin, siempre y cuando la realización de tal quehacer, no represente una dilación que haga jurídica o materialmente irreparable la violación reclamada o se convierta en obstáculo para resolver dentro de los plazos establecidos en la ley; habida cuenta que, las constancias que lleguen a recabarse, pueden contener información útil para el esclarecimiento de los hechos que son materia del asunto y, en su caso, la obtención de datos susceptibles de subsanar las deficiencias advertidas que, a su vez, revelen la satisfacción de los principios de certeza o legalidad rectores de los actos electorales, así como la veracidad de los sufragios emitidos, dada la naturaleza excepcional de las causas de nulidad y, porque, ante todo, debe lograrse salvaguardar el valor jurídico, constitucionalmente tutelado de mayor trascendencia, que es el voto universal, libre, secreto y directo, por ser el acto mediante el cual se expresa la voluntad ciudadana para elegir a su representante.

 

Sala Superior. S3ELJ10/97

Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-046/97. Partido Acción Nacional. 25 de septiembre de 1997. Unanimidad de votos: Ponente: Alfonsina Berta Navarro Hidalgo.

Juicio de revisión constitucional electoral SUP-JRC-061/97. Coalición Democrática, integrada por los partidos políticos de la Revolución Democrática y Verde Ecologista de México, así como por la organización denominada “El Barzón”. 25 de septiembre de 1997.

Unanimidad de votos. Ponente: Alfonsina Berta Navarro Hidalgo.

Juicio de revisión constitucional electoral SUP-JRC-082/97. Partido de la Revolución Democrática. 25 de septiembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: Alfonsina Berta Navarro Hidalgo.

Tesis de jurisprudencia J.10/97. Tercera Época. Sala Superior. Materia Electoral, aprobada por unanimidad de votos.

SÉPTIMO. Con fecha veintiocho de agosto del año en curso, el C Jesús Zavaleta Castro, en su carácter de Representante Propietario del Partido recurrente, presentó un escrito mediante el cual amplia su Recurso de Inconformidad, al cual recayó un acuerdo en el que se ordena agregar dicho escrito a los presentes autos en términos del artículo 215 fracción II del Código Estatal Electoral que ala letra dice:

 

“ARTÍCULO 215. Corresponden al Pleno del Tribunal las siguientes atribuciones:

II. Desechar, sobreseer, tener por no interpuestos o por no presentados cuando procedan los recursos, los escritos de los terceros interesados y de los coadyuvantes;

 

En relación al escrito cuyo examen nos ocupa se advierte que en parte es relativo con los planteamientos hechos en el escrito de agravio del recurso  original, por cuanto a los hechos contenidos en los numerales 1, 2 y 3, pero no así a los hechos relatados en los numerales 4, 6 y 7, toda vez que en estos hechos así como en los supuestos agravios expresados se refiere a cuestiones relativas a requisitos de elegibilidad, el planteamiento que formula la impetrante relativo a la ampliación del Recurso de Inconformidad, es notoriamente improcedente razón por la cual se desecha de plano en virtud de que el Código Electoral vigente en el Estado, no contempla esta figura jurídica y aún más se presentó extemporáneamente, esto es, fuera de los plazos señalados para la presentación del Recurso de Inconformidad y lo realizó ante autoridad que no es competente como es el caso de este Tribunal, pues suponiendo sin conceder que procediera, se debió presentar ante la autoridad que dictó el Acto o Resolución que se impugna, esto es ante el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos.

 

No obstante lo anterior mediante dos escritos presentados en la Oficialía de Partes de este Tribunal, con fecha dieciocho de septiembre del año dos mil, el impetrante ofreció pruebas supervenientes para acreditar la inelegibilidad de los C.C. Matías Quiroz Medina y Gilberto Bastida Hernández Presidente Municipal Propietario y Presidente Municipal Suplente, respectivamente, electos durante la jornada electoral del dos de julio del año dos mil, argumentando que lo anterior no era del conocimiento del representante del partido recurrente, hasta después de presentado el escrito de Impugnación del recurso, ahora bien de conformidad con el artículo 259 del Código de la Materia que establece lo siguiente.

 

ARTÍCULO 259. Quienes estén legitimados en los términos de este Código aportaran con su escrito inicial, las pruebas que obren en su poder; así mismo se concederá al promovente un término de hasta 5 días, contados de momento a momento a partir de la notificación que se le haga por cédula en estrados, para aportar las pruebas adicionales que haya anunciado en su escrito de impugnación. La única excepción será la de pruebas supervenientes, atendiéndose como tales los medios de convicción surgidos después del plazo legal en que deban aportarse los elementos probatorios y aquellas existentes desde entonces, pero que el promovente, el compareciente o la autoridad electoral no pudieron ofrecer o aportar por desconocerlos o por existir obstáculo que no estaba a su alcance superar, siempre y cuando se aporten antes del cierre de la instrucción, y que no altere los plazos que para substanciar y resolver, determine este Código.

 

La prueba procede sobre los hechos controvertibles. No lo serán controvertibles el derecho, los hechos notorios o imposibles, ni aquellos hechos que hayan sido reconocidos. El que afirma está obligado a probar. También lo está el que niega, cuando su negación envuelva la afirmación expresa de su hecho.

 

También sirven de sustento las siguientes tesis jurisprudenciales:

 

“AGRARIO. PRUEBAS SUPERVENIENTES, LA NO VALORACIÓN DE LAS, ES CONCULCATORIA DE GARANTÍAS.

Tipo de Documento: TEISIS AISLADA Clave de Publicación: No Asignada

Clave de Control Asignada por SCJN: No existente

Sala o Tribunal emisor: Tribunales Colegiados de Circuito 7ma. Época-Materia: Administrativa

Fuente de Publicación: Semanario Judicial de la Federación

Volumen 181-186 Sexta Parte Página 23.

 

Sí la Comisión Agraria responsable admitió diligencias probatorias que le fueron ofrecidas con posterioridad al término probatorio señalado por la Ley Federal de la Reforma Agraria en su artículo 440, tenía la obligación de valorarlas, explicando razonadamente el alcance probatorio que a su juicio merecían y, al no haberlo hecho así, es indudable que incurrió en violación de garantías.

 

TRIBUNAL COLEGIADO DE DÉCIMO SEGUNDO CIRCUITO

Descripción de Precedentes:

Amparo en revisión 8/84. Ruperto Ramos Jiménez. 2 de marzo de 1984. Unanimidad de votos. Ponente: Carlos Bravo y Bravo”

 

“PRUEBAS SUPERVENIENTES. OPORTUNIDAD EN EL OFRECIMIENTO DE LAS.

 

Tipo de Documentos: TESIS AISLADA Clave de Publicación: 1.3°.T.34 L

Clave de Control Asignada por SCJN: Tco13034.9 LAB

Sala o Tribunal emisor: Tribunales Colegiados de Circuito-9na. Época-Materia: Laboral

Fuente de Publicación: Semanario Judicial de la Federación

Volumen III Junio de 1996 página 920

En términos de los artículos 778 y 881 en relación con el diverso 885 de la Ley Federal del Trabajo, las partes tienen expedito su derecho para ofrecer pruebas que se refieran a hechos supervenientes, desde que concluye la etapa de ofrecimiento de pruebas, y hasta antes de que sea cerrada la instrucción; por tanto, la junta no puede válidamente desechar las pruebas que se ofrezcan con tal carácter, con el argumento de que el oferente no acreditó la imposibilidad de exhibirlas en la audiencia de ley, pues las disposiciones legales antes citadas no contemplan tal circunstancia.

 

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE TRABAJO DEL PRIMER CIRCUITO.

Descripción de precedentes:

Amparo directo 2903/96, Noé Lina Sandoval. 17 de abril de 1996. Unanimidad de votos.

Ponente: J. Refugio Gallegos Baeza. Secretario: José Máximo Lugo González.”

 

Este tribunal con base en lo anterior entra al estudio y análisis de los aspectos de inelegibilidad a que se refieren las probanzas ofrecidas y aportadas por el recurrente y además por tratarse de una situación de orden público, esta argumentación se fortalece con el criterio sustentado sobre este particular por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en la tesis de jurisprudencia que a continuación se cita:

 

ELEGIBILIDAD DE CANDIDATOS. OPORTUNIDAD PARA SU ANÁLISIS E MPUGNACIÓN. Es criterio reiterado por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que el análisis de la elegibilidad de los candidatos puede presentarse en dos momentos: el primero, cuando se lleva a cabo el registro de los candidatos ante la autoridad electoral; y el segundo, cuando se califica la elección. En este segundo caso pueden existir dos instancias: la primera, ante la autoridad electoral, y la segunda en forma definitiva e inatacable, ante la autoridad jurisdiccional; ya que, al referirse la elegibilidad a cuestiones inherentes a la persona de los contendientes a ocupar el cargo para los cuales fueron propuestos e incluso indispensables para el ejercicio del mismo, no basta que el momento en que se realice el registro de una candidatura para contender en un proceso electoral se haga la calificación, sino que también resulta trascendente el examen que de nueva cuenta efectúe la autoridad electoral al momento en que se realice el cómputo final, antes de proceder a realizar la declaración de validez y otorgamiento de constancia de mayoría y validez de las cuestiones relativas a la elegibilidad de los candidatos que hayan resultado triunfadores en la contienda electoral, pues solo de esa manera quedará garantizado que estén cumpliendo los requisitos constitucionales y legales, para que los ciudadanos que obtuvieron el mayor número de votos puedan desempeñar los cargos para los que son postulados, situación cuya salvaguarda debe mantenerse como imperativo esencial.

Sala Superior. S3ELJ 11/97Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-029/97. Partido Acción Nacional. 4 de agosto de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: Mauro Miguel Reyes Zapata. Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-076/97. Partido Revolucionario Institucional. 11 de septiembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: José Fernando Ojesto Martínez Porcayo Juicio de revisión constitucional electoral. SUP-JRC-106/97. Partido Acción Nacional. 25 de septiembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: Eloy Fuentes Cerda. TESIS DE JURISPRUDENCIA J.11/97. Tercera Época. Sala Superior. Materia Electoral. Aprobada por Unanimidad de votos.

 

Para el efecto de una mayor clarificación y fundamentación del tópico que nos ocupa, a mayor abundamiento, cabe señalar que el artículo 116 de la Constitución Política del Estado de Morelos establece los requisitos que un ciudadano debe reunir para ser miembro de un Ayuntamiento mismo que el señor Matías Quiroz Medina, dejó plenamente satisfechos ante el Consejo Municipal Electoral, al ser registrado como candidato a Presidente Municipal Propietario, a su vez el artículo 117 del propio ordenamiento invocado establece las causales por las cuales los ciudadanos no podrán ser miembros de un Ayuntamiento y la fracción II de esta disposición dice:

 

Fracción II. Los empleados de la Federación, del Estado o de los Municipios si no se separan de sus respectivos cargos noventa días antes del día de la elección.

El planteamiento de la recurrente respecto de este tópico de su escrito ampliatorio, se refiere precisamente al hecho de que, según dice, el señor Matías Quiroz Medina, candidato Propietario a Presidente Municipal de la planilla registrada por la Coalición Alianza por Morelos para el Municipio de TLALTIZAPAN, Morelos, se desempeñaba como  empleado de la federación en la Clínica de Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), en el Municipio de Zacatepec, Morelos, y que no se separó de su empleo en el término previsto por la disposición constitucional transcrita.

 

Ante el planteamiento referido, cabe señalar que el artículo 15 del Código Electoral para el Estado de Morelos, señala que son elegibles para miembros del Ayuntamiento quienes reúnan los requisitos establecidos en la Constitución Política en el Estado de Morelos y no son elegibles quienes no cumplan los requisitos que el propio ordenamiento Constitucional establece y que ya fueron señalados en líneas anteriores.

 

Para el efecto de computar el término de noventa días que establece la fracción II del Artículo 117 de la Constitución Política Local, este Tribunal se acoge a lo dispuesto por este artículo, esto es, que si la elección se celebró el día dos del mes de julio, el referido candidato MATÍAS QUIROZ MEDINA, para dar cumplimiento al requisito Constitucional debió separarse antes del día tres del mes de abril del año en curso, del empleo que venía desempeñando en la Clínica ya citada y que es parte de la Federación.

 

Así las cosas debe destacarse que en efecto el C. MATÍAS QUIROZ MEDINA, es empleado de la dependencia de la Federación denominada Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), desempeñándose como médico en la clínica ubicada en el Municipio de Zacatepec, Morelos y como consta en el oficio expedido con fecha cinco de septiembre del año en curso por el DR. JORGE AGUIRRE LAZCANO, en su carácter de Sub-Delegado Médico de la Delegación Estatal de Morelos del ISSSTE, el DR. MATÍAS QUIROZ MEDINA, tiene licencia en su trabajo sin goce de sueldo a partir del dos de abril del año en curso, documental que se encuentra agregada a los autos del toca que se resuelve y que coincide con los datos que contiene la documental remitida por la delegación de referencia a solicitud de este Órgano Jurisdiccional, mediante auto de fecha dieciocho de los corrientes, y a la cual la referida institución dio cumplimiento dentro del término previsto por el artículo 252 de la Ley de la Materia, y a las cuales se les otorga valor probatorio pleno en los términos del artículo 258 del Código Estatal Electoral ya invocado, y con las cuales se acredita que se cumplió con el requisito establecido por el artículo 117 fracción II de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos.

 

Por otra parte y toda vez que el SR. MATÍAS QUIROZ MEDINA, satisfizo los requisitos previstos en los artículos 116 y 117 fracción II de la Constitución Política del Estado; los artículos 15, 133 y 134 del Código Electoral para el Estado de Morelos para contender como candidato propietario a Presidente Municipal, su registro como tal salió publicado en el Periódico Oficial del Estado “Tierra y Libertad”, de fecha doce de mayo del año dos mil, en donde a fojas dieciséis aparece registrado con el carácter de candidato propietario por la Coalición Alianza por Morelos, el C. QUIROZ MEDINA MATÍAS, mismo que obra agregado a los presentes autos y se le concede pleno valor probatorio en términos del artículo 258 del Código Electoral para el Estado de Morelos, quedando plenamente legitimado con ello el registro del referido candidato.

 

A la luz de las motivaciones, razonamientos y fundamentos sustentados en las probanzas documentales referidas que obran agregadas al toca en que se actúa y las cuales tienen pleno valor probatorio, es de declararse que los hechos y agravios expresados por el impetrante respecto del SR. MATÍAS QUIROZ MEDINA, son infundados y en consecuencia el registro y su participación en el proceso electoral Municipal de Tlaltizapán, Morelos, son legítimos, pues no existe ninguna causal de inelegibilidad

 

Por lo que se refiere SR. GILBERTO BASTIDA HERNÁNDEZ, Candidato Suplente a Presidente Municipal de Tlaltizapán, Morelos, es verdad como lo señala la impetrante que estuvo designado como Consejero Electoral Presidente del Consejo Municipal Electoral del Referido Municipio pero durante el proceso electoral para elegir Diputados y Ayuntamientos en el año de mil novecientos noventa y siete, como consta en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad”, Órgano Informativo del Gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos, número 3844, de fecha 12 de febrero de 1997, a fojas 13 en la que en efecto se consigna el nombre de GILBERTO BASTIDA HERNÁNDEZ, en su carácter de Consejero Electoral Presidente del Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, documental que corre agregada a los presentes autos, sin embargo no obstante de que el artículo 15 párrafo segundo del Código Estatal Electoral establece lo que a continuación se transcribe.

 

“Artículo 15:

No son elegibles para los puestos de elección popular, quienes hubieren ejercido los cargos de; Consejero Presidente, los Consejeros Electorales y el personal directivo del Instituto Estatal Electoral y los Magistrados del Tribunal Estatal Electoral para el siguiente proceso electoral; así como las demás personas que refiere la Constitución Política del Estado de Morelos, en el modo y términos que establece.”

 

Debe destacarse que el párrafo segundo de la fracción II del artículo 117 de la Constitución Política del Estado de Morelos señala lo siguiente:

 

 

“Artículo 117

 

I. ... ...

 

II. Los empleados de la federación, del Estado o de los Municipios si no se separan de sus respectivos cargos noventa días antes del día de la elección.

 

El Consejero Presidente y los Consejeros Electorales del Consejo Estatal Electoral, los Magistrados del Tribunal Estatal Electoral, así como el personal directivo del Instituto Estatal Electoral, aún si se separaran de sus funciones, conforme a lo dispuesto en la fracción VIII del artículo 23 de la presente constitución.

 

Así las cosas en principio debe entenderse que la norma constitucional tiene supremacía sobre cualquier norma u ordenamiento de carácter reglamentario y en el caso que se analiza el texto de la Constitución transcrito señala impedimento para el Consejero Presidente y los Consejeros Electorales del Consejo Estatal Electoral y el SR. GILBERTO BASTIDA HERNÁNDEZ, no era consejero en el Consejo Estatal Electoral, sino que lo era del Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos, de tal suerte que el texto del párrafo segundo artículo 15 del Código Electoral para el Estado de Morelos, debe someterse al texto del párrafo segundo de la fracción II del artículo 117 de la Constitución Política del Estado de Morelos, y en consecuencia el candidato suplente a Presidente Municipal SR. GILBERTO BASTIDA HERNÁNDEZ, no tenía impedimento alguno para participar en el proceso electoral del día dos de julio del año dos mil, para el Ayuntamiento de Tlaltizapán, Morelos y en consecuencia el reclamo de la impetrante a este respecto resulta infundado e improcedente, por lo tanto con fundamento en lo dispuesto por el artículo 215 fracción II del Código Estatal Electoral, se desecha la petición del promovente por ser improcedente la misma.

 

Ante el análisis acucioso llevado a cabo respecto de las irregularidades planteadas por la impetrante en su escrito de agravios y apoyados en los datos reales de las documentales públicas examinadas y a las que se les concedió pleno valor probatorio se arriba a la certeza de que en todo el universo planteado existen en efecto, irregularidades irrelevantes que no pueden ser calificadas de graves por que no son determinantes en cada una de las casillas en que se presentaron, que no hubo dolo de los funcionarios de cada una de las casillas pero, fundamentalmente, no son determinantes ni en el cómputo de cada casilla para poder decretar la nulidad de alguna de ellas ni mucho menos en todo el universo de la Elección de Ayuntamiento de Tlaltizapán, Morelos.

 

Así las cosas el hecho de que haya habido irregularidades por errores aritméticos de asentamiento de datos en la Actas de Escrutinio y Cómputo de cada una de esas casillas, los cuales como ya se acreditó, fueron debidamente subsanas, precisamente por no ser irregularidades graves y no ser determinantes en el resultado final no es óbice para resolver que se confirma el Cómputo Municipal en la Elección de Ayuntamiento del Municipio de Taltizapán, Morelos, la Declaración de Validez de la Elección y la entrega de las Constancias de Mayoría por el Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos.”

 

 QUINTO. Los agravios expuestos son del siguiente tenor:

 

A G R A V I O S

 

“PRIMERO. Causa agravio a la parte que represento, la inexacta aplicación que hace el Tribunal Electoral, de los artículos 23 fracción III y 40 fracción XXXIV de la Constitución Política del Estado que analiza en el considerando cuarto de la resolución que se impugna y que hace trascender a su resolutivo primero.

 

En efecto, la fracción XXXIV del artículo 40 de la Constitución Política del Estado, otorga al Congreso del Estado la facultad de convocar elecciones, especificando que serán de Gobernador y del Congreso del Estado, por lo que debe entenderse que también debe convocar a elecciones para ayuntamiento; ahora bien, el artículo 23 de la Constitución ni el artículo 90 del Código Electoral para el Estado de Morelos otorgan a los consejeros electorales, o al consejo, o al Instituto Estatal Electoral, facultad alguna para convocar a elecciones, facultad que si otorga la constitución al Congreso del Estado, facultad ésta que no puede ser renunciada ni delegada por el congreso, sino que requiere ejercitarla, puesto que las facultades que otorga la constitución son irrenunciables, por lo que la convocatoria para las elecciones estatales del año 2000, que formuló el Instituto Estatal Electoral, a través de su Consejo Estatal Electoral, resulta a todas luces violatoria del artículo 40 fracción XXXIV de la Constitución Política del Estado de Morelos, por lo que, al no haber convocado a elecciones la autoridad competente para ello, la elección es ilegal y por lo tanto debe ser nula la elección a presidente municipal de Tlaltizapán. Al respecto no obsta para ello el hecho de que la fracción XXXIV del multicitado artículo sea omisa en señalar concretamente a los ayuntamientos, pues deben aplicarse los principios generales de derecho a que se refiere el artículo 2 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, en el sentido de que “quien puede lo más, puede lo menos”, por lo que a falta de disposición concreta que autorice a una autoridad determinada a expedir la convocatoria, se le debe dar a quien la tiene para autoridades superiores y al no considerarlo así el Tribunal Estatal Electoral, viola la Constitución del Estado, lo que fundamenta el concepto de violación que en este acto se hace valer.

 

SEGUNDO. La sentencia que se impugna viola lo dispuesto en el artículo 117, fracción II de la Constitución Política del Estado de Morelos, en virtud de que dicha disposición determina que no pueden ser miembros de un ayuntamiento los empleados de la federación, del estado, o de los municipios, si no se separan de sus respectivos cargos 90 días antes del día de la elección. Con lo que se acredita que el señor candidato a presidente municipal propietario por este municipio, es inelegible en virtud de que no se separó de su cargo de medico ante el ISSSTE y por lo tanto viola la constitución, lo que causa agravio que en este momento se hace valer.

 

En efecto, el artículo 117 de la Constitución Política del Estado determina que no pueden ser miembros de un ayuntamiento los empleados de la federación. En el caso el Dr. Matías Quiroz, es empleado de la federación según lo determina el oficio presentado por el delegado federal del ISSSTE, por lo tanto está inhabilitado para ser candidato a presidente municipal, de donde resulta que es inelegible. Ahora bien, la interpretación que hace el Tribunal Estatal Electoral en su considerando séptimo que hace trascender a su resolutivo primero, es inexacta, ya que la limita en su interpretación a que se separe del cargo 90 días antes de la elección y considera que como el Dr. Matías Quiroz Medina, tiene licencia en su trabajo sin goce de sueldo a partir del día 2 de abril del año en curso, con esto se cumplió con el requisito establecido en el artículo 117 fracción II de la Constitución Política del Estado; sin embargo, de acuerdo al Diccionario Enciclopédico Ilustrado “Océano Uno” Edición 1990, en su parte conducente dice: “Separar privar de un empleo, cargo o condición al que lo servía u ostentaba”. Esto es de acuerdo a la acepción gramatical, el funcionario que se separa, queda privado del empleo, en cambio, en el caso estudio el C. Matías Quiroz Medina, solicitó licencia en su trabajo, aunque fuese sin goce de sueldo, lo que significa que no se separó de él, puesto que sigue siendo empleado de la federación aún cuando esté sin goce de sueldo. Al respecto el Tribunal Estatal Electoral no analizó el oficio que le fue remitido con fecha 22 de septiembre por el delegado del ISSSTE en Morelos, Oficio No. JD/865/2000, en el que específicamente establece que si tiene carácter de empleado y que si se encuentra laborando, por lo que no se separó de su cargo, sino que pidió licencia y regresó a trabajar, con lo que viola el artículo 117 Fracción II de la Constitución Política del Estado, que establece que no puede ser miembro de un ayuntamiento los empleados de la federación. Por lo que la interpretación del tribunal al precepto citado es errónea, viola la Constitución Política del Estado y viola los principios rectores a los que se deben sujetar las autoridades electorales, de legalidad, imparcialidad, objetividad, certeza e independencia, que señala la fracción IV inciso b) del artículo 116 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, lo que fundamenta el presente agravio.

 

TERCERO. Causa agravio a esta parte la inexacta aplicación que hace el Tribunal Estatal Electoral, de los artículos 15, párrafo segundo y 117 fracción II, párrafo segundo, el primero del Código Electoral para el Estado de Morelos y el Segundo de la Constitución Política del Estado de Morelos, al resolver en su considerando séptimo que hace trascender a su resolutivo primero, que el C. Gilberto Bastida Hernández no tenía impedimento alguno para participar en el proceso electoral del día 2 de julio del año 2000, porque la norma constitucional únicamente abarca a los consejeros electorales del Consejo Estatal y no al de los consejos municipales por lo que resulta infundada e improcedente la reclamación de inelegibilidad, lo que causa el agravio que en este acto se hace valer.

 

En efecto, el artículo 117 en su fracción II párrafo segundo de la Constitución Política determina que no pueden ser miembros de un ayuntamiento quienes hayan sido consejeros presidente, consejeros electorales del Consejo Estatal Electoral, los magistrados del Tribunal Estatal Electoral, así como el personal directivo del Instituto Estatal Electoral, aún si se separan de sus funciones conforme a la fracción VIII del artículo 23 de la propia constitución.

 

Sin embargo, el artículo 15 del Código Electoral para el Estado de Morelos, que se encuentra en el capítulo tercero, denominado “de los requisitos de elegibilidad”, señala en su primer párrafo quienes son elegibles para los cargos de elección popular, y establece: “...Los ciudadanos del Estado que teniendo la calidad de electores reúnan los requisitos que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos, así como las demás leyes aplicables.”; sin embargo el segundo párrafo, del propio artículo 15 en comento, determina que no son elegibles para los puestos de elección popular, quienes hubieren ejercido los cargos de consejero presidente, los consejeros electorales y el personal directivo del Instituto Estatal Electoral y los magistrados del Tribunal Estatal Electoral para el siguiente proceso electoral; así como las demás personas que refiere la Constitución Política del Estado de Morelos, en el modo y término que establece.

 

Ahora bien, interpretando dicho precepto íntegramente, conforme a su criterio gramatical, sistemático y funcional, se llega a la conclusión de que al referirse el segundo párrafo al consejero presidente y los consejeros electorales, sin especificar que se trata de que son miembros del Consejo Estatal Electoral, se refiere a los consejeros municipales y a los consejeros distritales, porque en el último párrafo específica también como no elegibles, a las demás personas a que se refiere la Constitución. Ahora bien la inelegibilidad no se da exclusivamente por disposición constitucional, ya que la constitución determina causas generales y los que sí reúnen los requisitos, y la ley electoral, determina en específico los casos de aquellos candidatos que son inelegibles. Pero además, se entendería esta disposición, porque un Presidente de Comité Municipal Electoral designa a los presidentes de casilla, a los empleados, y en el caso concreto, fue compañero de la actual Secretaría del Comité Municipal, por lo que ya no habría imparcialidad en los individuos que conforman el órgano electoral, que es el espíritu de la norma en comento y al no interpretarlo así el Tribunal Estatal Electoral, causa el agravio que se hace valer.

 

CUARTO. Causa agravio la inexacta aplicación de las fracciones VI y XI del artículo 266 del Código Electoral para el Estado de Morelos que analiza el Tribunal Estatal Electoral en su considerando sexto y que hace trascender a sus resolutivos primero y segundo de la sentencia que se recurre, toda vez que considera que la falta de una, dos y hasta tres boletas no es una irregularidad grave, puesto que no pone en duda la certeza de la votación y no son determinantes para el resultado de la misma, puesto que no medió error o dolo en la computación de votos que beneficie a uno de los candidatos y sea determinante para el resultado de la votación, lo que causa el presente agravio.

 

En efecto, en el punto a) del considerando sexto, el tribunal analiza la casilla 708 básica y llega a la conclusión que se asentaron mal los datos de las boletas recibidas, y procede a corregir el error al señalar la suma de votos y determina que no encontró ninguna irregularidad; en la casilla 710 analiza que efectivamente se encontraron 3 boletas de más pero que la suma de esos 3 votos a la coalición Alianza por Morelos no es determinante para el resultado de la votación; en la 708 contigua 2 determina que faltó una boleta pero que ésta no es determinante en el resultado final, sino producto de un error aritmético y no resulta una irregularidad; en la casilla 710 contigua 2, faltaron 2 boletas, pero tampoco resulta irregularidad grave; en la casilla 711 básica únicamente existe un error aritmético; en la casilla 723 contigua 1, había una diferencia de 14 boletas pero al contar las boletas utilizadas y las sobrantes se determina que no fueron 452 ciudadanos los que votaron, sino 449, por lo que no hubo irregularidad grave; en la casilla 726 básica hubo una boleta más de las entregadas, por lo que no es irregularidad grave; en la casilla 707 básica se encontró una boleta más en relación con las recibidas; en la casilla 707 contigua 1 únicamente un error aritmético, porque había 4 boletas de más, que se corrige al corroborar el número de boletas que se entregaron; en la casilla 711 contigua persiste una diferencia de 4 boletas, cuyo paradero o destino se ignora, pero que no resultan impactantes y determinantes para el resultado final del cómputo; la casilla 723 contigua 2 no existen; la casilla 732 básica se encuentra una boleta extraviada, cuyo destino se desconoce, pero no es determinante para el resultado final de la votación; en la casilla 708 contigua 1 faltaron 2 boletas, no obstante el análisis que realizó el tribunal, pero no son determinantes y no constituye una irregularidad grave; en la casilla 709 contigua 1 se presentó una boleta faltante y cuyo destino se ignora pero no resulta determinante para la elección; y procede aclarar el tribunal que se practicó estudio y análisis casilla por casilla sin encontrar más irregularidades.

 

Sin embargo, en el análisis que realizó el tribunal, utilizó para conocer el número de boletas, el informe rendido por el Lic. Mauricio Alain Orihuela, Secretario del Instituto Estatal Electoral, quien al remitir el informe acompaña el recibo de entrega de documentación y material en donde se establece el número de folio de las boletas que le fueron entregadas al Comité Municipal Electoral, y éste a su vez los entregó a los presidentes de mesa de casilla. Si el procedimiento hubiese sido el correcto, esto es que el Consejo Municipal de Taltizapán recibiera el total de las boletas, conforme lo establece el artículo 166 y 167 del Código Electoral, el Consejo Municipal hubiera podido determinar si faltaban o sobraban boletas para cada casilla, porque basarse en el documento del Instituto Estatal Electoral, para determinar el número de boletas de cada casilla no es correcto y por lo tanto la interpretación que hace el Tribunal Estatal de las fracciones VI y XI del artículo 266 del Código Electoral para el Estado, es incorrecta, porque bastaría que no se encontrará una boleta en cada casilla para acreditar que hubo irregularidades graves en la elección para ayuntamiento del municipio de Tlaltizapán. Aunado a lo anterior, faltó en el análisis el elemento más importante de la elección, que lo constituye la lista nominal de electores, pues no se puede determinar cuantas boletas existen de más en una elección, si no se determina fehacientemente cuantos electores asistieron, lo que sólo se puede hacer, contando los que aparece que votaron en la lista nominal de electores que se entregó a cada casilla, pues hacerlo por el número de boletas cruzadas, que se encontraron en el paquete, convalida las boletas de más que existían en el mismo, por lo que no fue correcto el estudio de la elección que hicieron los funcionarios del tribunal, y al no considerarlo así el tribunal electoral causa el agravio que se hace valer.”

 

 SEXTO. El examen de los agravios arroja el siguiente resultado.

 

 Es inatendible el primer agravio.

 

 De conformidad con lo dispuesto en el artículo 116, fracción IV, inciso e), de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en relación con el artículo 227 del Código Electoral para el Estado de Morelos, se tiene que el proceso electoral local se desenvuelve a través de fases sucesivas que, en la medida que transcurren, adquieren definitividad, de manera que si los actos emitidos en una etapa no son combatidos a través de los medios de impugnación previstos en la ley electoral, ya sean jurisdiccionales o administrativos, adquieren firmeza, puesto que uno de los objetivos de los medios de impugnación es el de garantizar la definitividad de los distintos actos y etapas de los procesos electorales, de modo tal que una vez concluida o clausurada una etapa del proceso electoral, no puede volverse a ella y, por ende, los actos o resoluciones emitidos en dicha fase permanecerán incólumes, al no existir ya la posibilidad de poder ser impugnados o revisados de manera oficiosa.

 

 El artículo 128 del Código Electoral invocado, señala que el proceso electoral ordinario inicia seis meses antes del mes que corresponda al día de la elección y concluye con los cómputos y las declaraciones que realicen los consejos electorales o las resoluciones que, en su caso, emita en última instancia el Tribunal Estatal Electoral, y agrega, que para los efectos de dicha norma, el proceso electoral ordinario comprende las etapas siguientes: a) preparación de la elección, que inicia con la primera sesión del Consejo Estatal Electoral que celebre durante la primera semana del sexto mes previo al que corresponda al de la elección ordinaria, y concluye al iniciarse la jornada electoral, b) jornada electoral, que se inicia a las ocho horas del día de la elección y concluye con la clausura de la casilla, c) calificación de la elección, que está compuesta por la etapa de resultados, declaraciones de validez y calificación de las elecciones, que se inicia con la remisión de la documentación y expedientes electorales a los consejos municipales y distritales, y concluye con los cómputos y declaraciones que realicen los consejos electorales o las resoluciones que, en su caso, emita en última instancia el Tribunal Estatal Electoral.

 

 Por su parte, el artículo 227 del Código Electoral invocado, establece como medios de impugnación, durante la etapa preparatoria de la elección, los recursos de revisión y apelación, y durante la etapa posterior a la elección el recurso de inconformidad.

 

 Aplicadas las disposiciones que regulan las distintas fases del proceso electoral en el Estado de Morelos, a la cuestión alegada en el agravio que se examina, se llega al conocimiento de que la convocatoria a elecciones para renovar los ayuntamientos en la mencionada entidad federativa, emitida por el Consejo Estatal Electoral, constituye un acto dictado en la fase de preparación de la elección, ya que de las constancias que integran los autos del juicio de revisión constitucional electoral que se resuelve, se aprecia que la convocatoria en cuestión fue publicada en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad”, órgano del gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos, de doce de abril del presente año (foja 426 del cuaderno accesorio número 1), documental a la que esta Sala Superior concede pleno valor probatorio, en términos de lo dispuesto por el artículo 258, primer y segundo párrafos, del Código Electoral del Estado de Morelos, dado que la etapa electoral de referencia inició el siete de enero del año en curso y concluyó el dos de julio pasado, esto es, al iniciarse la jornada electoral, de donde se colige que la fecha de publicación referida se encuentra dentro del periodo de la primera fase del proceso electoral.

 

 En este orden, cabe concluir que, con independencia de lo correctas o incorrectas que pudieran estimarse las consideraciones que respecto a la legalidad de la emisión de la convocatoria vertió el tribunal responsable, el acto electoral cuestionado se encuentra firme para todos los efectos legales conducentes, en la medida que dicho acto no fue controvertido por el partido recurrente, o por algún otro ente político, dentro de la etapa de preparación de la elección, a través del recurso de apelación previsto en el artículo 227 del Código Electoral para el Estado de Morelos, que es el medio de impugnación previsto para combatir, durante la etapa de preparación de la elección, los actos o resoluciones del Consejo General del Instituto Estatal Electoral; de modo que resulta claro que el tribunal responsable indebidamente se ocupó de la legalidad en la emisión de la convocatoria mencionada y, por las razones apuntadas, esta Sala Superior no está en aptitud de examinar tal cuestionamiento, ya que por la plenitud de jurisdicción de que goza para resolver los asuntos de su competencia, el pronunciamiento que al efecto realizó la responsable en forma alguna lo vincula.

 

 En consecuencia, dada la firmeza del acto electoral materia de análisis, procede estimar inoperante el motivo de disenso en estudio, dado que la circunstancia apuntada constituye una berrera legal para que este órgano jurisdiccional realice el pronunciamiento correspondiente.

 

 En el cuarto agravio, el partido recurrente aduce la inexacta aplicación de las fracciones VI y XI del artículo 266 del Código Electoral para el Estado de Morelos, al considerar el tribunal responsable que la falta de una, dos y hasta tres boletas no es una irregularidad grave y no es determinante, de acuerdo a los siguientes razonamientos:

 

 a) Para conocer el número de boletas, el tribunal empleó el informe rendido por el Secretario del Instituto Estatal Electoral, que describe el número de folio de las boletas que fueron entregadas al Comité Municipal Electoral, las que este último, a su vez, entregó a los presidentes de mesa directiva de casilla, razón por la que el documento controvertido no es idóneo para poder determinar el número de boletas recibidas en cada casilla.

 

 b) Basta que no se encuentre una boleta en cada casilla para acreditar la existencia de irregularidades graves en la elección.

 

 c) No se analizó la lista nominal de electores, por lo que no se puede precisar cuántas boletas existen demás en la elección, si no se determina fehacientemente cuántos electores asistieron a votar, y hacerlo por el número de boletas cruzadas encontradas en el paquete, convalida las boletas demás que existían en el mismo.

 Las alegaciones anteriores son inatendibles, por las siguientes consideraciones.

 

 En lo que corresponde al argumento precisado en el inciso a), es pertinente señalar que el tribunal responsable, para conocer el número de boletas que fueron entregadas en cada una de las mesas directivas de casillas impugnadas, no se apoyó en el informe rendido por el Secretario del Instituto Estatal Electoral, ya que este documento únicamente lo empleó en relación con las casillas 708-B y 708-C2, como puede advertirse en la sentencia reclamada, precisamente en los incisos “A)” y b) del considerando sexto.

 

 Ciertamente, el informe controvertido no fue el único documento que sirvió al tribunal responsable para establecer el número de boletas que se recibieron en las dos casillas mencionadas, ya que éste fue relacionado de manera directa con los recibos emitidos por el Consejo Municipal Electoral del Tlaltizapán, Morelos, en los que consta el número de las boletas que fueron entregadas a los presidentes de casilla, en cumplimiento directo a lo establecido por el artículo 167 del Código Electoral para el Estado de Morelos, y de los que en la sentencia reclamada se extrajeron los números de folios correspondientes de las boletas que fueron recibidas por los funcionarios electorales de casilla, suma que coincide con los datos asentados en la certificación cuya idoneidad se cuestiona, en tanto que en la casilla 708-B, de acuerdo con el recibo referido, se entregaron las boletas con los folios 861705 al 862300 (596), mientras que en el instrumento controvertido se señaló que en la mencionada casilla se recibieron 596 boletas, y en la casilla 708-C2, según el recibo, se entregaron las boletas con los folios 862897 al 863492 (596), y en la certificación se anotó la entrega de 596 boletas.

 

Con lo anterior, queda evidenciada la inexistencia de la violación alegada, pues aun cuando de conformidad con el artículo 167 del Código Electoral para el Estado de Morelos, los consejeros presidentes de cada consejo municipal son los legalmente facultados para entregar a los presidentes de las mesas directivas de casillas las boletas para cada elección, y que por ello pudiera pensarse que la mencionada certificación, por provenir de una autoridad distinta a la antes señalada, no pudiera reflejar la veracidad de su contenido, dado que en el documento no se asentó cómo esta autoridad obtuvo tales datos, o bien la razón de que éstos se hubieran obtenido de documentos existentes en sus archivos, tal evento ninguna lesión jurídica pudo producir en la esfera de derechos del partido inconforme, porque, como ya se vio, el tribunal responsable al realizar su análisis jurídico no sólo se apoyó en la certificación de referencia, sino que también ocurrió a la fuente directa e idónea en que se hizo constar el hecho de la entrega de boletas a los presidentes de casilla, que, además, resultaron coincidentes con los obtenidos del instrumento cuestionado.

 

 Por lo anterior, es claro que no se causa agravio alguno al partido recurrente y, por ende, su alegación no puede prosperar.

 En lo que corresponde al segundo de los argumentos, éste resulta también infundado, porque no es cierto que la falta de una boleta en cada casilla sea suficiente para “acreditar la existencia de irregularidades graves en la elección”, en razón de que la causal de nulidad prevista en la fracción XI del artículo 266 del Código Electoral del Estado de Morelos, relativa a la existencia de irregularidades graves plenamente acreditadas y no reparables durante la jornada electoral y en las actas de escrutinio y cómputo, está referida única y exclusivamente a la votación recibida en una casilla electoral, es decir, los elementos constitutivos de dicha causal están vinculados a las circunstancias ocurridas en la casilla concreta, cuya votación se impugna de manera específica, por lo cual no puede acogerse el punto de vista del impugnante, pues pretende establecer que los efectos de la falta de una boleta en cada casilla constituyen una irregularidad grave, que trasciende a la elección.

 

 Independientemente de lo anterior, aunque en el caso se hubiere demostrado que en todas las casillas impugnadas faltó una boleta, lo que en realidad no ocurrió en la especie, como puede advertirse de la sentencia reclamada, dicha circunstancia no podría servir de sustento para establecer que se está en presencia de una irregularidad grave, pues para ello se requiere la existencia de un hecho distinto al que constituyen las demás hipótesis de nulidad de casilla previstas en la norma, que, por su naturaleza y trascendencia, alterara de manera sustancial la recepción, escrutinio y cómputo del voto en cada una de las casilla en lo particular; y lo alegado no puede reputarse como una irregularidad grave, con trascendencia al resultado de la votación, porque tal situación puede deberse a diferentes circunstancias, que no implican necesariamente el empleo de la boleta de que se trata para marcarla y depositarla en la urna, y convertirla así en un voto ilícito.

 

No obstante lo antes dicho, aun cuando se concluyera que en el caso a estudio la falta de boletas en las casillas en que se demostró tal circunstancia, constituyera una irregularidad de cierta consideración, tal evento, por sí sólo, no sería suficiente para declarar la nulidad de la votación recibida en casilla, ya que en la hipótesis de nulidad analizada, sería menester acreditar también que dichas irregularidades no pudieron ser reparadas durante la jornada electoral o en las actas de escrutinio y cómputo; que en forma evidente pusieron en duda la certeza de la votación y, finalmente, que resultó determinante para el resultado de la votación.

 

 Es pertinente señalar que en la sentencia reclamada el tribunal responsable estimó que en algunas de las casillas cuestionadas faltaron boletas; sin embargo, concluyó que tal circunstancia no era determinante para el resultado de la votación recibida en cada una de las casillas, en razón de que entre el primero y segundo lugar existían diferencias en los votos obtenidos, que aun si se sumaran como sufragios a favor del partido que quedó en la segunda posición, éste no lograría ascender como ganador, porque se mantendrían las posiciones existentes, consideraciones respecto de las cuales el partido recurrente no vierte argumento alguno tendente a desvirtuarlas, situación por la que dichas consideraciones deben permanecer intocadas y continuar rigiendo el sentido de la resolución.

 

 En lo que toca al tercero de los argumentos, cabe señalar que al partido político enjuiciante no le asiste la razón al combatir la desestimación de las causas de nulidad de la votación que invocó en el recurso que dio origen a esta instancia, porque el examen de la lista nominal de electores empleada en la casilla el día de la jornada electoral, no resultaba indispensable para determinar la falta o exceso de boletas alegada, ya que no se adujo la irregularidad en los votos sino sólo en las boletas, para cuyo efecto fue suficiente, como lo hizo la responsable, con recurrir a la anotación contenida en el acta de instalación de casilla o escrutinio y cómputo, según corresponda, respecto al rubro de boletas entregadas, o a los recibos de entrega de boletas a los presidentes de casilla, y realizar la suma de las boletas encontradas en la urna y las sobrantes o inutilizadas, para comparar éste último resultado con la anotación contenida en el acta electoral relativa o la constancia de recepción, para estar en la posibilidad de establecer la diferencia o coincidencia de boletas sobrantes e inutilizadas, como lo realizó el tribunal responsable en la sentencia reclamada, razón por la cual con tal proceder no se causó agravio alguno al partido impugnante, ni el impugnante expone argumentos concretos que denoten lo que afirma respecto de cada casilla impugnada.

 Además de lo anterior, debe quedar claro que la simple diferencia de boletas, por sí sola no genera una irregularidad que determine la ilegalidad de la votación recibida en casilla, porque las boletas sólo son formatos impresos, que requieren, para convertirse en votos, que se entreguen a un elector localizado en la lista nominal de la casilla, que éste la marque en el cuadro destinado a un partido político o coalición que allí se encuentre, en varios o en ninguno, pero que la deposite en la urna; y mientras tal depósito no se lleve a cabo, la boleta se mantiene como elemento inocuo para el resultado de la votación, y su desaparición de la casilla sólo implica el peligro potencial de que sea empleada en la misma en otra urna, lo que no fatalmente puede ocurrir en todos los casos, y cuando se dé, se debe reflejar ordinariamente en la comparación de los rubros fundamentales que arrojare el cómputo de la casilla de que se tratara, especialmente cuando resulte determinante para el concreto resultado de la votación en la casilla en que se haya usado.

 

En el segundo agravio, el partido inconforme arguye que la sentencia impugnada viola el artículo 117, fracción II, de la Constitución Política del Estado de Morelos, por inexacta aplicación por lo siguiente:

 

a). La responsable limita su interpretación a que se separe del cargo noventa días antes de la elección, y dice que como Matías Quiroz Medina pidió licencia en su trabajo, sin goce de sueldo, a partir del dos de abril del año en curso, cumplió con el requisito; sin embargo, en concepto del actor, de acuerdo a la acepción gramatical de la disposición constitucional, el funcionario que se separa queda privado del empleo y, en el caso, la persona citada solicitó licencia en su trabajo sin goce de sueldo, lo que significa que no se separó de él, ya que sigue siendo empleado de la federación, es decir, que la separación tiene que ser definitiva.

 

b). El tribunal no analizó el oficio remitido por el Delegado del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado en Morelos, el veintidós de septiembre, en el que se establece que  Matías Quiroz Medina tiene el carácter de empleado y que se encuentra laborando, por lo que no se separó de su cargo, sino que pidió licencia y regresó a trabajar, con lo que se viola la disposición constitucional.

Con relación a que la separación del cargo debe ser definitiva, no le asiste razón al impugnante, porque de la lectura del artículo 117 de la Constitución Política del Estado de Morelos no se desprende tal exigencia, al carecer de alguna locución, palabra o expresión, de la que se pueda deducir un imperativo, en el sentido alegado por el accionante, como sí se advierte en otras legislaciones, como por ejemplo en el artículo 55, fracción V, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en donde se prevé que para ser diputado se requiere no ser Secretario o Subsecretario de Estado, ni Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a menos que se separe definitivamente de sus funciones noventa días antes de la elección, en el caso de los primeros, y dos años, en el caso de los Ministros, disposición en la que de manera categórica se exige, como requisito para ser diputado, la separación definitiva del cargo; por tanto, si en el artículo cuestionado el legislador sólo requirió la separación de los cargos respectivos, sin exigir alguna calidad o calificativo especial a la separación, es manifiesto que para cumplir con el requisito de elegibilidad en comento es suficiente que quien pretenda ser funcionario municipal se desligue del empleo que desarrolla en alguno de los niveles gubernamentales que señala la norma, ya sea en forma definitiva o no definitiva, siempre y cuando la separación subsista hasta la conclusión total del proceso electoral respectivo, y después por el tiempo en que se ejerza el cargo de elección popular, y que la separación se realice con la anticipación prevista, para lo que sirve de fundamento el principio general del derecho referente a que donde la ley no distingue nadie debe distinguir, como sucede en el caso, donde la exigencia constitucional en la separación, mas no una clase determinada de separación.

 

No es óbice a lo anterior, el alcance gramatical con el que identifica el actor a la palabra “separar”, dentro del contexto legal de referencia, porque del análisis de las diferentes acepciones con que se emplea tal vocablo, se advierte que el mencionado por el demandante no es el que corresponde a la norma constitucional referida, como privación del empleo, cargo o condición, sino uno distinto, como se demuestra a continuación.

 

“El Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española, Vigésima Primera Edición, 1992, en relación a la palabra separar expresa lo siguiente: “separar. (Del lat. Separare.) tr. Establecer distancia, o aumentarla, entre algo o alguien y una persona, animal, lugar o cosa que se toman como punto de referencia. Ú. t.c. prnl. || 2. Formar grupos homogéneos de cosas que estaban mezcladas con otras. || 3. Considerar aisladamente cosas que estaban juntas o fundidas. || 4. Privar de un empleo, cargo o condición al que lo servía u ostentaba. || 5. Forzar a dos o más personas o animales que riñen, para que dejen de hacerlo. || 6. prnl. Tomar caminos distintos, personas, animales o vehículos que iban juntos o por el mismo camino. || 7. Interrumpir los cónyuges la vida en común, por fallo judicial o por decisión coincidente, sin que se extinga el vínculo matrimonial. || 8. Renunciar a la asociación que se mantenía con otra u otras personas y que se basaba en una actividad, creencia o doctrina común. || 9. Hablando de una comunidad política, hacerse autónoma respeto de otra a la cual pertenecía. || 10. Retirarse uno de algún ejercicio u ocupación.”

 

De acuerdo con la anterior transcripción, se llega al conocimiento de que la palabra “separa” contenida en la norma constitucional que se examina, está empleada en el sentido de la acepción precisada en décimo lugar, porque éste se refiere a una acción de la misma persona sobre la que recae, lo cual es congruente con el mandato contenido en la disposición, en el que se establece que los empleados en las tres categorías se separen del cargo, y no necesariamente como efecto de un acto emitido por un tercero, que es cuando puede considerarse que cabe la aplicación del significado invocado por la responsable, en el que se alude el término “privar”. Además, es notorio que en el ámbito laboral se distingue claramente entre separaciones definitivas y temporales (por licencia o comisión).

 

En este orden, es claro que no asiste razón al partido impugnante en el alegato precisado en el inciso a) y, por ende, cabe estimar que la separación temporal de Matías Quiroz Medina  del cargo de Médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), fundada en una licencia, mientras duró, si satisfizo lo previsto en la norma constitucional en comento para tenerlo por separado de sus funciones inherentes al  encargo.

 

El agravio resumido en el inciso b) resulta infundado.

 

De una interpretación funcional a la disposición constitucional analizada, se advierte que uno de los propósitos fundamentales de la prohibición contenida, consiste en evitar que los ciudadanos que sean postulados para ocupar cargos como miembros de un ayuntamiento o ayudantes municipales se encuentren en posibilidad de disponer de recursos materiales o humanos para favorecer sus labores proselitistas durante la campaña electoral, o de aprovechar su posición de cualquier modo para ejercer hasta la más mínima influencia o para proyectar su imagen ante el electorado o ante cualquier autoridad, especialmente los organismos electorales, en el desarrollo de los comicios.

 

Si uno de los valores protegidos con la exigencia de la separación en comento es el que quedó precisado, esto pone de manifiesto que, por regla general, la separación del cargo debe prevalecer desde que se exige por el legislador y por todo el tiempo en que se estén llevando a cabo las actividades correspondientes al proceso electoral de que se trate, incluyendo la etapa de resultados, declaraciones de validez y calificación de las elecciones, hasta que las actuaciones electorales queden firmes y definitivas, por no existir ya posibilidad jurídica de que sean revocadas, modificadas o nulificadas, pues el riesgo que se pretende prevenir subsiste todo ese tiempo, dado que la influencia mencionada se puede ejercer, tanto durante la etapa de preparación como el día de la jornada electoral, sobre los electores, para tratar de inducir su intención de voto, con posible atentado a principio de libertad del sufragio; y en todas las etapas sobre los organismos electorales, respecto de los actos de su competencia, con peligro de contravención a los principios de certeza, objetividad e imparcialidad que rigen las actividades electorales.

 

El artículo 117, fracción II, de la Constitución Política del Estado de Morelos dice:

 

“No podrán ser miembros de un Ayuntamiento o Ayudantes municipales:

...

II. Los empleados de la federación, del Estado o de los Municipios, si no se separan de sus respectivos cargos 90 días antes del día de la elección.

 

De la lectura del precepto transcrito, se llega al conocimiento de que no se establecen los dos extremos temporales de la separación del cargo, ya que con claridad solamente se fija el inicio de ésta; empero, ya quedó precisado que tal acto de separación se debe prolongar, por regla general, por todo el tiempo que persista el riesgo que se pretende prevenir con la norma referida, hasta que concluye el proceso electoral correspondiente.

Sin embargo, tomando en consideración las variadas formas de integración de los ámbitos competenciales de las instituciones de la administración pública en los tres niveles de gobierno, es posible distinguir distintos grados en que se puede dar la influencia de los empleados de la federación, del Estado o de los Municipios, en atención al poder de mando que de acuerdo con las normas tengan; la disponibilidad de recursos económicos, materiales y humanos; a la colectividad que prestan el servicio público, y a las actividades concretas que desempeñen.

 

Estos grados de influencia se pueden diferenciar con claridad en el organismo descentralizado denominado Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, en donde de acuerdo con su normatividad se advierte la existencia de labores de carácter administrativo y técnicos, apreciándose que el poder de mando, real y verdaderamente suele concentrarse en los órganos de gobierno y administración de dicho instituto, como son la Junta Directiva; el Director General; la Comisión Ejecutiva del Fondo de la Vivienda; la Comisión de Vigilancia; los Delegados; el Subdelegado Médico; el Subdelegado de Prestaciones; la Subdelegación de Administración; Jefes de Unidades de Delegación; aunque el poder de mando también se encuentra en el ramo técnico y, en especial, en el ramo médico, como es el Director de Unidad Médica, en cuya jerarquía algunos cuentan con poderes de decisión, y de disposición de personal, recursos materiales y económicos. No obstante lo anterior, es claro que en la medida que se ocupa un puesto de menor jerarquía en dicho orden técnico, la posibilidad de influencia que pretende prevenir la norma legal va disminuyendo.

 

En el caso concreto, lo único que está plenamente probado es que Matías Quiroz Medina es médico adscrito a la Unidad de Medicina Familiar de Zacatepec, turno vespertino, en el Estado de Morelos, tal y como puede advertirse de la constancia de cinco de septiembre del año en curso, suscrita por el doctor Jorge Aguirre Lazcano, Subdelegado Médico de la Delegación Estatal Morelos, Subdelegación Médica, Administración e Información del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, así como del informe rendido por el Delegado de la Delegación Estatal Morelos, de veinte del mes y año citados, de los que, en lo que interesa, se advierte, en su orden, lo siguiente:

 

“El que suscribe hace constar que el C. Dr. Matías Quiroz Medina, adscrito a la unidad de medicina familiar de Zacatepec, turno vespertino, con núm. de empleado 197880, disfrutó de licencia sin goce de sueldo por el período comprendido a partir del 02 de abril del 2000 reanudando labores el 03 de julio del 2000.

 

“a) El Dr. Matías Quiroz Medina, sí es médico responsable de la Unidad de Medicina Familiar de Zacatepec.

 

b) El Dr. Matías Quiroz Medina, sí tiene el carácter de empleado del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

 

c) El Dr. Matías Quiroz Medina, sí se encuentra laborando actualmente para el instituto.”

 

 

De acuerdo con los artículos 42, 43, 44, 45 y 53 del Reglamento de Servicios Médicos del ISSSTE, los médicos de Unidad de Medicina Familiar tienen como función primordial brindar los servicios de consulta externa en las unidades médicas a los derechohabientes, o bien los servicios de atención médica a domicilio, según corresponda, de manera que en esta tesitura la influencia y poder que puede ejercer un empleado de esta naturaleza, únicamente puede recaer lógicamente en un grupo indeterminado de electores, de ahí que el riesgo o peligro mayor y determinante se puede actualizar durante la etapa de preparación de la elección y el día de la jornada electoral, aunque no escapa la posibilidad de que tal influencia pudiera permear en órganos electorales encargados de la etapa de resultados, declaración de validez y calificación de la elección, pero, si se atiende a la experiencia, lo ordinario es que, de acuerdo con las facultades y poderes que derivan del cargo de la naturaleza examinada, la influencia no sea susceptible de alcanzar a los órganos electorales, lo que a su vez determinaría la carga de la prueba de quien sostuviera la actualización del riesgo en los términos apuntados.

 

En este contexto, como en la especie sólo está probada la calidad de médico familiar de Matías Quiroz Medina, en la Unidad de Medicina Familiar de Zacatepec, turno vespertino, en el Estado de Morelos, y que además dicha fuente de trabajo se encuentra ubicada en un municipio distinto al ayuntamiento donde se celebró la elección origen de la controversia, es manifiesto que el mayor riesgo de que se atacara el valor protegido por la norma constitucional invocada, se pudo dar en la etapa de preparación de la elección y en la jornada electoral, y en el caso está acreditado que Matías Quiroz Medina si se separó de su empleo durante las etapas electorales mencionadas, razón por la que no existió esa posibilidad de influencia que la norma constitucional previene, dado que gozó de licencia, a partir del dos de abril al dos de julio del año en curso, de modo que aunque regresó a laborar el tres del mencionado mes de julio, la posibilidad de influencia se minimiza y no hay prueba de que haya influido en los actos posteriores a dicha jornada electoral.

 

Lo señalado al final del párrafo precedente se robustece, si se toma en consideración el sistema legal previsto en las normas jurídicas para la sustitución ante la falta del presidente municipal y de su suplente, en el cual no se recurre a un sistema de suplencia por alguno de los otros ciudadanos elegidos a través del voto popular, para integrar el ayuntamiento, al haberse optado por el sistema de designación por el Congreso del Estado a propuesta del gobernador, soslayando los efectos de la voluntad de los sufragantes, tal y como puede advertirse en lo dispuesto por el artículo 184 de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Morelos.

 

En este contexto, es claro que resulta improcedente la pretendida inelegibilidad aducida por el partido recurrente.

 

 El tercer agravio es fundado, en atención a las razones que se exponen enseguida.

 

 El artículo 117 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos determina, en el párrafo segundo de la fracción II, lo siguiente:

 

“Artículo 117. No podrán ser miembros de un ayuntamiento o ayudantes municipales:

[...]

II. [...]

El Consejero Presidente y los Consejeros electorales del Consejo Estatal Electoral, los ]Magistrados del Tribunal Estatal Electoral, así como el personal directivo del Instituto Estatal Electoral, aún si se separan de sus funciones, conforme a lo dispuesto en la fracción VIII del artículo 23 de la presente Constitución.”

 

 Por su parte, el artículo 23, fracción VIII, del mismo ordenamiento constitucional local, previene:

 

“VIII. Quienes hubieren ejercido los cargos de magistrados del Tribunal Estatal Electoral, Consejero Presidente y Consejeros Estatales Electorales y personal directivo del Instituto Estatal Electoral, estarán impedidos para ocupar puestos de elección popular en el siguiente proceso electoral.”

 A su vez, el artículo 15 del Código Electoral para el Estado de Morelos prescribe:

 

“Artículo 15. Son elegibles para los cargos de Gobernador, Diputados al Congreso del Estado y miembros de los Ayuntamientos, los ciudadanos del Estado que teniendo la calidad de electores reúnan los requisitos que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos, así como las demás leyes aplicables.

 

No son elegibles para los puestos de elección popular, quienes hubieren ejercido los cargos de: Consejero Presidente, los Consejeros Electorales y el personal directivo del Instituto Estatal Electoral y los Magistrados del Tribunal Estatal Electoral para el siguiente proceso electoral; así como las demás personas que refiere la Constitución Política del Estado de Morelos, en el modo y términos que establece.”

 

 La lectura de las disposiciones constitucionales locales y legal transcritas con antelación, hace patente que no existe discrepancia entre ellas, pues los preceptos constitucionales, además de referirse al Consejero Presidente y a los Consejeros Electorales del Consejo Estatal Electoral, incluyen también al personal directivo del Instituto Estatal Electoral; en tanto que el artículo 15 del código, al referirse a las personas que no son elegibles para los puestos de elección popular, no hace una relación completa, sino que enlista algunos funcionarios y para completarla hace una remisión a las demás hipótesis de personas previstas en la Constitución Política del Estado de Morelos, y al modo y términos que la misma establece.

 

 Los Consejeros Electorales de los Consejos Municipales Electorales mencionados deben considerarse inmersos dentro de la expresión relativa al personal directivo del Instituto Electoral del Estado.

 

 Ciertamente, conforme al artículo 76 del código invocado, el Instituto Estatal Electoral es un organismo público, autónomo, de carácter permanente, con personalidad jurídica y patrimonio propios, que tiene a su cargo la coordinación, preparación, desarrollo, vigilancia y calificación en toda la entidad de los procesos electorales, estatales y municipales, ordinarios y extraordinarios, en cuya integración participan los poderes Ejecutivo y Legislativo del Estado, los partidos políticos y los ciudadanos.

 

Este instituto ejerce sus funciones en toda la entidad, según prevé el artículo 79, conforme a la siguiente estructura orgánica: Consejo Estatal Electoral; Consejos Distritales; Consejos Municipales, y los demás órganos que señala el código. El artículo 103 determina que la coordinación, desarrollo y vigilancia de los procesos electorales ordinarios y extraordinarios, de los distritos uninominales y de los municipios, corresponderá, respectivamente, a los consejos distritales y municipales. Finalmente, en el artículo 110 se establece la competencia de los consejos municipales electorales, cuyas atribuciones consisten, entre otras, en registrar a las planillas y lista de candidatos al ayuntamiento respectivo; determinar la ubicación de las mesas directivas de casilla; coordinar y supervisar al personal administrativo eventual que coadyuven las tareas del proceso electoral; entregar a las mesas directivas de casilla la documentación electoral; realizar el cómputo de la elección de ayuntamientos por el principio de mayoría relativa y entregar las constancias respectivas; resolver sobre peticiones y consultas que sometan a su consideración los candidatos y los partidos políticos, sobre la integración y funcionamiento de las mesas directivas de casilla, el desarrollo del proceso electoral y los demás asuntos de su competencia; vigilar e intervenir en la preparación y desarrollo del proceso electoral, en el ámbito de su competencia; asumir las atribuciones de los consejos distritales, en los municipios cuya cabecera sea además cabecera de distrito, en tanto no se instale el consejo distrital. Inclusive, los Consejeros Presidentes de estos organismos tienen sus facultades propias, previstas en el artículo 111, consistentes en convocar y conducir las sesiones del Consejo, coordinar y garantizar la entrega de la documentación y útiles necesarios para el cumplimiento de las funciones del organismo, etcétera.

 

 Todo lo anterior pone de manifiesto que los Consejos Municipales electorales tienen dentro de sus atribuciones importantes funciones de dirección, para cumplir con los cometidos encargados por la ley a tales organismos, y que los Presidentes de éstos se encuentran especialmente en la posición destacada de personal directivo del Instituto Electoral del Estado.

 

 Consecuentemente, los Consejeros Electorales mencionados, y el Presidente en especial, están comprendidos en la prohibición de ocupar cargos de elección popular, en el periodo siguiente al de su encargo como funcionarios electorales, a que se refieren las disposiciones constitucionales y el precepto legal de que se viene hablando.

 

En la especie se encuentra acreditado que Gilberto Bastida Hernández, candidato suplente a presidente municipal de Tlaltizapán, Morelos, formó parte del Consejo Municipal que se encargó de organizar las anteriores elecciones de ayuntamiento, lo que se pone de relieve con la lista de integrantes de los consejero distritales y municipales de esa entidad federativa, publicada por el Instituto Electoral de Morelos, en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad”, órgano de difusión del gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos (fojas de la 745 a la 752 del sumario de origen) documento que merece pleno valor convictivo, conforme a lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 258 del Código Electoral para el Estado de Morelos.

 

En tales circunstancias, resulta innegable que el aludido candidato suplente, se encuentra impedido para ocupar el cargo de presidente municipal, al haberse situado en la hipótesis prohibitiva prevista en el segundo párrafo de la fracción II del artículo 117 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos.

 

 Como consecuencia de todo el estudio precedente, debe confirmarse el cómputo municipal impugnado y la declaración de validez de las elecciones para renovar el ayuntamiento en Tlaltizapán, Morelos, así como las constancias de mayoría expedidas a favor de Matías Quiroz Medina, candidato a presidente municipal propietario, Felipe Sánchez Solís y Diego Farias González, candidatos propietario y suplente para síndico procurador, respectivamente, pero no así la expedida a favor de Gilberto Bastida Hernández, como candidato suplente para ocupar el cargo de Presidente Municipal, por haber resultado inelegible, en los términos consignados anteriormente, toda vez que con la inelegibilidad del candidato referido no se actualiza ninguna causa de nulidad de la elección.

Por lo expuesto y con fundamento además en los artículos 99, párrafo cuarto, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como 9, 25 y 93 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, se

 

 

R E S U E L V E

 

 

PRIMERO. Se modifica la sentencia dictada por el Tribunal Electoral del Estado de Morelos, en el recurso de inconformidad TEE/035/00-02, el veinticinco de septiembre del presente año.

 

 

SEGUNDO. Se confirma el cómputo municipal de la elección de ayuntamiento, realizado por el Consejo Municipal del Instituto Estatal Electoral del Estado de Morelos, respecto al Municipio de Tlaltizapán, Morelos.

 

TERCERO.  Se confirma la declaración de validez de la elección, así como la expedición de las constancias de mayoría a favor de Matías Quiroz Medina, candidato propietario electo a presidente municipal, Felipe Sánchez Solís y Diego Farías González, candidatos electos propietario y suplente, respectivamente, para ocupar el cargo de síndico procurador, todos en el municipio de Tlaltizapán, Morelos.

 

 

CUARTO. Se revoca la constancia de mayoría expedida a favor de Gilberto Bastida Hernández, como candidato suplente electo al cargo de Presidente Municipal de Tlaltizapán, Morelos, por haber resultado inelegible.

 

En su oportunidad, devuélvanse los documentos atinentes a la autoridad responsable y archívese este expediente como asunto concluido.

 

 

Notifíquese, personalmente al partido actor y al tercero interesado; por oficio al Tribunal Electoral del Estado de Morelos, y al Consejo Estatal del Instituto Electoral del Estado de Morelos, para que a su vez notifique al Consejo Municipal Electoral de Tlaltizapán, Morelos, por conducto del Consejo General, acompañándoles copia certificada de esta sentencia, y por estrados a los demás interesados.

 

Así lo resolvieron, por unanimidad de votos en cuanto a los puntos resolutivos, los señores magistrados integrantes de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con la reserva hecha por los magistrados Alfonsina Berta Navarro Hidalgo y José Luis de la Peza, respecto de los considerandos, en los términos del voto aclaratorio emitido por la magistrada Alfonsina Berta Navarro Hidalgo. El magistrado Mauro Miguel Reyes Zapata hizo suyo el proyecto propuesto por el magistrado Leonel Castillo González, quien estuvo ausente por estar desempeñando una comisión oficial. Autoriza y da fe el Secretario General de Acuerdos. CONSTE.

 

 

VOTO ACLARATORIO

 

 

Voto aclaratorio que formula la Magistrada Alfonsina Berta Navarro Hidalgo.

 

 Aunque estoy de acuerdo con el sentido de la sentencia, no lo estoy, en cambio, con la totalidad de las consideraciones que la sustentan.

 

 Así, me permito disentir por cuanto a la totalidad de los argumentos que en la misma se plasman, relativos a la causa por la que se estima que, en el caso, el candidato a presidente municipal que obtuvo la mayoría en las elecciones relativas, médico Matías Quiroz Medina, es elegible, y que se sustentan en las siguientes consideraciones: Que los propósitos fundamentales de la prohibición contenida en el artículo 117, fracción II, de la Constitución Política del Estado de Morelos, que establece: “...no podrán ser miembros de un Ayuntamiento o Ayudantes Municipales los empleados de la federación, del Estado o de los Municipios. ...si no se separan de sus respectivos cargos 90 días antes del día de la elección”; sustentados en la intención de evitar que los ciudadanos que sean postulados para ocupar cargos como miembros de los Ayuntamientos, puedan utilizar recursos o influencia para proyectar su imagen sobre el electorado u los organismos electorales en el desarrollo de los comicios; porque aunque comparto hasta aquí el criterio de mérito, no estoy de acuerdo en que esa postura se haga extensiva también a las etapas de resultados, declaración de validez y calificación de las elecciones hasta que las actuaciones queden firmes y definitivas. Lo anterior, en virtud de que aprecio con esta postura se va más haya del espíritu teolológico de la norma en cuestión.

 

 Ciertamente, se ha estimado por esta Sala Superior en diversas ejecutorias, que el legislador ha exigido que determinados funcionarios se separen de sus cargos con la anticipación que en las relativas Constituciones o Leyes se precisan, previendo la ventaja que tienen los ciudadanos que ocupan cargos públicos para, a través de los mismos, mediante la utilización de los recursos materiales y humanos a su disposición, influir ante el electorado en el desarrollo de los comicios; ventaja que considero, en todo caso, sólo debe entenderse limitada a los ciudadanos en general, así como a los funcionarios integrantes de las mesas directivas de casilla, que aunque reciben cierto grado de preparación, se entienden susceptibles a la influencia de personas que de alguna u otra manera detenten cargos públicos, pero de ninguna manera, puede entenderse que un funcionario, sobre todo si es de menor jerarquía como en el proyecto se destaca, esto es, de un médico general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, pueda tener una influencia sobre el resto de  quienes tendrán que ver con las cuestiones electorales, que se susciten con posterioridad al día de la jornada electoral; verbigracia, los integrantes de los consejos municipales, distritales o estatales, o bien, los órganos de carácter jurisdiccional, encargados de la etapa de declaración de validez y calificación los primeros y de resolución de los medios de impugnación procedentes, los segundos, ya que dichos órganos se encuentran integrados por profesionales que ante todo han sido designados por la imparcialidad que debe revestir su actuación; amén de que están obligados a velar y hacer cumplir las leyes respectivas y que, por contar con tal investidura, se entienden ajenos a cualquier tipo de influencia; por tanto, los argumentos que en el sentido opuesto se exponen en la sentencia, no los comparto.

 

   En mérito de lo anterior, estoy convencida de que lo procedente era que sencillamente se declarara que el referido médico, es elegible, por cuanto que el mismo se separó del puesto que ocupaba en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, con la anticipación debida, esto es,  noventa días antes del día de la jornada electoral e inclusive en esta fecha permaneció separado de su empleo; siendo irrelevante ya, para los efectos del artículo 117 de la Constitución del Estado de Morelos, que se hubiera reintegrado al cargo el día tres de julio siguiente, puesto que, a partir de esta fecha ya no podría ejercer la influencia que se pretende evitar con la prohibición de mérito.

 

MAGISTRADO PRESIDENTE

 

 

 

JOSÉ FERNANDO OJESTO

MARTÍNEZ PORCAYO

 

 

MAGISTRADO

 

 

 

JOSÉ LUIS DE LA PEZA

MAGISTRADO

 

 

 

ELOY FUENTES CERDA

 

 

 

MAGISTRADA

 

 

 

ALFONSINA BERTA NAVARRO HIDALGO

 

 

 

MAGISTRADO

 

 

 

J. DE JESÚS OROZCO HENRÍQUEZ

 

 

 

MAGISTRADO

 

 

 

MAURO MIGUEL REYES ZAPATA

 

 

 

SECRETARIO GENERAL DE ACUERDO

 

 

 

FLAVIO GALVÁN RIVERA